BALONCESTO - Liga Femenina

El primer duelo en casa del curso para el CB Avenida ante Bembibre se convierte en una despedida para Erika de Souza

Erika de Souza lanza ante Bembibre la pasada temporada./María Serna
Erika de Souza lanza ante Bembibre la pasada temporada. / María Serna

El líder disputa la tercera jornada de Liga en Würzburg ante Bembibre en un duelo en el que se despedirá la brasileña tras llegar a un acuerdo con el club

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

El Perfumerías Avenida arranca este miércoles con los compromisos entre semana que ya serán habituales con el inicio de la Eurocup femenina la próxima semana. Así, el equipo salmantino disputa la primera jornada intersemanal, la tercera del campeonato, recibiendo en el pabellón de Würzburg al Embutidos Pajariel de Bembibre a partir de las 20:30 horas, primer choque del curso ante sus aficionados de las de Ortega tras haber jugado la Supercopa en Girona y las dos primeras jornadas ligueras en Zaragoza con motivo del Open Day -aunque actuó como local ante el Mann Filter- y en Tenerife frente al Clarinos, los dos con amplios victorias para el club charro que le tienen colocado en el primer puesto del campeonato por el basketaverage general superior a Girona, Gernika y Cadí La Seu, los otros tres equipos que se mantienen invictos por ahora.

Con el conjunto berciano regresará a Salamanca el técnico gallego Pepe Vázquez, que hace dos campañas fue ayudante de Ortega, y lo hace con un modesto proyecto que luchará de nuevo por lograr la salvación y que ha arrancado el curso con dos derrotas ante Araski en el Open Day (67-42) y frente al ascendido Campus Promete en casa (52-56). Nada menos que siete caras nuevas tiene Vázquez a sus órdenes este curso en un renovado proyecto con jugadoras como las americanas Maddie Manning (ala-pívot) y Brooke Salas (alero), la belga Heleen Nauwelaers (alero), la nigeriana Ijeoma Ajemba (pívot) o la argentina Vicky Llorente (pívot) como teóricas referencias.

En el equipo salmantino la gran novedad hasta esta mañana es que Jewell Loyd ya está en Salamanca para afrontar su segunda temporada en el CB Avenida. La jugadora, que este verano ha vuelto a participar en la WNBA con las Seattle Storm, se lesionó en el dedo índice de su mano derecha estando con la selección de Estados Unidos preparando la Americup y debido a ello se ha prolongado su incorporación al equipo charro. La escolta fue sometida ayer a un examen médico para determinar cómo evoluciona su lesión y se determinó que al menos hoy no será de la partida en Würzburg ante Bembibre. La que sí podría debutar esta tarde es la brasileña Erika de Souza, que tras llegar el pasado viernes a España después de participar con Brasil en la Americup y viajar a Tenerife, se quedó sin minutos en el segundo choque liguero.

Pero la gran protagonista del encuentro será Erika de Souza sin jugarlo. El club ha anunciado esta mañana que la brasileña y Avenida han llegado a un acuerdo para desligarse de la entidad en el año de contrato que les quedaba juntos y Erika aprovechará el duelo de esta noche para despedirse de la afición.

Ortega

El entrenador de Avenida señala sobre el partido de esta noche que »el equipo tiene muchas ganas de jugar de nuevo ante su afición, sobretodo después de aquel partido que queda tan lejos contra Lugo. Ahora ya está casi todo el equipo al completo y todas tienen muchas ganas de mostrarse ante la afición».

El preparador catalán confirma que la mejoría del equipo en los partidos también las aprecia Ortega en los entrenamientos-. «Vamos a intentar que nuestras jugadoras, sobre todo las nuevas que algunas cosas en defensa no las tiene tan claras, pues que sigamos construyendo un bloque homogéneo». Ortega por fin ya tiene a las once jugadoras en Salamanca aunque Loyd no vaya a jugar esta noche. «Sobre todo hay muchas ganas de estar juntos para construir, unir cosas: Loyd ha llegado con su sonrisa, un aliado más para todos».

Sobre el rival, dijo que «El año pasado Pepe Vázquez hizo un milagro dejando a Bembibre en el séptimo lugar, porque siempre hace un gran trabajo», finalizó Miguel Ángel Ortega.