El padre de la obstetricia confía en el progreso para los casos prematuros

El obstetra venezolano Roberto Romero es investido como doctor honoris causa por la USAL./MARÍA SERNA
El obstetra venezolano Roberto Romero es investido como doctor honoris causa por la USAL. / MARÍA SERNA

Roberto Romero, venezolano afincado en EEUU, fue investido ayer doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca

AGENCIASSALAMANCA

l doctor Roberto Romero, considerado el padre de la obstetricia moderna y que ayer fue investido doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca (USAL), expresó su confianza en que el progreso «continuará para mejorar los diagnósticos y procesos prematuros».

Antes del acto académico, Romero añadió que el parto prematuro «es el problema más común» en la sociedad actual, pero destacó que «el borde de la viabilidad de los bebés es de veintitrés semanas, algo impensable hace treinta años pues era difícil antes de las veintiocho».

El nuevo doctor Honoris Causa por Salamanca comparó la frecuencia de partos prematuros en las sociedades europeas, que es del diez por ciento, con las de África o Asia, en las que este índice es «mucho mayor».

Roberto Romero concretó que las posibles causas de este importante porcentaje en las sociedades africanas o asiáticas, que rondan el setenta por ciento, son los «inicios del parto con membranas rotas», y un treinta por ciento en «las complicaciones de las madres o bebés donde hay condiciones de riesgo». Además, añadió que las infecciones intrauterinas, por las que «uno de cada cuatro niños consiguen salir adelante».

El venezolano Roberto Romero fue definido por el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, como «el padre de la obstetricia actual» y «el mejor profesional» en este ámbito; además, señaló las «numerosas» contribuciones que «han mejorado el momento más ilusionante», como es el nacimiento.

Por su parte, el padrino y profesor del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Pediatría de la Facultad de Medicina, Ángel García Sánchez, destacóo la estrecha colaboración de Romero con la Universidad de Salamanca desde hace dos años, por lo que este ámbito de la medicina «no sería igual» sin estudios y avances como los logrados por Romero.

Entre las investigaciones del obstetra venezolano se destacó en el acto previo al Honoris Causa el «diagnóstico rápido para identificar una posible infección intramiótica, que en la actualidad puede ser tratada con antibióticos».

Romero afirmó que es posible que «el futuro de la obstetricia sea diagnosticado en el segundo trimestre de embarazo», unas pruebas que se pueden realizar con ultrasonidos, para inhibir la frecuencia y lograr un cribaje. En su opinión, estas pruebas «ahorran en el coste de atención médica y logra la prevención y detección rápida».

Romero añadió que el origen de algunas enfermedades en adultos, «ya se dan en el útero», por lo que estas intervenciones prácticas «son muy necesarias».

Entre los avances más destacados, están los estudios de «placentas artificiales», que por el momento se han probado en ovejas, aunque afirmó que «cuanto antes nace un bebé, más posibilidades de desarrollar enfermedades puede tener».

Según agregó Ángel Sánchez, el padrino de la ceremonia, Romero ha avanzado en las investigaciones y estudios capaces de «identificar, prevenir e identificar las parálisis cerebrales en los partos prematuros», así como en la reducción de embarazos ectópicos, detección de infecciones o el éxito en cirugía fetal láser.

Durante su discurso de ingreso como nuevo doctor Honoris Causa, Romero consideró el título como un «honor y un compromiso de dimensiones inigualables» al venir de la USAL, «la más antigua de todo Iberoamérica conocida tanto por su compromiso como por la libertad del pensamiento, excelencia académica, y cuna de líderes y pensadores».