Paso decisivo para convertir a Salamanca en un referente nacional agroambiental

Representantes de la instituciones implicadas./LAYA
Representantes de la instituciones implicadas. / LAYA

El Ayuntamiento cede al CSIC una parcela para la construcción de la nueva sede del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología

RSOA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Nuevo paso para la creación de un campus agroambiental en la zona de La Platina, tras la firma de la escritura pública de cesión gratuita del derecho de superficie por parte del Ayuntamiento al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), para la construcción de la nueva sede del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (Irnasa). La rúbrica corrió a cargo del alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez.

El proyecto reunirá en una misma zona a la nueva facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales -para la que el Consistorio ya cedió otro solar a la USAL-, la nueva sede del Irnasa, así como un nuevo centro de transferencia de la investigación a las empresas del sector agropecuaria, para el que la Diputación de Salamanca tiene ya presupuestados un millón de euros . En definitiva, un campus con el que el Ayuntamiento de la capital, el CSIC, la Universidad y la Diputación pretenden convertir a Salamanca en referente nacional en el sector agroambiental, tal y como expusieron los responsables de las instituciones implicadas tras la firma de ayer.

El alcalde, Carlos García Carbayo, abogó por «un futuro prometedor» para este proyecto conjunto que conseguirá «retener, atraer y fomentar Salamanca como ciudad del talento». Destacó «la ambición por estar a la vanguardia» y conseguir que la ciudad se consolide como un «centro mundial del saber y del conocimiento, vinculado al desarrollo empresarial e industrial».

Por su parte, la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, indicó que este cambio de sede del Irnasa, que depende del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, con su correspondiente inversión, «irá acompañado de un esfuerzo para mejorar el equipamiento, el personal y, en definitiva, la competitividad del Irnasa, para que su integración en el campus agroambiental «coincida con la solicitud de fondos de excelencia nacionales». Mostró su agradecimiento a todas las instituciones implicadas en este proyecto y dijo que espera que la Junta también se sume

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, afirmó que «estamos construyendo la referencia de la Salamanca del siglo XXI», que se asienta «en alianzas estratégicas» como esta que mantienen el Ayuntamiento, la USAL, el CSIC y la institución provincial. Recordó que La Salina «destinará un millón de euros para hacer de Salamanca la referencia del conocimiento y transferencia del mundo agropecuario», además de manifestar su convencimiento en que «la suma de esfuerzos va a dar una gran oportunidad de futuro».

La parcela cedida de manera gratuita por el Consistorio tiene una superficie de 10.513 metros cuadrados y una edificabilidad de 15.769,50 metros; se encuentra entre las calles Madame Alicia Docteur, Concepción Ruiz Burón, Ángela Carraffa de Nava y la avenida Dolores Cebrián, próxima al campus universitario Miguel de Unamuno y al Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG). Por tanto, será un corredor al servicio del avance del conocimiento y del desarrollo económico, social, científico y cultural de Salamanca.

La nueva sede del Irnasa tiene previsto integrar a unas 60 personas entre investigadores de plantilla, personal de apoyo científico y de gestión. Dispondrá de un edificio central para oficinas, salas de conferencias, laboratorios, invernaderos, una parcela experimental para cultivar plantas, un edificio para albergar animales de experimentación, etc.

En el acto de ayer, además del alcalde de Salamanca, el presidente de la Diputación y la presidenta del CSIS, también estuvieron presentes la directoria del Irnasa y delegada del CSIC en Castilla y León, Mar Siles; el vicedirector del Irnasa-CSIC, Íñigo Zabalgogeazcoa; y los concejales María Victoria Bermejo y Fernando Rodríguez.