Todo el mundo en la calle

Toro del cajón de ayer en las calles del pueblo./WORD
Toro del cajón de ayer en las calles del pueblo. / WORD

Villoruela supera el ecuador de sus fiestas patronales con una gran asistencia de público llegado de toda la comarca

REDACCIÓN / WORDVILLORUELA

Las fiestas en honor a la Virgen del Carmen y al Cristo de la Esperanza siguen dejando calles llenas de gente, animación, música y jarana por las calles. A los disfraces del viernes por la noche y la paella, los juegos y la multitudinaria verbena de la madrugada del sábado ayer se sumaron los encierros infantiles mañaneros; la final de bolos clásicos junto al pabellón municipal; animación infantil con la patrulla canina en el salón Multiusos, para que los chavales pudiesen fotografiarse con sus personajes favoritos; una concentración de coches clásicos en la plaza del pueblo que atrajo la atención de los aficionados al motor; algo de deporte entre viejas glorias de Villoruela y Las Villas y el encierro del toro del cajón, además de la consabida verbena en la plaza del pueblo. El toro del cajón también concentra todos los años a cientos de personas, pero el programa de fiestas no prevé más eventos taurinos para las fiestas de este 2018.

Lo que sí incluye el programa es una misa en honor de la Virgen (hoy es su día) y diversas actividades vespertinas para hoy: festival de pelota a las 17:00 horas; dos partidos de pelota a mano en el pabellón municipal en torno a las 18:00 horas; una vistosa exhibición de cetrería a las 20:00 horas en la zona de acampada y, para acabar, la última verbena del año.

Las fiestas terminan mañana martes. El último día presta especial atención a los pequeños. Por la mañana incluye un parque infantil con hinchables en la zona del pabellón, y por la tarde un parque acuático en la cuesta del convento, merienda y baile para acabar las fiestas.

 

Fotos

Vídeos