Oposición al acercamiento de los presos de ETA, rechazo a la Manada y tenso enfrentamiento entre Carbayo y Risco

Un momento del Pleno celebrado ayer./LAYA
Un momento del Pleno celebrado ayer. / LAYA

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

rancisco Franco no fue el único fantasma de nuestra reciente historia que encrespó el pleno de ayer.Buena prueba de ello es que el PP y Ciudadanos formaron un frente común para sacar adelante una moción auspiciada por los populares, en cuyo texto se insta al Gobierno a que no adopte decisión alguna sobre el traslado de los presos de ETA al País Vasco, sin el acuerdo expreso de los de las organizaciones que mantienen vivo el imborrable recuerdo de las víctimas del terrorismo.Fernando Rodríguez arremetió contra Ganemos porque, al oponerse a la moción, volvía a demostrar su «mezquindad» al equiparar a las víctimas con los verdugos. Y no dudó en enfatizar que el acercamiento de los reclusos «forma parte del peaje que ha tenido que pagar Pedro Sánchez para llegar al Gobierno por la puerta de atrás».

Por su parte, la edil de la agrupación de electores,Virginia Carrera, cargó contra el PP por presentar «de nuevo una moción que solo quiere dividir, utilizando a las víctimas con fines partidistas». Según Carrera, con la estrategia del alejamiento se está castigando también a los familiares, quienes «no han cometido ningún delito». Consideró que el alejamiento «no tiene hoy ningún sentido» y abogó por el cumplimiento de la normativa penitenciaria.

El PSOE votó en contra de la moción y dejó claro que el acercamiento de los terroristas condenados al País Vasco no representa «ningún beneficio penitenciario». Mateos subrayó que tras la derrota de la banda terrorista la fórmula del alejamiento carece de lógica y recordó incluso que el Gobierno de José María Aznar se mostró partidario, no solo del acercamiento, sino también de la reinserción de los etarras, pese a que la banda terrorista continuaba cometiendo atentados en ese periodo. «No se va a incumplir la legalidad vigente, no se va a hacer ninguna concesión política y no apliquen la hipocresía en la política», espetó Mateos.

El pleno también aprobó, en este caso por unanimidad, una moción de condena contra los miembros de la Manada. Los momentos más tensos los protagonizaron Carlos García Carbayo (PP) y Gabriel Risco (Ganemos), quienes se enzarzaron en un bronco cruce de improperios y descalificaciones. Carbayo acusó a Risco de «desatender» sus obligaciones en su puesto de trabajo en la Junta. Risco replicó recriminando a Carbayo de haber orquestado «una persecución política contra él» en la Junta, utilizando «métodos fascistas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos