Natalia Ramayo, de Madrid, se alza con el primer premio del I Concurso BarricArte de San Martín del Castañar

Natalia Ramayo muestra su barrica, con la que ganó el concurso./MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ
Natalia Ramayo muestra su barrica, con la que ganó el concurso. / MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ

El bordado serrano tuvo también un gran protagonismo durante una de las catas de ayer de la Fiesta de la Vendimia

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORD

Con un gran éxito de gente se iniciaba ayer la Fiesta de la Vendimia de San Martín del Castañar que, durante tres días, llenará el municipio de iniciativas en las que el vino es el protagonista.

Y si ayer la asistencia de personas de diferentes municipios y provincias era una de las notas a destacar, también lo fue la celebración del primer Concurso de Pintura de Barricas al Aire Libre denominado BarricArte que contó con la participación de cinco personas que realizaron unas obras de lo más originales, siendo el primer premio para Natalia Ramayo, de Madrid, que comentaba que no era la primera vez que participaba en este tipo de certámenes, ya que anteriormente había tenido la oportunidad de hacerlo en el concurso de barricas de Valduero, celebrado en la Complutense.

En su barrica se podía ver un gran número de pies pisando las uvas y cómo de éstas salía el vino que directamente iba a las botellas. Esta idea hizo que fuera la ganadora de un premio de 200 euros en metálico más un lote de tres botellas de vino Tiriñuelo.

Los participantes tuvieron de doce de la mañana a seis de la tarde para realizar sus barricas, pero a lo largo de ese tiempo fueron diversas las actividades celebradas, puesto que a las doce se iniciaba la Fiesta de la Vendimia con un gran brindis y a continuación se celebraba la primera cata maridada con el bordado serrano, de ahí que durante toda la jornada la pájara serrana llamada Bleda realizada durante dos fines de semana en Mogarraz, dentro de los talleres del Plan Entre2 de revalorización de los elementos incluidos en el bordado serrano, estuviera metida en la fuente que se encuentra en el centro de la Plaza Mayor de San Martín del Castañar. Pero, además, de sus balcones colgaban estandartes con bordados serranos, que ya se pueden encontrar en diversos municipios de la Sierra de Francia.

Además de estos elementos decorativos, durante la cata de tres vinos elaborados con garnacha, rufete y tempranillo -las tres variedades reconocidas por la Denominación de Origen Protegida Sierra de Salamanca- se fueron comparando estas variedades con los distintos elementos del bordado serrano. Así, se relacionó la tempranillo con la fuerza del león, la garnacha con la pájara serrana y la rufete con la pava por su suavidad.

Por la tarde, además del concurso BarricArte y su entrega de premios, también tuvo lugar una cata con David Monaguillo que elaboró distintas recetas con las uvas y el vino como base. La tercera de las catas, dirigida por Miguel Udina, director técnico de la DOP, se centró en tres vinos elaborados con rufete, un rosado joven y dos tintos que habían pasado por barrica durante diferente periodo de tiempo, pues el objetivo era explicar la influencia de la barrica en los vinos de la Sierra de Francia.

La música tomó después el relevo a las catas de vino y degustaciones, con una actuación de Gabriel Calvo y la Fabulosa Retahila en la Plaza Mayor, a las ocho y media de la tarde, y después del grupo Al Límite en el parque del Chiringuito a partir de las doce de la noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos