La noche de las estrellas

Este año es uno de los mejores para la observación de las perseidas gracias a la ausencia de la luminosidad de la luna

Alguna de las observaciones organizadas por OSAE en Salamanca. :/WORD
Alguna de las observaciones organizadas por OSAE en Salamanca. : / WORD
EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

«Este es uno de los mejores años para ver las perseidas, porque no tenemos a la luna en su máximo de actividad y así se verán más fácilmente», apuntaba ayer el vicepresidente de la Organización Salmantina de la Astronáutica y el Espacio (OSAE), Jorge Carro, a escasas horas de la primera noche con mayor intensidad de la conocida lluvia de estrellas, y que esta noche se repetirá de nuevo.

Como apunta este experto, otro años, con el brillo de la luna en su máxima actividad se veían peor, «pero estas noches no tenemos y es una ventaja, porque a poco que haya algo de luna, el brillo contamina el cielo, y las perseidas más débiles no se ven, pero esta vez sí». ¿Y a qué se deben las perseidas? Jorge Carro recuerda que las lluvias de estrellas ocurren cuando la luna en su camino por la órbita alrededor del sol se cruza con las órbitas de otros cometas, «y la tierra se va moviendo, y en determinados momentos del año cruza la órbita y al entrar en contacto las partículas de polvo y rocas a tanta velocidad, es la estela de fuego que deja».

Para poder ver las perseidas, el vicepresidente de la OSAE recomienda alejarse unos kilómetros de la capital, «no hace falta que se vayan muy lejos, pero sí alejarse de la contaminación lumínica».

Y para verlas es mejor mirar hacia el norte o noroeste, «y las estrellas fugaces pasarán por los laterales o hacia arriba». Jorge Carro recomienda que si se tumban en el suelo para ver las perseidas, bien en la hierba o sobre una silla, «pongan los pies mirando al norte y pongan la cabeza hacia arriba». Esa será la mejor forma de ver las estelas radiales desde ese punto, «bien a la izquierda o a la derecha».

Desde la OSAE insisten en la importancia de alejarse de la capital para observar las estrellas, «la lluvia de agosto es de las más intensas, pero la diferencia es importante entre la capital y fuera de ella, «de ver unas poquitas a todas, es una diferencia grande, porque en la ciudad podremos ver en una hora 3 o 4, y si te vas más lejos, lejos de la contaminación luminosa, se verán hasta 10 o 20», subraya Carro.

 

Fotos

Vídeos