Más de la mitad de los menores salmantinos consumen alcohol los fines de semana

El consumo de alcohol está generalizado y normalizado entre los jóvenes salmantinos, sobre todo durante los fines de semana y las vacaciones./WORD
El consumo de alcohol está generalizado y normalizado entre los jóvenes salmantinos, sobre todo durante los fines de semana y las vacaciones. / WORD

Beben más las chicas de 14 a 17 años, mientras que a partir de los 18 lo hacen más los chicos

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

Mas de la mitad de los menores salmantinos, un 50,77%, entre los 14 y 17 años consume alcohol los fines de semana y vacaciones; un cifra que se eleva hasta el 83,3% por ciento en los que tienen entre 18 y 21 años. En cuando al consumo diario, lo hacen un 1,28% de los menores y un 3,37 por ciento de los mayores. Esos son algunos de los datos que se incluyen en el estudio 'Los jóvenes de Salamanca', realizado por Cáritas Diocesana, concretamente en el bloque dedicado a la salud, en su apartado sobre el consumo de alcohol y drogas.

A medida que se incrementa la edad de los jóvenes, aumenta la cantidad de alcohol que se ingiere; así, los menores consumen entre una y cuatro copas, mientras que en los mayores está entre una y diez o más. Los jóvenes varores mayores de 18 años son los que más cantidad toma.

En los menores, las chicas consumen más alcohol, que los chicos, casi un 77% frente al 74%. En 4º de la ESO ya hay un porcentaje importante de menores bebiendo, pero son los de Bachillerato, Grado Medio y FP los que más consumen. Una cifras que, según Cáritas, dan una pista de a qué edad habría que tomar medidas de prevención.

Preocupante no sólo es la edad a la que empiezan los jóvenes a beber, sino también la facilidad con la que acceden al alcohol, sustancia de la que está prohibida su venta a los menores de 18 años.

El estudio también analiza distintas variables del consumo, dependiendo de dónde viven,con quién viven y si están en riesgo de exclusión. Así, beben más los menores que viven en el medio rural que los que lo hacen en el urbano, un 81,8% frente al 65,3%; al igual que es mayor el consumo en los que se han visto más afectados por la crisi económica.

Por lo que respecta al consumo de tabaco, los datos de Cáritas apuntan que un 14,54 por ciento de los jóvenes entre los 14 y 17 años fuma, mientras que de los 18 a 21 años lo hacen un 25%. Los chicos fuman más a diario que las chicas y a más edad, mayor diferencia existe. Los menores de la zona rural fuman más que los de la zona urbana, al igual que lo hacen más los que están es exclusión social y los más afectados por la crisis.

En ambos casos, el alcohol y el tabaco, Cáritas hace referencia a los datos del Plan Nacional sobre Drogas, donde se recoge que el consumo de ambas sustancias ha descendido en los últimos años.

Un descenso que parece que no afecta a otro tipo de drogas, como es el caso del cannabis, donde se nota un incremento. En Salamanca, lo consumen a diario casi el cuatro por ciento de los menores de edad y cerca de cinco por ciento de los mayores; el consumo en todos los casos se incrementa durante los fines de semana y vacaciones, con casi el diez por ciento de los mayores. Los menores sin progenitores son los que más cannabis consumen, un 47%, frente a un 38% de los que tienen un progenitor y un 19% los que tienen a los dos. También los más afectados por la crisis son los que más consumen.

Según la encuesta sobre el uso de drogas en enseñanzas secundarias en España, las consumidas por un mayor porcentaje de estudiantes siguen siendo el alcohol (75,6%), el tabaco (34,7%) y el cannabis (26,3%). En cuarto lugar, a aparecen los hipnosedantes (con y sin receta), con un 11,6 por ciento.

La cocaína es consumida casi a diario por un 1,19 por ciento de los jóvenes salmantinos de entre 18 y 21 años, mientras que aseguran consumirla el 0,25% de los menores algunos fines de semana.

Lo que sí repunta es el porcentaje de estudiantes menores de edad que ha probado el éxtasis, las anfetaminas o metanfetaminas, pese a que las prevalencias siguen siendo bajas: un 1,19 por ciento de los mayores y un 0,5% de los menores dice consumirlo los fines de semana.

En resumen, se puede decir que el consumo de alcohol está generalizado y normalizado entre los jóvenes. Por sexos, la mujer menor de edad consume más alcohol que los varores, pero a más edad y frecuencia de consumo, el sexo másculino es el que más lo hace.

También destaca que el consumo de alcohol y cannabis es mayor entre los menores de la zona rural; los menores sin progenitores fuman y consumen más cannabis y cocaína, al igual que ocurre con los que están en situación de exclusión.

Lo jóvenes con carencia material severa y los más perjudicados por la crisis, también fuman más y consumen más cannabis, pero no hay diferencias en la ingesta de alcohol.