«Ningún país va a tener medios para soportar una enfermedad tan cara»

Participantes en la suelta de globos de ayer en la Plaza Mayor./SERNA
Participantes en la suelta de globos de ayer en la Plaza Mayor. / SERNA

La asociación AFA culmina el Día del Alzheimer con una suelta de globos y lamentando que el mal tiempo impidiese organizar la cuestación

D. B. P / WORD

Los globos color verde esperanza llenaron ayer el cielo de la Plaza Mayor. Era el último acto del Día Mundial del Alzheimer en Salamanca, que congregó a los dirigentes de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Salamanca (AFA), autoridades públicas y docenas de voluntarios y miembros de AFA.

El mal tiempo, sin embargo, fue un handicap importante durante toda la jornada. La amenaza constante de lluvia impidió colocar las tradicionales mesas para recoger donativos y eso tendrá consecuencias. La presidenta de AFA, Magdalena Hernández, lamentaba que la cuestación de este año ha sido «muy inferior a la de otros» por culpa del mal tiempo. «No hace falta que diga nada. El tiempo ha sido muy malo. No hemos podido poner las mesa por miedo a los chubascos que amenazaban. Por la mañana tomamos la decisión de centrarnos sólo en la Plaza Mayor. Hemos pasado rachas de frío y teníamos miedo de tener que marcharnos, pero el tiempo ha respetado hasta este momento, que era el más importante del día». A las 19:00 horas el cielo estaba completamente cubierto y amenazaba con descargar en cualquier momento y obligar a suspender la suelta de globos, pero finalmente aguantó.

La asociación AFA ya había anunciado la colocación de las mesas. Iban a estar en la Plaza Mayor, calle Toro, calle Zamora y avenida María Auxiliadora. Este percance «descuadra» los planes de la asociación, que actualmente trabaja para intentar ampliar el número de camas de la sede por la enorme demanda de solicitudes de ingreso que reciben en su centro residencial Boni Mediero. Éste dispone actualmente de 48 plazas.

Hernández añade que «las asociaciones vivimos muchas veces de este tipo de actividades para recaudar fondos y sensibilizar. No sé si es lo ideal, pero desde hace 31 años, creo que fuimos un ejemplo para la infinidad de asociaciones que han surgido y que se fundaron a raíz de lo que fuimos capaces de hacer desde la nada. Es la forma de conseguir recursos y de sensibilizar a la población», aunque quienes llevan las huchas sean los directivos y los trabajadores porque los enfermos y las familias «no pueden salir».

En este sentido, Hernández advierte de que «la gran preocupación actual» de los colectivos que luchan contra el alzheimer «es el grandísimo aumento del número de personas afectadas. Sigo diciendo que no va a haber medios económicos y ningún país va a tenerlos para soportar una enfermedad tan cara como ésta». Eso sí, AFA Salamanca buscará «todos los recursos y pondrá todos los medios para que la atención sea específica, especializada, digna y con amor. Son las cuatro condiciones para cumplir los objetivos de la asociación».