El nuevo marco normativo de hermandades prevé crear una Coordinadora de Cofradías

Representantes de cofradías y hermandades de Salamanca, en la reunión de ayer./SERNA
Representantes de cofradías y hermandades de Salamanca, en la reunión de ayer. / SERNA

El documento, aún en fase de aprobación, regula cuestiones como la fundación de nuevas congregaciones o la salida de pasos a la calle

REDACCIÓN / WORD

l marco normativo de las hermandades y cofradías de Salamanca ha dado su primer paso. El obispo de la capital, Carlos López, presidió ayer la reunión en la que se presentó el proyecto de normativa común para estas instituciones. Dicho proyecto es fruto de un intenso trabajo por parte una comisión de cinco redactores.

El proyecto parte de un preámbulo ('La cofradía, comunidad cristiana') que enmarca la posterior interpretación del articulado, dividido en once capítulos, donde hay espacio para regular la fundación de nuevas cofradías, los estatutos y reglamentos, los órganos de gobierno o la administración de los bienes, entre otras cuestiones. El documento «pretende responder a cómo se crea una cofradía nueva, establecer criterios de cómo salir a la calle con los pasos, cómo adquirirlos o cómo conservarlos», entre otras cuestiones, explica el vicario de pastoral, Policarpo Díaz. Las «ideas matrices» del proyecto «son mas comunión con la diócesis y la parroquia a la que pertenecen» y «mayor sentido cristiano y evangelizador de todas las cofradías». También se solicitara «cierta formación» a los dirigentes de aquéllas.

«Por lo que respecta a la acción pastoral», apuntan desde la Diócesis de Salamanca, «un capítulo define la Coordinadora Diocesana de Cofradías, cuya finalidad primordial se centra en la conciencia de pertenencia a la Iglesia e identificación con su misión. Esta entidad diocesana incluirá, sin menoscabar su autonomía, a todas las hermandades» de la capital y la provincia. Policarpo Díaz añade que es «un punto muy importante» del nuevo marco normativo.

El encuentro de ayer fue «muy agradable». El obispo «situó la normativa dentro del contexto en el que ha nacido, dentro de la asamblea y el nuevo tiempo en que vivimos, valorando las cofradías como un potencial nuevo de evangelización».

Aprobación

El proceso de aprobación tiene varios pasos. Las cofradías y hermandades podrán presentar alegaciones, correcciones y sugerencias hasta el 23 de febrero. Una comisión «las valorará y armonizará». El 23 de febrero se reúne el consejo de pastoral, que estudiará las posibles correcciones y cambios y que pasará el testigo al consejo presbiterial, que se congregará en marzo. El último eslabón de la cadena es el obispo, de quien depende firmar el nuevo marco normativo con las correcciones oportunas para que entre en vigor. Carlos López «usa todos los consejos posibles para asesorarse», apunta Díaz.

Cuando el marco normativo sea una realidad las cofradías tendrán un año para adecuarse a él. Policarpo Díaz insiste en que las normas «no serán retroactivas». Si, por ejemplo, una hermandad acaba de elegir a su junta directiva y ésta no ha seguido ningún curso de formación (como exigirá el marco normativo), sus miembros no tendrán que dimitir ni hacer el citado curso para continuar en su puesto, pero sí sus sucesores.

Según Díaz, el nuevo marco normativo aportará «más hondura, fuerza y profundidad» a las cofradías y hermandades de Salamanca.

 

Fotos

Vídeos