Pleno de personas más que de política en Ciudad Rodrigo

Foto de familia. Los miembros de la corporación saliente posaron para la prensa al término del último pleno de la legislatura./S.G.
Foto de familia. Los miembros de la corporación saliente posaron para la prensa al término del último pleno de la legislatura. / S.G.

La palabra «respeto» fue la que más se escuchó en la última de las sesiones

SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

Faltan un par de días para que la nueva corporación del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo tome posesión pero la legislatura 2015-2019 ya se puede dar por concluida una vez que en el día de ayer se celebró el último de los plenos para aprobar las actas de las sesiones anteriores.

En apenas un minuto el pleno se daba por finalizado pero el alcalde en funciones, Juan Tomás Muñoz, abrió un turno para que todos aquellos ediles que quisieran, especialmente los siete que ya no estarán en la próxima corporación, dirigieran unas palabras. Finalmente, 10 de los 17 concejales que integran el consistorio tomaron la palabra y de ellos, cinco de los siete que ya no volverán al salón de plenos como ediles.

De manera general, casi todos utilizaron la palabra «respeto» para referirse al trato con los compañeros y desde el primer momento se dejó claro que este era un pleno «de personas más que de política aunque estemos en un contexto político», comentó el edil popular Matías Rubio, uno de los que ya no se sentará en la bancada popular.

Igualmente, las intervenciones estuvieron cargadas de emotividad y muchos de los presentes no pudieron evitar las lágrimas tanto a la hora de intervenir como de escuchar a los otros concejales.

Carolina Paniagua, edil popular que de momento abandona la política, fue la primera en dirigirse a los asistentes y agradeció «la confianza» que se había depositada en ella hace cuatro años. Tuvo palabras para sus compañeros, marido e hijos y para los trabajadores del ayuntamiento al tiempo que reconoció la «gran satisfacción» que ha supuesto para ella «trabajar y representar a mi ciudad».

Joaquín Pellicer agradeció a todos «los salientes» el trabajo desempeñado con palabras especiales para su compañero deCiudadanos, Cristian González, del que dijo «ha sido un lujo tenerlo en este equipo de trabajo y deja el pabellón muy alto, quienes le sustituyan espero que sean capaces de llegan al nivel al que ha llevado al carnaval».

Jesús Sánchez Agudo, tampoco pudo evitar emocionarse, esta era su última sesión plenaria, y además de mostrar «mi más sincero agradecimiento por el trato», aseguró que todos los compañeros se lleva «amistad y cariño» y sobre todo, «respeto con mayúsculas».

Marcos Iglesias valoró igualmente ese «clima de respeto» que ha reinado a lo largo de la legislatura aunque reconoció que el papel de oposición «ha sido duro, implica un papel a veces incomprendido».

En el caso de Domingo Benito, además de reconocer ese respeto, apuntó que durante estos años «ha habido capacidad para llegar a acuerdos cuando ha sido posible» y de manera significativa manifestó: «Se va un grupo de personas, otros nos quedamos el tiempo que decidamos estar aquí» pero a todos ellos les dijo que podían estar orgullosos de su labor.

De sus compañeros Manuel Choya y Alejandra Méndez valoró su trabajo «honestidad, empeño y afecto» y se mostró seguro de que los dos «volveréis porque Ciudad Rodrigo os necesita y os merece».

Carlos Fernández tomó la palabra para hacer un agradecimiento bastante extenso en el que incluyó desde a los «trabajadores de la casa» hasta los representantes de los clubes o entidades sociales.

Begoña Moro, pidió perdón «por las veces que no he llegado a las expectativas» y reconoció los tiempos tan complicados vividos en la Policía Local por lo que no dejó pasar la oportunidad de agradecer el apoyo al jefe, Narciso Caridad.

Alejandra Méndez recordó su llegada al consistorio hace ocho años y Juan Tomás Muñoz todos los «esfuerzos» realizados estos años.