La número dos de Cs en Salamanca renuncia a su acta de concejal por sentirse ninguneada por sus compañeros

María Mayora, antes de iniciar la rueda de prensa./WORD
María Mayora, antes de iniciar la rueda de prensa. / WORD

Asegura que no entiende la política cuando se pone al servicio de «los bolsillos de los políticos y de sus amigos»

Isidro L. Serrano
ISIDRO L. SERRANOSALAMANCA

A solo dos días de constitución de los Ayuntamientos una bomba ha estallado en el grupo municipal de Ciudadanos de la capital salmantina. La número dos de la formación, María Mayoral Reboredo, supuestamente, una apuesta personal de Ana Suárez en estas elecciones, ha anunciado este jueves que renuncia a su acta de concejal en el Pleno de este próximo sábado porque se sentía «ninguneada y apartada de las decisiones del grupo».

Con «con rabia y pena» pero «segura de la decisión y muy orgullosa» de tomarla. Así se ha presentado María Mayoral a una rueda de prensa convocada ayer de urgencia para anunciar su polémica decisión y criticar duramente a sus compañeros de partido en el Ayuntamiento de Salamanca.

Mayoral expuso brevemente su currículum en un ejercicio de «transparencia y dignidad» para demostrar que ella no estaba en política para tener un sueldo. Con 26 años, es funcionaria de carrera en la Administración General del Estado y desarrolla su trabajo en Madrid. «Me afilie a Ciudadanos con 21 años identificada con la filosofía y valores de Ciudadanos, algo que no veo en el grupo municipal del partido», aseguró. La número dos en las listas de Cs al Ayuntamiento de Salamanca señaló que ya en 2015 el partido le ofreció entrar en las listas «pero no me sentí preparada en aquel momento y lo que he hecho es seguir formándome para dar este salto a la política activa».

Sin embargo, a la hora de la verdad, afirma que se le ha «negado de forma rotunda» el trabajar «al 100% por la ciudad» ya que Ana Suárez ha preferido que sean los «números 3 y 4 quienes asuman la responsabilidad de trabajar», algo que quedó patente cuando la cabeza de lista de Ciudadanos en Salamanca se presentó a la primera reunión con el PP para lograr un pacto con Fernando Castaño y Juan José Sánchez, y Mayoral quedó fuera de la mesa de negociación.

«He apartado mi trabajo, luchado al 100% por la candidatura y expuesto mi imagen pública. He escuchado las palabras de Ana Suárez argumentando que no era casualidad que dos mujeres encabezasen la candidatura, pero parece ser que donde dije digo, digo Diego», ha comentado.

Mayoral arremetió contra sus compañeros de lista, especialmente de Ana Suárez, al considerar que no le ha dejado trabajar de forma íntegra. «Ir de dos no significa nada. La lista de Ciudadanos era artificial. He sido ninguneada, apartada de las decisiones de este grupo, especialmente una vez conocidos los resultados electorales».

Según ha relatadado la propia María Mayoral, le ofrecían acudir a poco más que los plenos del Ayuntamiento y a alguna comisión, algo que «no es de recibo ni para mi vida, ni para la de ningún salmantino. Un concejal lo es para estar al servicio de los ciudadanos, no al servicio de su bolsillo, ni el de sus amigos».

Visiblemente emocionada, y si admitir preguntas, María Mayoral finalizó la rueda de prensa asegurando que «por dignidad, renuncio a tomar posesión como concejala», al tiempo que aseguraba ser «un punto y final» a su carrera política, que realmente ha sido corta.

Ricardo Ortiz, número cinco en la lista de Cs al Ayuntamiento de Salamanca será, previsiblemente, el nuevo concejal en el Ayuntamiento por la formación naranja.