Cs pide elecciones «cuanto antes» y liquidar una legislatura en la que «no ha sucedido nada bueno para España»

Luis Garicano, durante su comparecencia de esta mañana./LAYA
Luis Garicano, durante su comparecencia de esta mañana. / LAYA

El candidato de Ciudadanos al Parlamento Europeo, Luis Garicano, advierte sobre el «peligro serio» de los populismos para España y para la propia supervivencia de la Unión Europea

REDACCIÓN / WORD

El candidato de Ciudadanos al Parlamento Europeo Luis Garicano pidió esta mañana en Salamanca que se convoquen «cuanto antes» para acabar con «esta situación de incertidumbre» generada, en su opinión, por una legislatura en la que «no ha sucedido nada positivo para España». Los meses de Gobierno de Sánchez «han sido meses perdidos» y, por ello, aseguró que la prioridad de su formación política es «que el sanchismo, que consiste en el oportunismo y hacer lo que haga falta para mantenerse un día más en el poder, se acabe».

Así lo aseguró en los minutos previos a su participación en el Foro Económico de El Norte de Castilla celebrado en Salamanca, patrocinado por CGB, Global Exchange y Laboral Kutxa en el hotel Tryp Montalvo.

Garicano ironizó, minutos antes de su comparecencia, con que el presidente del Gobierno «ha descubierto finalmente que los independentistas, para su sorpresa, lo que quieren es la independencia», y por ello criticó que «ahora se eche las manos a la cabeza» puesto que «es algo que tendría que saber porque se lo hemos estado diciendo desde hace meses, que con gente que lo que quiere es que España fracase no se puede gobernar España».

Por ello, aseguró, no salieron adelante los presupuestos, lo que consideró «un problema» pero ante el que afirmó que «la razón es que se han intentado pasar unos presupuestos con una coalición que no tenía ningún apoyo parlamentario y que además eran malos».

Populismos

Luis Garicano presentó esta mañana en Salamanca su libro 'El contraataque liberal' para hablar de «la lucha contra los nacional-populismos que han crecido en todo el mundo, no solo en Estados Unidos, Reino Unido, Hungría o Polonia, sino también en España con el nacionalismo independentista en Cataluña». Vox, según Garicano, «usa el mismo lenguaje que los nacional-populistas europeos» y, en ese sentido, animó a «derrotar el nacional-populismo utilizando emociones positivas para contrarrestar las emociones negativas de miedo, separación y superioridad que ellos usan».

Los populismos «son un peligro serio para los logros de los últimos años y décadas en Europa y España», advirtió Garicano, para quien la respuesta debe basarse en «resolver los problemas que han creado las condiciones para el ascenso de estos populistas» que además pretenden «acabar con el proyecto europeo». «Con el movimiento que han lanzado en Cataluña o en Reino Unido con el Brexit, van a dividir y crear más fronteras», aseveró. Posteriormente, durante el debate, llegó a aseverar que temía por la supervivencia de la propia Unión Europea a cinco años vista. Si los comicios europeos del 26 de mayo dan como resultado un parlamento europeo y una comisión llenos de euroescépticos «pueden paralizar» los mecanismos de la UE y que ésta acabe por implosionar. «Vivimos un momento muy importante y hay mucho que hacer», aseveró.

Garicano llamó a asegurar «la eficacia y eficiencia del Estado, de las Comunidades Autónomas y de Europa», así como a «dar respuesta a los problemas que generan ansiedad» en la población, reformando el Estado del Bienestar «para que sea capaz de atajar la ansiedad que tiene la clase media con el cambio tecnológico y la globalización».

Y es que, para el economista, el Estado del Bienestar es «un complemento necesario de una economía de mercado dinámica», puesto que el primero «es el que aporta el sostén político para que la economía de mercado funcione», mientras que esta es «el sostén económico para el Estado del Bienestar».

«Las dos cosas van inseparablemente unidas, como vemos en las economías del norte de Europa como Dinamarca y Holanda, que son para nosotros el ejemplo a seguir en formación y empleo», aseguró Garicano, quien se mostró partidario de medidas como «el cheque formación de 500 euros que permita a todo el mundo formarse a la vez que hay un apoyo para que los ciudadanos salgan adelante y la tecnología nos mejore a todos».

Reforma laboral

Garicano también hizo mención a la última reforma laboral y a la posibilidad de su derogación, mostrándose contrario a la misma porque «lo que no se puede hacer es volver al mercado de trabajo de Zapatero, en el que se destruían centenares de miles de puestos de trabajo cada trimestre». «No se trata de derogar sino de avanzar hacia el futuro con estabilidad laboral para todos y no con esta situación de dualidad que condena a la precariedad a tanta gente», comentó.