Policía y Guardia Civil ofrecerán ayuda psicológica a las mujeres maltratadas

La corporación local organizó ayer un minuto de silencio en la Plaza Mayor en recuerdo de la última víctima de la violencia de género. /WORD
La corporación local organizó ayer un minuto de silencio en la Plaza Mayor en recuerdo de la última víctima de la violencia de género. / WORD

El nuevo servicio nace en Salamanca con un equipo de 16 psicólogos, que se desplazarán para apoyar a la mujer agredida con independencia del día o de la hora

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Las comisarías del Cuerpo Nacional de Policía y los cuarteles de la Guardia Civil se encargan de atender a las mujeres que se personan en sus dependencias en demanda de auxilio alegando que han sido víctimas de violencia de género y maltrato, ya sea físico o psicológico, por parte de su pareja o de su expareja. Hasta ahora esta atención la venían prestando exclusivamente policías nacionales y guardias civiles que escuchaban los argumentos de las víctimas y les orientaban sobre la necesidad de presentar la pertinente denuncia. Sin embargo, no había otro tipo de perfil profesional, que no formara parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que desempeñara la función de dar apoyo a la víctima en una situación tan delicada y traumática. A partir de ahora esta carencia que presentaban las comisarías y los cuarteles comenzará a ser subsanada.

Desde hace unos pocos días se ha activado en la provincia de Salamanca el nuevo servicio de atención psicológica con carácter urgente e inmediato a las mujeres que acuden a un cuartel de la Guardia Civil o a una Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para presentar una denuncia contra su presunto agresor o maltratador. En el caso específico de la provincia salmantina, han comenzado a prestar este innovador servicio 16 psicólogos, que forman parte de los 83 psicólogos encargados de estos cometidos en toda Castilla y León.

La mujer que tramite una denuncia en sede policial o en un cuartel de la Benemérita será informada de que tiene derecho a recibir asistencia y orientación psicológica de forma inmediata y gratuita por parte de un profesional. Si la mujer se muestra conforme y da su consentimiento, el psicólogo deberá acudir al cuartel de la Guardia Civil o a la comisaría de Policía en tan solo media hora.

Acción conjunta

Este nuevo protocolo de actuación responde a una acción conjunta entre la Junta de Castilla y León, el Colegio de Psicólogos de Castilla y León y la Delegación del Gobierno, tal quedó patente en la presentación del mismo en la rueda de prensa que ofrecieron ayer el delegado territorial de la Junta, Bienvenido Mena; la subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez; el vicedecano del Colegio de Psicólogos de Castilla y León, Jesús de Blas; el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Jorge Montero Llácer , y el comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía, Luis Jesús Esteban Lezáun.

El nuevo protocolo, que se ha activado ya en toda la región, es pionero en España

En estos primeros días de funcionamiento del servicio, que fue puesto en marcha el pasado 30 de enero por la Guardia Civil extendiéndose a partir de ahora a la Policía Nacional, se han contabilizado unas escasas denuncias. Ni una de las pocas féminas que acudieron durante estos últimos días a la Comisaría de la Policía Nacional quisieron acogerse a las ventajas del nuevo servicio. Otro tanto sucedió con las cuatro mujeres que se personaron en los cuarteles de la Guardia Civil, ya que optaron por declinar el ofrecimiento al considerarlo que no resultaba necesario para ellas.

Descontrol emocional

Jesús de Blas relató las particulares circunstancias que caracterizan y rodean a estas mujeres cuando se desplazan a un cuartel de la Guardia Civil o a una comisaría de la Policía para denunciar a su pareja o expareja. «Los psicólogos somos especialistas en las emociones y las conductas y nos encontramos en estos casos con mujeres que, además de presentar un estado de ansiedad, están bloqueadas, con sentimientos de culpa de que ellas son las causantes de la situación y con un descontrol emocional de sentimientos muy importantes». Apuntó en este sentido que «al ser especialistas en el manejo de las emociones podemos actuar, algo que resulta siempre más difícil para el agente de la Policía o de la Guardia Civil que atiende a la víctima». Por ello, los 16 psicólogos que participan en este nuevo servicio en Salamanca y los 82 que lo hacen en el conjunto de Castilla y León «nos encargamos de apoyar a la mujer en esos momentos tan delicados, cuando tienen que ser capaces de contar lo que les está pasando a alguien al que no conocen y en un lugar que no conocen».

Curiosamente ninguna de las denunciantes de estos últimos días ha requerido este servicio

El comisario jefe de la Policía Nacional reconoció durante la presentación del nuevo servicio que «aunque recibimos formación, no somos especialistas en este tipo de emociones, por lo que cualquier apoyo es bien recibido». En parecidos términos se expresó el teniente coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Jorge Montero Llácer, cuando apuntó que «hay guardias civiles que carecen de formación sobre este tipo de atención psicológica y el hecho de que los psicólogos puedan atender en un cuartel de un pueblo resulta una ayuda muy importante».

La subdelegada del Gobierno explicó que con la entrada en vigor del protocolo «cualquier mujer, sin distinción, puede tener acceso a este servicio en el momento más delicado, como es el de denunciar, lo que va a suponer un elemento de calidad más en la atención hacia las víctimas de la violencia de género».

El delegado territorial de la Junta subrayó que el nuevo protocolo que ha creado Castilla y León es «pionero en España», al tiempo que indicó que «la coordinación entre varios organismos ha sido fundamental para desarrollar este proyecto, que seguirá adelante independientemente de quién esté en el poder». Precisamente, la Junta de Castilla y León ha decidido destinar medio millón de euros al mismo.

Bienvenido Mena aprovecho la ocasión para enumerar y detallar las acciones que viene desplegando la Administración regional en la ayuda a las mujeres que son víctimas de la violencia de género, como son la asistencia jurídica a las personas que sufren esta deplorable lacra social, la ampliación de red de casas de acogidas, la asistencia del letrado a los familiares de las mujeres que son asesinadas, las ayudas económicas y la exención del pago de las matrículas universitarias a los huérfanos, así como la inserción laboral de las víctimas.

 

Fotos

Vídeos