Oficios tradicionales y artesanías generadoras de empleo centran el Encuentro de Mujeres de Tamames

Asistentes a la mesa redonda sobre los oficios tradicionales y las artesanías generadoras de empleo. /
Asistentes a la mesa redonda sobre los oficios tradicionales y las artesanías generadoras de empleo.

El municipio anfitrión regala a los asistentes una representación de lo ocurrido en 1811 en tiempos de la Guerra de la Independencia

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDTAMAMES

El municipio de Tamames acogió ayer el Encuentro Interzonal de Mujeres, que se celebra cada año con la asistencia de asociaciones y grupos de 26 municipios y en el que se dieron cita 170 personas.

El encuentro se inició con un recibimiento en la Plaza por parte de la Asociación de Mujeres local, que recordó la importancia de Tamames como mercado comarcal y cómo la gente acudía a este municipio fomentando los lazos de unión y confraternidad entre los pueblos.

A continuación, las asistentes se reunieron en el salón de actos del Ayuntamiento, donde vieron una proyección sobre el empoderamiento de la mujer, explicado de forma amena y didáctica por un grupo de Castilla-La Mancha; para continuar con una mesa redonda sobre la búsqueda de empleo a través de oficios tradicionales y artesanías, tema principal del encuentro de este año.

Hay que recordar que cuando en 2018 se analizó en el encuentro de mujeres los motivos del despoblamiento, una de las razones era la falta de empleo; y sin embargo, «nos hemos dado cuenta que hay mujeres que han resistido y han aguantado como han podido y han sido capaces con su emprendimiento de vivir dignamente de ello», explicaba ayer Josefa Martín, de Asam, una de las asociaciones organizadoras, quien añadía que el encuentro de ayer también servía «para homenajear a todas esas mujeres invisibles que han luchado por dejarnos ese legado cultural y medioambiental que sigue manteniendo la Sierra de Francia y la presierra».

Por ello, en la mesa redonda intervinieron seis mujeres (hostelera, ganadera, ceramista, bordadora, pastelera y una mujer que realiza juguetes didácticos con madera) y otras dos enviaron su testimonio a través de una grabación (una mujer que realiza artesanías de ornamentación y gestiona una tienda de productos locales; y una agricultora). Ellas dieron su testimonio de una forma amena sobre qué hacen, cómo lo hacen, cuánto tiempo lleva en ello; los éxitos, fracasos, inconvenientes, dificultades... que han tenido y cómo se han sentido; sin olvidar si creen que la artesanía u oficio que ellas realizan tiene o no futuro. Todas son conscientes de que han luchado mucho, han sobrevivido y aunque las cosas no son fáciles «si te lo crees y pones interés, potencial hay, pero no hay que desanimarse», afirmaban. Tras la exposición de todas ellas se abrió un pequeño debate para conocer las opiniones de las asistentes.

La segunda parte fue la de 'Escribir para contar', una sección iniciada en el encuentro del año pasado con la que se pretende visibilizar a las antepasadas, ya que gracias a ellas se tienen muchas cosas, porque tienen una sabiduría y un conocimiento que aún perdura en ellas, y que el día que desaparezcan (la mayoría de ellas tienen más de 90 años) se va a perder ese saber tan importante sobre cómo sobrevivir en estos territorios tan complicados. Así de forma sencilla se hizo un reconocimiento a esas personas, y cada uno de los pueblos subió a la palestra y fue contando una pequeña historia de una de sus mujeres que han destacado por cosas sencillas pero importantes como maestras, parteras, curanderas, casamenteras, alcahuetas... Había un poco de todo.

Para finalizar se habló de las actuaciones para 2020 (recoger el legado cultural desde canciones, recetas, leyendas hasta horticultura ecológica, poda...) y de qué pueblo organizará el encuentro y cuál será el tema. En este sentido, Sequeros se ofreció para organizarlo y el tema será la música (canciones, romances, valores y sentido que esas canciones tenían en fiestas, momentos importantes...).

Y tras una mañana intensa y una comida de confraternidad, el colofón a la jornada lo pusieron un centenar de vecinos de Tamames, capitaneados por Charo García de Arriba, que mostraron la unión de los pueblos en momentos de dificultad. Y para ello escogieron un pasaje de la historia de Tamames, en tiempos de la Guerra de la Independencia.

Fue Charo García, quien dando vida a un soldado, actuó de narradora y explicó la resistencia salmantina ante la invasión francesa, recordando la lucha que tuvo lugar en Tamames el 3 de febrero de 1811. Los lanceros de Julián Sánchez 'El Charro' que estaban acampados en Miranda del Castañar a las órdenes de José Martín (el segundo del Charro) tuvieron conocimiento que el día 3 pasarían por Tamames 300 carretas con 100.000 raciones de víveres para los franceses; y aunque no tenían munición (4 cartuchos por persona) y sabían que las tropas francesas estaban en Frades y San Muñoz, decidieron levantar el campamento y dirigirse hacia Tamames. Y en ese momento comenzaba la acción, en el día 2 de febrero cuando los lanceros hicieron noche en Cereceda de la Sierra y de allí marcharon el día 3 hasta Tamames donde, ayudados por los vecinos, lucharon contra los franceses y consiguieron las provisiones. La historia concluyó con la narradora contando cómo los franceses volvieron y lo quemaron todo, violaron a las mujeres, mataron a muchas personas... Sólo dejaron tierra y libertad, pero Tamames salió adelante y 75 años después era referente cultural y comarcal.