Numerosa participación en la tercera Romería de la Magdalena en El Maíllo

Parada en la ribera, donde el párroco Alfredo Ramajo bautizó a los nuevos romeros./A. CRIADO
Parada en la ribera, donde el párroco Alfredo Ramajo bautizó a los nuevos romeros. / A. CRIADO

Los actos se iniciaron en la noche del pasado viernes con la alborada y bendición de los cordones de romeros

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORDEl Maíllo

La romería de la Magdalena se consolida en El Maíllo, en lo que es su tercer encuentro romero, que tuvo lugar en la jornada de ayer con una gran participación de personas de todas las edades.

Este evento, como se ha hecho en las ediciones anteriores, dio inició en la noche del viernes, cuando los vecinos salieron a cantar la alborada por las calles alumbrados por las velas y los candiles para, a continuación, dirigirse a la iglesia, donde tuvo lugar la bendición y reparto de los cordones de romeros y de las camisetas hechas para la ocasión.

En la jornada de ayer, los actos se iniciaron a las nueve y media de la mañana, cuando los participantes iniciaron la romería hasta El Pinalejo, donde tuvo lugar la misa sobre la una de la tarde. Pero antes de llegar se realizó una parada en la ribera, donde se llevó a cabo el almuerzo y el bautismo de los nuevos romeros.

Tras la misa, una de las novedades respecto a las ediciones anteriores llegó con la colocación de la primera piedra de la ermita.

Posteriormente ya comenzó la fiesta, más lúdicamente hablando, puesto que se llevó a cabo la comida campestre a base de patatas meneás y chichos, con sandía o melón. Y para aguantar mejor los calores de la tarde, gincana del agua con tobogán resbalina, todo ello en El Pinalejo, como también la actuación de un grupo flamenco y la merienda antes de emprender, a las ocho y media de la tarde, el camino de vuelta hasta el pueblo.

Fue una jornada, sobre todo, de confraternidad y de compartir entre los vecinos de El Maíllo de todas las edades.