Una muestra callejera recoge la evolución del patrimonio histórico en Ciudad Rodrigo

Representantes municipales, asociaciones y empresas colaboradoras junto al tótem de la plaza. /S.G.
Representantes municipales, asociaciones y empresas colaboradoras junto al tótem de la plaza. / S.G.

'Ciudad Rodrigo en un cliché' se enmarca dentro de las acciones del 75 aniversario de la declaración como Conjunto Artístico

S.G.CIUDAD RODRIGO

Cinco tótem repartidos por diferentes puntos del recinto amurallado, con 15 fotografías cada uno de ellos, dan forma a la exposición 'Ciudad Rodrigo en un cliché', enmarcada dentro de las actividades del 75 Aniversario de la Declaración de Ciudad Rodrigo como Conjunto Histórico Artístico.

Para esta muestra callejera, ideada por la acción formativa del 75 aniversario, se ha contado con el material del que dispone la Filmoteca de Castilla y León que ha cedido gratuitamente imágenes de Pazos y Gombau.

Esos tótem están ubicados en las plazas Mayor, del Castillo, de Herrasti, del Conde y Poeta Cristóbal de Castillejo y, en principio, permanecerán hasta finales de diciembre en virtud de la autorización facilitada por Patrimonio.

En palabras del alcalde, Marcos Iglesias, «estos tótem reflejan fotos de Ciudad Rodrigo de épocas pasadas pero que fueron grandes y emblemáticas», pero sobre todo destacó la oportunidad que supone para la ciudadanía: «los más mayores verán cómo conocieron la ciudad y los más jóvenes sabrán cómo se ha ido transformando. Es una exposición que evoca recuerdos».

El edificio que más ha cambiado después de varias décadas es el de la Casa Consistorial, tal y como se aprecia en las fotografías colocadas en la Plaza Mayor. Cada uno de esos tótem no solo recoge la transformación de ese punto concreto en el que se ubica sino que abarca toda una zona y así, por ejemplo, en la plaza del Castillo también se han colocado imágenes de la muralla.

Beatriz Jorge, concejala de Cultura, valoró del trabajo que «da otra perspectiva a la visión actual» y adelantó que se va a intentar prolongar «un poco más» de lo previsto.

Sergio Pérez, profesor de la acción formativa del 75 aniversario, se refirió al proceso que las alumnas habían seguido para montar esta exposición y una de las primeras decisiones que tuvieron que tomar fue el formato que querían dar y finalmente «se decidió que fueran estos tótem porque eran los que menos impacto tenían».

El siguiente paso fue buscar en esa Filmoteca de Castilla y León fotografías que «reflejaran los cambios urbanísticos y los posibles cambios patrimoniales en las últimas décadas», volviendo a insistir en que es el edificio histórico en el que se ubica el Ayuntamiento «el que más ha cambiado».

Si se suman las fotografías que se han utilizado tanto de Pazos como de Gombau salen un total de 75, «era el número representativo», reconoció Sergio Pérez.

Entre las fotografías que pueden llamar la atención hay una del Carnaval del Toro de 1924, aunque las más antiguas de las expuestas datan del año 1920.

En cada uno de los tótem se han impreso unos pequeños textos hablando de todos los cambios que se han producido para que el visitante pueda apreciarlos mejor.