El Procurador del Común aboga por modernizar la institución y acercar su labor a la ciudadanía

El rector de la USAL, Ricardo Rivero, y el Procurador del Común, Tomás Quintana. /USAL
El rector de la USAL, Ricardo Rivero, y el Procurador del Común, Tomás Quintana. / USAL

Salamanca presentó el año pasado 300 quejas ante esto organismo, «un número bajo» achacable al desconocimiento de sus funciones

REDACCIÓN / ICALSALAMANCA

El Procurador del Común, Tomás Quintana, aseguró hoy en Salamanca, donde realizó una visita a la Diputación, Ayuntamiento, Junta y Universidad, que es necesario modernizar la institución además de hacerla más visible entre los ciudadanos de Castilla y León. Para ello, Quintana adelantó que creará una sede electrónica, además de trabajar por acercar la entidad al mundo rural, motivo por el que desde que comenzó su mandato, en septiembre del pasado año, inició una ronda de contacto las diferentes diputaciones.

Hoy, Quintana visitó La Salina. Tras su reunión con el presidente Javier Iglesias, destacó que León, donde se encuentra la sede del Procurador del Común, es la provincia en la que más reclamaciones se presentan. Salamanca, informó, está en la mitad del 'ranking', registrándose en 2018 casi 300 quejas. «Es un número bajo en relación al número de habitantes entre ambas provincias», lo puede ser por la falta de conocimiento de la institución entre los ciudadanos de Castilla y León, apunta Ical.

El propio Javier Iglesias puso en valor la cercanía con la que el nuevo Procurador del Común pretende acercarse a los habitantes de la «Castilla y León rural». Cabe destacar que la oficina de atención de la entidad se trasladó ayer a Salamanca, atendiendo a lo largo de la mañana en la Diputación Provincial las peticiones de los ciudadanos que así lo solicitaron. Por ello, Quintana dijo que las diputaciones son unos «interlocutores muy válidos» con los pequños municipios, ya que, según comentó, es difícil que su institución pueda acercase a los cerca de 2.400 municipios de la comunidad.

Tomás Quintana también se refirió a las resoluciones del Procurador del Común, que no son vinculantes. En este sentido, entendió que así sea, puesto que, en caso contrario, explicó, se le restaría autonomía a la Administración. No obstante, aseguró que las decisiones del organismo que preside «no son brindis al sol». Así, apuntó que el Procurador del Común tiene una página web en la que se da publicidad a las entidades que colaboran o que no colaboran, algo que, como recalcó, «tiene un coste ante la ciudadanía». Además, Quintana sentenció que no recibe presiones políticas y que, en cualquier caso, no las aceptaría.

En su visita al Consistorio, Quintana se entrevistó con el alcalde, Carlos García Carbayo. Ambos mostraron su disposición a reforzar la colaboración y la cooperación en defensa de los ciudadanos. Las dos instituciones abogaron por continuar agilizando los cauces de comunicación para dar respuesta de forma más eficaz y rápida a las reclamaciones de los vecinos de Salamanca.

En este sentido, el alcalde y el Procurador del Común destacaronque desde el Ayuntamiento se contestó a las únicas nueve quejas sobre servicios municipales presentadas ante esta institución durante todo el pasado año. apenas el 0,1% del conjunto de Castilla y León.