Casi la mitad de los trabajadores por cuenta propia son falsos autónomos, según CC OO

Representantes de CC OO durante la comparecencia de ayer. /WORD
Representantes de CC OO durante la comparecencia de ayer. / WORD

El sindicato advierte de que este colectivo acaba teniendo condiciones de trabajo «insoportables»

D.B.P. / WORDSALAMANCA

El sindicato Comisiones Obreras presentó ayer en Salamanca su informe anual sobre los trabajadores autónomos en Castilla y León, con datos fechados en el segundo trimestre del año. A grandes rasgos, en Salamanca hay 26.926 trabajadores autónomos; tan solo el 28,5% son mujeres; el 77% tiene 40 o más años, lo que denota un «envejecimiento» entre el colectivo de los autónomos; y el 69% del total llevan más de cinco años trabajando en su negocio. Además, por norma general no tienen empleados.

El secretario provincial, Emilio Pérez Prieto, llamado la atención sobre un hecho preocupante. CC OO calcula que «entre el 46% y el 48%» de los autónomos locales son en realidad «falsos autónomos», que cotizan por su cuenta y trabajan casi exclusivamente para una empresa. En estos casos, advierten en el sindicato, las condiciones de trabajo suelen ser «insoportables», tanto por el número de horas como por los escasos derechos que le amparan. Por eso desde Comisiones Obreras defienden la creación de un registro «público y obligatorio» donde se inscriban todos los contratos mercantiles y trades. Los trades son autónomos que perciben el 75% de sus ingresos de un solo cliente. En Castilla y León hay oficialmente 397 trades -69 en Salamanca- «lo que muestra una situación completamente ajena a la realidad». El sindicato cree que con este registro único sería más fácil descubrir casos de falsos autónomos, que en la práctica son «mano de obra barata» para las empresas.

El 77% de los autónomos de Salamanca tiene más de 40 años y sólo el 1,2% tiene menos de 25

Comisiones Obreras también cree que es «muy urgente y necesario» modificar la legislación para que los autónomos coticen por sus ingresos reales. «Ahora mismo cotiza igual un kiosquero que un notario», citaron como ejemplo. Consideran que será «un acto de justicia» que se cotizase en función de los ingresos reales y que contribuiría a «aflorar la economía sumergida».

Entre las propuestas sindicales para mejorar la situación de estos trabajadores figuran también relajar las condiciones para que puedan acceder a las prestaciones por desempleo, desvincular a las mutuas de la gestión del pago de cese de actividad y conceder un máximo de 24 meses de prestación por desempleo en vez de los 12 que tienen ahora como máximo.

También sugieren que se posibilite la contratación de cualquier familiar sin más impedimentos, facilitar el relevo generacional en el medio rural para contribuir a que las pequeñas empresas rurales no desaparezcan y que la obligación de cotizar por contingencias comunes sea asumida por las empresas.

 

Fotos

Vídeos