BALONCESTO - Liga Femenina

Ortega: «Esta derrota en la Liga me da más ganas para intentar lograr otro triplete con el CB Avenida»

Ortega, durante un partido de la final. /Manuela Laya
Ortega, durante un partido de la final. / Manuela Laya

El técnico de Avenida señala tras la derrota que «a veces cuando la jugadora no tiene claro su futuro o lo tiene demasiado claro, llegan estos momentos»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Se dice bien y pronto pero el entrenador catalán Miguel Ángel Ortega perdió este pasado domingo ante Girona el primer título en España al frente del Perfumerías Avenida de Salamanca desde que llegó a la capital charra a finales de la temporada 2015-2016. Desde entonces cayeron en las vitrinas nada menos que ocho títulos -el club además ganó la Supercopa de España de esta temporada con Lino López en el banquillo-. Pero al veterano preparador del club salmantino le ha dolido especialmente la derrota en la Liga porque no se ha visto sobre la cancha la imagen del equipo que sí había logrado construir en los últimos meses. Ahora, tras la derrota, el técnico se tomará unas semanas de descanso -viajará a Edimburgo para ver a sus dos hijos mayores- antes de regresar a Salamanca para líder el nuevo proyecto del CBAvenida. Las bases ya se han puesto encima de la mesa. Habrá una profunda renovación de la plantilla para intentar retomar la hegemonía que el CB Avenida ha marcado en el baloncesto femenino nacional los últimos años y además intentar dar un paso más allá en Europa, algo que se le ha atragantado al club en las últimas temporadas. Ortega mantuvo ayer una reunión con la cúpula directiva del CBAvenida para sentar las bases del proyecto de la temporada 2019-2020.

–Tres días después de perder la final. ¿Cómo está Ortega?

–Dolido. Se ha cortado una racha histórica y exitosa. Y aunque algún día tenía que llegar, pues te duele.

–¿Qué ha pasado para que en la final no se viera al Avenida de los play-off y del final de la Liga que le levantó 26 puntos de basketaverage a Girona?

–Ha habido muchísimos factores. Escuché una entrevista a una jugadora de Girona en la Ser diciendo que iban a cambiar el sistema de juego de esperar el error y de planteamientos zonales y más conservadores con los que perdieron las finales. Y que iban a hacer otro juego. Eso ya lo vimos en el primer partido. Ellas salieron muy duras y no fuimos capaces de sentirnos a gusto y de hacer un partido más habitual.

–Hace poco más de un mes Avenida apalizó a Girona, pero su equipo no ha sido superior en ningún momento.

–Claramente inferiores en todo, físicamente, en términos de intensidad, de juego... En el segundo partido vimos a un Avenida más reconocible pero con una marcha menos. Y ahora lo que siento es que nosotros tenemos que dar respuesta a eso. Y nos toca ya trabajar la temporada que viene.

–¿A qué se debe el bajón en el acierto de los tiros del equipo en la final?

–Ha sido paupérrimo. También hay un aspecto que no hemos hablado más allá de los análisis técnico-tácticos. Es que a veces las cosas salen mal. Tener un día aciago también sucede. Y lo vemos en cualquier deporte. Y si eso te pasa en un día muy importante, pues te hace perder un título. Por cambiar de deporte, hace un año el Barcelona cayó eliminado de la Champions en Roma por un mal día.

–Ha llamado la atención el rendimiento de jugadoras claves en el equipo durante la final. Jugadoras que no han sido ni su sombra durante la lucha por el título. ¿Por qué?

–Al hilo de lo que he dicho antes, hay una parte de eso. Pero hay algo también de que a veces cuando el jugador no tiene claro su futuro llegan estos momentos... o quizá porque lo tienen claro de más o porque no lo tienen claro. Por ejemplo, la temporada pasada cuando fuimos a jugar la final estaba todo el mundo muy enchufado porque tenían el futuro muy claro en un 99% de los casos. Y estas cosas también afectan. Afecta un mal día, y también la certidumbre del futuro o la incertidumbre. Todo esto afecta. Y también el rival. Girona me recordó mucho al Avenida de la Copa, por la determinación en el juego. Nunca hay un único motivo. Pero hay pequeñas cosas. Pero no hay que olvidar que en las nueve finales anteriores todo el mundo estuvo a la altura. Si de cada diez finales una va a ser como esta y las nueve anteriores las ganas, yo firmo.

–En la rueda de prensa de presentación de su regreso al club dijo que tenía más que perder que ganar. ¿Se refería a esto?

–No voy a engañar a nadie. Cuando cogí al equipo venía de una etapa muy exitosa yo podía estar esperando. Pero antepongo ese cariño a Avenida. Tengo cariño a las jugadoras... a todas... me han dado muchos títulos. A Jorge Recio, Carlos... La gente por la calle es muy cariñosa conmigo o incluso los medios. Y eso que me dijeron cuando llegué la primera vez a Salamanca me contaron que la prensa de aquí... (ríe) pero todos me han tratado fenomenal. Y por eso volví. Amigos míos me dijeron que qué estaba haciendo regresando.

–Esta derrota le hace tener entonces más ganas de seguir.

–Eso siempre. Tenemos un gran futuro y mucha motivación. Esta mañana (por ayer) me he reunido con los jefes y yo necesito un líder ahí dentro y Jorge (Recio) lo es. Sus palabras de hoy profesionalmente me estimulan y ya tengo ganas de lograr otro triplete para el CBAvenida y de dar un paso al frente en Europa, de hacer todos los esfuerzos que haya que hacer para poner a Avenida otra vez en el lugar que se merece.

–El presidente ha dicho en la Ser que quiere rejuvenecer la plantilla. ¿Por ahí van los tiros del nuevo proyecto azulón?

–Hay que buscar un equilibrio en todo. De energía y juventud. Ya la temporada pasada dije alguna vez que hay que hacer una reconversión de la plantilla, es ley de vida y desgraciadamente ninguno somos eternos y las plantillas hay que renovarlas y estimularlas para que sigan manteniendo el nivel.

–Cuando Avenida cayó eliminado en la Eurocup ante el Nadezhda Oremburgo, dijo que el equipo necesitaba tener más peso interior para competir ante los grandes.

–No es que lo diga yo, cualquier equipo de Euroliga o ACB por hablar de masculino, los grandes equipos dominantes parten de la pintura. Es fundamental y luego tener el complemento del exterior. Si no tenemos eso... Pero es muy complicado tener ese tipo de jugadoras. No podemos fichar a la jugadoras del Oremburgo por ejemplo (Jones) pero sí podemos apostar por alguna chica joven. Y ahí está nuestro trabajo de poder encontrarla. Que con su juventud y hambre pueda ser una jugadora importante en Europa para volver a ser competitivos. Es nuestra obligación porque a las jugadoras top actuales no vamos a llegar.

–Es lo que ha hecho Girona con Reisingerova por ejemplo.

–Ni más ni menos. Hay que reconocer el buen hacer del rival. Es la grandeza de nuestro club, que competimos con gente que también trabaja bien. Hemos ganado 9 títulos ante un Girona que no o trabaja mal. Y si te han ganado bien, pues se tiene la deportividad de reconocerlo. Ya nos encontraremos para pelear con ellos intentando mejorar. Es el espíritu que nos tiene que acompañar siempre.

–Hace unos días en El Norte de Castilla dijo que le encantaría tener a Loyd otra temporada más. ¿Cómo va ese tema?

–A ver. ¿Por qué queremos a Jewell Loyd? Además de por lo evidente (calidad) es que ella se quiere quedar. Ella acaba la final y me dice que se quiere quedar. Y eso es muy importante. En un momento de la temporada también me dijo que 'si tú sigues, yo sigo'. Yo le contesté entre risas que 'es más fácil que siga yo a que sigas tú'. Esta simpática anécdota dice mucho de una persona de 25 años que se ha encariñado mucho con el club, que quiere mucho a la gente y se siente amparada por nosotros. Yo ahora mismo soy muy optimista, aunque está en manos del jefe (ríe). Es una gestión de despacho pero soy muy optimista.

–¿Y Silvia Domínguez?

–Hombre.... Silvia Domínguez es la persona que lidera todo esto. Aquí han venido súper estrellas como Alana Beard, Jelena Milovanovic o la propia Jewell Loyd... y todas conectan con ella y eso es por algo. Es la guía de todas ellas. ¿Por qué todos respetamos a Silvia? Hasta el entrenador digo. Es lo que es, un continuo ejemplo.