Multitud de actividades y de productos de todo tipo en el Mercado Campesino de Miranda de Azán

El público respaldó ayer una nueva edición del Mercado Campesino celebrado en Miranda de Azán./I.J.
El público respaldó ayer una nueva edición del Mercado Campesino celebrado en Miranda de Azán. / I.J.

Éxito de público en un certamen que se consolida cada año y que combina los oficios tradicionales, la alimentación y la música

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDMIRANDA DE AZÁN

Éxito de público, así se puede resumir la celebración de una nueva edición del Mercado Campesino de Miranda de Azán, que ha demostrado con el paso de los años que la apuesta realizada por el Ayuntamiento, presidido por José Luis Sánchez, se ha consolidado y se ha convertido en una cita obligatoria para muchas personas en este mes de agosto.

Las características del mercado, en el que se pide a los productores participantes que acudan vestidos de forma adecuada a la temática del certamen, junto a la programación paralela a la exhibición y venta de productos lo hacen cada año más atrayente, como también el concierto que clausura esta cita, que en la jornada de ayer tuvo como protagonista al grupo salmantino Entavía.

La inauguración del Mercado Campesino corrió a cargo del propio alcalde y de Antonio González, que dieron la bienvenida tanto al público como a los productores y también a los representantes de los diferentes oficios tradicionales como panadero, picapedrero, alfarero… que no faltaron a la cita con Miranda de Azán.

Por lo que se refiere a las actividades, los niños contaron con su propia zona infantil con juegos y atracciones y los adultos pudieron participar en diferentes talleres como el instrumental ofrecido por los miembros de Entavía, el taller de cocina vegana, cada vez más solicitado, o el de postres, sin olvidar el de creación de instrumentos musicales.

Un cuentacuentos ofrecido por Fernando Saldaña, a partir de las siete de la tarde, también atrajo a numeroso público, y es que todos aquellos que quisieron pasar toda la jornada en Miranda de Azán tuvieron motivos para ello porque, incluso, se ofreció comida a un precio de siete euros, con un menú de cocina vegana.