Provincia

Numerosas actividades en torno a la cereza ponen punto y final a las fiestas de San Ana en Madroñal

Más de 50 personas participaron en la cata dirigida por Lorenzo Sánchez Luis./PEDRO MARTÍN S.
Más de 50 personas participaron en la cata dirigida por Lorenzo Sánchez Luis. / PEDRO MARTÍN S.

La localidad celebra con algunas novedades una jornada con la que quiere relanzar la que fuera tan importante y tradicional Feria de la Cereza

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

Numerosas personas se congregaron ayer en Madroñal en un certamen que pretende realzar ese fruto rojo del que vivió la localidad hace tiempo. La trigesimoquinta edición de la Feria de la Cereza que, además de los diversos stands y expositores artesanales, contó con numerosas actividades y algunas novedades, como ya se hiciera en la edición del año pasado; el objetivo es darle más realce a esta iniciativa, antes tan tradicional en la zona.

Los primeros 500 participantes que llegaron a la feria recibieron una tarrina de cerezas; además, se les regaló un a botella conmemorativa de vino Tiriñuelo.

Los bailes tradiciones fueron el preludio a la inauguración de la XXXV Feria de la Cereza, que contó con la presencia de diversas autoridades. Miguel Salgado fue el encargado de pregonar el evento. En su alocución, definió el cerezo y las distintas clases de cerezas, las dulces y las ácidas, además de dar un repaso a las zonas de cultivo, tanto mundial, como nacional y local. Madroñal, Sotoserrano, Garcibuey, Herguijuela, Cepeda y Mogarraz, entre otras localidades de la sierra salmantina, producen «una cereza de excelente calidad», que está reconocida con la marca de garantía 'Cereza Sierra de Francia'.

Aunque «hace siglos que existen las cerezas en la Sierra de Francia», continuó Salgado, «el gran desarrollo del cultivo en nuestra comarca data alrededor de 40-40 años, como sustituto del cultivo de la fresa». Tras una pequeña historia del cultivo de la cereza, pasó a exponer las propiedades y beneficios que aporta su consumo para la salud, «aparte de su exquisito sabor». Y es que «estas jugosas perlas rojas son muy saludables», por eso instó a todos los presentes a que «a partir de ahora, aumentéis el consumo» de esta «superfruta».

Tras el pregón y antes de la comida, hubo talleres y juegos a cargo del grupo de animación infantil Regaliz.

Posteriormente, numerosas personas se congregaron en torno a la comida solidaria en favor de la Asociación Salmantina de Lupus (Asalu). Tras la comida, la feria contó con la animación de un pasacalles con batucada, SalamanBloklo, al que siguió una cata de vinos. Unos caldos mayoritariamente de la Denominación de Origen Protegida Sierra de Salamanca. La cata, de Vinos la Zorra, Tiriñuelo y Julián Madruga, estuvo dirigida por el sumiller Lorenzo Sánchez Luis; a los participantes en la misma se les regaló una copa de la DOP Sierra de Salamanca y una botella conmemorativa de vino Tiriñuelo.

Una vez concluida la cata, los presentes disfrutaron con un concierto de flamenco, que estuvo amenizado por el grupo Patio Chico. La Disco móvil Samuray y el final de fiestas con la charanga La Clave, ya de madrugada, puso el punto y final a la jornada dedicada a las cerezas dentro de las fiestas en honor a Santa Ana.