Ocho meses y cuatro partidos para encumbrar a un nuevo alcalde para Salamanca

Imagen de la trasera de El Corte Inglés, un asunto urbanístico para el que tendrá que buscar solución el Ayuntamiento./LAYA
Imagen de la trasera de El Corte Inglés, un asunto urbanístico para el que tendrá que buscar solución el Ayuntamiento. / LAYA

Las elecciones municipales de mayo estarán marcadas por la ausencia del actual regidor y por los diversos problemas de la capital

DANIEL BAJO / WORD

Ocho meses de campaña electoral. Formalmente serán muchos menos, pero ningún portavoz, concejal, diputado (ni periodista, ya puestos), deja de mirar de reojo a mayo pensando en lo que se avecina: elecciones municipales, autonómicas y seguramente europeas en el mismo día. Y aún no es tarde para que Pedro Sánchez disuelva las Cortes y complete el poker.

Los cuatro grupos políticos municipales (PP, PSOE, Ciudadanos y Ganemos) velan armas y planifican estrategias. Reivindican sus logros, critican a sus adversarios y caminan con pies de plomo, que los máster fantasma acechan y las urnas no perdonan.

PP: Ojo ante los «pactos de perdedores» que traen «inestabilidad»

Como portavoz del equipo de Gobierno reconoce que «nos hubiera gustado más rapidez para algunos proyectos, pero es verdad que la gestión es complicada» y algunas «circunstancias» acaban «alargando los plazos». En cuanto a cómo ve las elecciones, afirma que «todos» los partidos «salen aspirando a más». «A partir de ahí hay un escenario que parece apuntar a que en las próximas elecciones será muy difícil que haya mayoría absoluta y por lo tanto probabilidad muy alta que haya pactos y acuerdos con terceros. Hemos demostrado que somos capaces de gobernar sin mayoría absoluta y dialogando con otras fuerzas políticas». «Y es cierto», advierte, «que un hay peligro, que ya se ha dado en otras ciudades, de que al final se den pactos de perdedores ante el ganador». Para Rodríguez sería «malo» y propiciaría «inestabilidad» para Salamanca «un gobierno municipal guiado por el sectarismo, radical y extremista y muy inspirado en políticas de izquierda extrema».

Por ahora hay pocas certezas, más allá de que José Luis Mateos será el cabeza de cartel del PSOE. La mayor incógnita es saber quién ocupará el puesto de Alfonso Fernández Mañueco al frente de la lista del PP y si afectará a sus votantes. El portavoz del grupo popular, Fernando Rodríguez, afirma que el actual alcalde «tomará la decisión que mejor le convenga a Salamanca» cuando sea nominado para la Junta. «Pienso», añade, que «no tiene porqué perjudicar» que haya un nuevo candidato. «Se buscara al candidato que lo dé todo y que se entregue en cuerpo y alma en una buena campaña electoral y en presentar antes los vecinos un proyecto de ilusión y atractivo para el futuro».

PSOE: «No nos conformamos con repetir los resultados de 2015«

El portavoz socialista opina que «por fortuna» el turismo y la Universidad «se mantienen» y la ciudad «aguanta un nivel aceptable en esos dos sectores», pero «no se puede confiar en sólo dos sectores». El turismo puede agotarse en el futuro ante la competencia de otras ciudades, que han mirado al futuro y no al corto plazo».

El portavoz municipal socialista y por ahora único candidato confirmado ve a su partido con «posibilidades reales para gobernar y mejorar la ciudad. Este «nuevo escenario político» para por que el PSOE «logre un buen resultado. Y eso pasa por estar fuertes y lograr una representación amplia». Los socialistas «no nos conformamos con los resultados de hace tres años. Queremos algo más amplio, más representación y llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas para cambiar la ciudad y y darle el impulso que no ha tenido. Está en una estado de letargo, agotamiento y decadencia». «Es difícil señalar algo en lo que haya mejorado en estos tres años».

El futuro lo es casi todo en unas elecciones. Los candidatos no dejarán de repetir cómo piensan mejorar la vida cotidiana de la capital y solucionar las cuestiones pendientes.

Fernando Rodríguez afirma que el equipo de Gobierno regresa al curso político con una «moderada satisfacción. Una satisfacción contenida» porque «prácticamente» han cumplido «el 100% del programa electoral. Las metas principales están razonablemente cumplidas. Faltan cosas por rematar», admite, como la Torre de los Anaya, la casa de las Asociaciones o la actuación en los Dominicos para abrirlo al turismo. «En 4 años a veces no da tiempo, pero al menos queremos dejarlo todo encauzado» y que los electores «puedan entender que los compromisos adquiridos están cumplidos». Rodríguez reivindica proyectos en apariencia congelados, como el puerto seco, que está a la espera de que la Junta culmine sus trámites administrativos y conceda una subvención al Consistorio. «Esperamos poder acometerlo pronto».

C's advierte de que «la época de mayorías absolutas ha acabado»

Alejandro González adelanta que hasta principios de 2019 no comenzarán con su proceso para elegir cabeza de cartel. En cuanto a sus posibilidades ante las urnas, afirma que «los salmantinos saben el duro trabajo» que ha hecho Cs, gracias al cuál «en Salamanca, a día de hoy, es más fácil y barato abrir una empresa. Hemos bajado impuestos, como el 5% del IBI, y tasas para aliviar la presión fiscal de los salmantinos. Y hemos logrado reformas como la de la piscina climatizada de La Alamedilla, así, como promover la creación de zonas wifi en la ciudad». Con este bagaje «hemos conseguido ser oposición y a la vez llegar a acuerdos claves con el equipo de Gobierno para conseguir mejorar nuestra ciudad. Nuestra aspiración es llegar a las próximas elecciones municipales con posibilidades de gobernar. Nos hemos preparado durante estos años para ello. La época de mayorías absolutas se ha terminado, ahora gobernará el partido que sepa dialogar y llegar a consenso con el resto y Ciudadanos ha demostrado que es el partido del diálogo».

La oposición no lo ve igual, claro. El rival secular del PP, el PSOE, cree que el mandato que termina era «idóneo para proyectar una imagen diferente de ciudad y articular acuerdos políticos para futuros desarrollo de Salamanca, pero no ha sido así». Estos cuatro años «han sido un tiempo perdido y desaprovechado para la Salamanca del futuro. Aún hay una oportunidad en el mandato siguiente, con otras personas, para impulsar esa idea de Salamanca».

Incluso Ciudadanos, que firmó con el PP un acuerdo de investidura para facilitar la gobernabilidad del Ayuntamiento, afirma que en este mandato «quedan por resolver los desaguisados urbanísticos». A día de hoy «seguimos pendientes de que se resuelva el caso de El Corte Inglés y el Corona Sol. Desde Ciudadanos hemos presentado propuestas para dar solución a estos temas pero al equipo de Gobierno parece que no le corren prisa».

«El PP tiene miedo a Ganemos porque ha sido la oposición real»

Los portavoces de la agrupación de electores afirman que «el objetivo hoy sería ganar las elecciones municipales. Hay que cambiar la forma de gestionar los asuntos de todos y es imposible dirigir una institución como ésta sin participación». Ganemos se reivindica como un partido «con capacidad. Tras cada denuncia que hemos hecho hemos presentado una propuesta. El PP tiene miedo a Ganemos porque hemos sido la oposición real. Todos el mandato hemos sido los que hemos dejado mas claras las diferencias en la gestión, otros grupos no pueden decirlo tan claro», añaden. «Ahora mismo no creo que nadie pueda decir que Ganemos no tiene propuestas», entre las que citan el control en el gasto corriente o los planes para rehabilitar viviendas. «Tenemos a Salamanca en el corazón y al Ayuntamiento en la cabeza»

El caso Corte Inglés será uno de los grandes retos del nuevo equipo de Gobierno. Varias sentencias judiciales han anulado las licencias del centro y desatado una intensa tormenta política en la que Ganemos y el PP se enzarzan cada dos por tres, acusándose mutuamente de poner en peligro la continuidad del centro comercial. Para Fernando Rodríguez, la apertura fue «un gran beneficio para la ciudad y como los hecho son tozudos y la realidad también, invito a que cualquiera vaya a ver el espacio donde había un solar de caballería abandonado y nos diga si lo que había era mejor que lo que hay. Hay quien ha querido cargárselo y quien sigue queriéndolo. Obviamente debemos tratar de resolver los problemas de las sentencias judiciales y afortunadamente creo que hemos logrado un consenso bastante amplio para sacarlo adelante».

Los portavoces de Ganemos, Gabriel Risco y Virginia Carrera, opinan que la situación del Corte Ingles, como la del hotel Corona Sol, responden al «urbanismo de capricho y de salón» del actual equipo de Gobierno. «Son cuestiones que denunciamos desde el principio y batallas en las que seguiremos porque están sin resolver». Ganemos, de hecho, plantea una enmienda a la totalidad de este mandato. Éste ha pecado de «incapacidad para resolver y para poner en marcha otros modelos de ciudad distintos. Esto tiene trascendencia en la vida diaria de la gente, los servicios públicos. No se controlan los contratos de limpieza, residuos, agua... y es lo que la gente necesita en su día a día». La alcaldía ha estado «cuatro años escurriendo el bulto». Los barrios «son los grandes olvidados, son donde viven las personas con menos recursos. El derecho a la vivienda, la regeneración... son imprescindibles y hay que ponerlos en marcha. No son grandes planes, sino pequeños, contando con las asociaciones y las personas de Garrido norte, San Bernardo, Oeste, San José, Buenos Aires, Tejares... hay problemas sociales y el Ayuntamiento debe ser la referencia». Ganemos también cita su «gran preocupación porque la gente joven se marcha de la ciudad». «Queremos población joven y mayor, derechos sociales y luchar contra la corrupción y el modelo de gestión», concluyen.

La lista de deseos para mayo es interminable. Ciudadanos se plantea como reto combatir la despoblación «a causa de la falta de oportunidades de las que carecen los salmantinos, sobre todos los más jóvenes, hacer nuestra ciudad atractiva para el emprendimiento y el asentamiento de empresas y unificar servicios con el alfoz para optimizar los servicios públicos». El PSOE insiste en que su gran desafío será frenar la «sangría» de despoblación y empleo y el PP, en una declaración que suena casi a programa electoral, menciona que aspira a consolidar el «saneamiento» de las cuentas municipales porque «cuanta más deuda reduces, más recursos liberas para otros fines como gasto social, inversiones o servicios públicos» y contribuir a «generar oportunidades para los jóvenes» con proyectos como el programa de retención de talento porque «dan buenos resultados y hay que consolidarlos». Finalmente, desde el PP afirman que pueden crearse oportunidades de empleo en educación, cultura, sector servicios, turismo y la enseñanza del español.

Faltan ocho meses y esto no ha hecho más que empezar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos