'Papel y tinta', la lucha de una mujer para ser periodista a principios del SXX

La joven escritora María Reig. /PACO NAVARRO
La joven escritora María Reig. / PACO NAVARRO

La joven periodista y escritora María Reig presenta hoy, a las 19:30 horas, su primera novela en la librería Santos Ochoa de Salamanca

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Nacida en Barcelona en 1992, aunque ahora vive en Madrid, María Reig, que lleva escribiendo desde los 12 años, presenta hoy en Salamanca su primera novela, 'Papel y tinta', la historia de Elisa, una mujer que quiere ser periodista en el Madrid de principios del siglo XX.

- ¿Qué nos cuenta 'Papel y tinta'?

- Cuenta la historia de una mujer que nace a principios del siglo XX en un pueblo de Badajoz, y cuando es pequeña, por razones que desconoce e irá descubriendo a la lo largo de la novela, la trasladan con su tía, con su madrina, que vive en Madrid y ha accedido a la alta burguesía madrileña por matrimonio; es viuda y se hace cargo de Elisa. Este cambio de residencia es una nueva puerta, porque va a conseguir acceder a una determinada educación, a los periódicos de la época y a una serie de formación que le va a hacer descubrir cuál es su vocación, el periodismo. Se plantea poder dedicarse a eso, su pasión, y no lo va a tener fácil; se va a encontrar con las trabas a la mujer de la época, que era un poco ese momento de doble moral: sí, a las mujeres se las instruye, se las educa, se les da herramientas para ser buenas esposas, pero siempre a remolque de la figura masculina que tenían más cerca. La historia de Elisa es la historia de la lucha por un sueño en un momento en el que no está permitido para las mujeres soñar más allá de ser buena esposa.

- ¿Aparte de novela, ha publicado o escrito algo más?

- No he publicado nada más, pero sí tengo publicados en mi web textos que he ido escribiendo. Me hice un blog hace tiempo e iba publicado relatos cortos, reflexiones, páginas literarias... En la pagina web que me creé el año pasado tengo todos los textos que he ido escribiendo a lo largo de mi vida. Han sido parte de mi aprendizaje para ir avanzando.

-¿Cómo decidió dar el paso a escribir una novela?

-Tenía algunas historias largas. Unas terminadas, otras se habían quedado por el camino. Es un género que siempre me ha gustado escribir, pero durante un tiempo lo dejé en un segundo plano y escribí más relato corto, cosas más cortas. Cuando terminé la carrera, me apetecía retomarlo. Fui tanteando la posibilidad de hacer una novela y cuando me surgió la idea de 'Papel y tinta', una mujer que quiere ser periodista en el Madrid de principios del siglo XX, me dije «esto lo tengo que escribir». No sabía muy bien si iba a ser algo publicable o no, pero me apetecía escribirlo. Me lancé a documentarme, a ir construyendo toda la historia, y cuando vi que ya era algo que podía ser susceptible de publicación y compartirlo con los lectores, fue cuando ya me empecé a plantear la idea de mandarlo a editoriales.

- Al principio, te decantaste por autopublicarte ¿no?

-Me había informado sobre la opción de autoedición. Sabía que algunas editoriales y luego tenía la opción de Amazon, algo más económico. Quería acompañarlo de una serie de acciones de marketing y comunicación, y fue lo primero que planifiqué para que el lector supiera que 'Papel y tinta' iba a estar en Amazon. Cuando terminé de diseñar el plan de márketing, tenía claro que iba a necesitar apoyo económico y por eso fue por lo que me plantee hacer una campaña de 'crowdfunding'. Me fui por Madrid y grabé un vídeo presentación contando de qué iba la novela y porqué necesitaba apoyo de la gente. Planteé el 'crowdfunding' como si fuera el periódico ficticio que aparece en la novela y estuviera buscando ampliar plantilla. Lo lancé y mi sorpresa fue que en 25 horas conseguí el objetivo base que eran 2.000 euros; la plataforma me dejaba 40 días y los acabamos con más de 4.500 euros y 125 mecenas que decidieron unirse a la aventura. Esto fue lo que activó el boca a boca y acabó llegando a un conocido común con la editorial Suma de Letras. Me pidieron el manuscrito y decidieron apostar por la novela. Además, los mecenas decidieron querdarse; ha sido un camino muy bonito.

-¿Y un poco inesperado?

-Totalmente. Mi idea era autoeditar, compartir la historia en amazón. A largo plazo, piensas ojalá una editorial se fije en la historia, pero lo veía casi imposible y de repente todo ha salido rodado.

-Y ahora es un éxito de ventas...

-Ha arrancado bien. Estoy muy contenta porque los lectores me estén descubriendo y que de momento esté gustando.

Más información: www.mariareig.es