Más de la mitad de los jóvenes de 15 a 21 años no tiene ninguna inquietud política

Los jóvenes muestran en su mayoría una falta de interés o desconfianza hacia los partidos políticos, algo bastante generalizado en el conjunto de la sociedad. /LAYA
Los jóvenes muestran en su mayoría una falta de interés o desconfianza hacia los partidos políticos, algo bastante generalizado en el conjunto de la sociedad. / LAYA

Los chicos menores de edad son más de derechas que las chicas; en los mayores destaca más el porcentaje de izquierdas

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

Los jóvenes que no tienen ideología política son muchos, concretamente el 60 por ciento. Sin embargo, dentro de los que sí están ideologizados, hay que destacar que son más de derechas los chicos que las chicas menores de edad y los que viven en la ciudad más que en los pueblos. Según el tipo de estudios que realizan, en Bachillerato también predominan las ideas de derecha por encima de las de izquierda. En los mayores de edad, sin embargo, es mayor el porcentaje con ideas de izquierda, incluso hay mayor radicalidad de extrema izquierda en la capital, aunque el porcentaje es pequeño. También se declaran mayoritariamente de izquierda los que tienen carencia material. Estos son algunos de los datos que se extraen del estudio 'Los jóvenes de Salamanca', realizado por Cáritas Diocesana en chicos y chicas de 15 a 21 años.

Y es que, según las conclusiones del informe, el 58 por ciento de los jóvenes no sabe o se define como apolítico o no se identifica con la tradicional división ideológica en la escala izquierda-derecha. En el resto, hay equidad entre la derecha e izquierda, mientras que las posiciones extremistas alcanzan el cuatro por ciento.

Esa falta de interés por la política o desconfianza hacia los partidos no es algo exclusivo de los jóvenes, sino que está bastante generalizada en el conjunto de la sociedad.

Atendiendo a las variables que analiza Cáritas Diocesana de Salamanca, se pueden extraer datos que pueden ser chocantes en torno a las tendencias de algunos jóvenes, sobre todo de los menores.

Respecto a los que no tienen ideología, por géneros, el porcentaje de mujeres menores de edad que se declara apolítica es mucho más alto que el de los hombres, un 23,1% frente a un 14,8 por ciento. Analizando la variable formación, el 41% de los menores no se identifica como de derechas o de izquierdas, mientras que en los mayores es el 25,5%.

En situaciones de exclusión social, también es mayor el porcentaje que se declara apolítico, tanto en los mayores como en los menores, al igual que no se identifican con la tradicional división entre la escala izquierda-derecha. Los jóvenes incluidos en los parámetros de carencia material severa y moderada duplican a los incluidos en el concepto de carencia material leve a la hora de definirse como apolíticos o no identificarse en la escala izquierda-derecha. Y en cuanto al impacto de la crisis, son mucho más altos los porcentajes de los menores que se perciben apolíticos o no se identifican en la escala izquierda-derecha perjudicados por la crisis que los que no se han visto afectados.

Analizando a los jóvenes que sí tienen ideología política, Cáritas destaca que se ubican en la izquierda o en la derecha, sin llegar a radicalizarse, pero no en el centro.

Atendiendo a variables, como el género, tal y como se mencionó con anterioridad, los chicos menores de edad que se definen ideológicamente como de derechas suman el 24,9 %, frente al 14% de las chicas. En los mayores, de 18 a 21 años, hay más de izquierdas, un 22,2% en hombres y a un 17,7 % en mujeres. Dentro de los menores que estudian Bachillerato, predomina la derecha, con un 24,4%, frente a la izquierda con un 17,5 por ciento. En 4º de la ESO, sin embargo, existe un mayor equilibrio y ambas tendencias rondan el 20 por ciento. Y en los mayores que cursan Bachillerato, que son pocos, casi el 27% se definen de centro derecha y el 20,3% de los de grado superior se declaran de izquierdas.

Respecto a los jóvenes que se encuentran en exclusión, hay un 13,2% de izquierdas y un 15% de derechas; y en los que no se encuentran en esa situación, 18,1% de izquierdas y 19,9% de derechas.

En función del lugar de residencia, teniendo en cuenta el conjunto de los jóvenes, no existe mucha diferencia entre los que viven en Salamanca capital o en un pueblo. Sin embargo, los datos son más relevantes si se analizan por mayoría o minoría de edad; así, el porcentaje de los que se posicionan en la derecha es mayor en los menores que viven en la ciudad (24,1%), respecto a los que viven en un entorno rural (14,9%). En los mayores no existe esa diferencia, aunque sí hay un porcentaje más elevado, el 5,6 por ciento, de radicalidad de extrema izquierda en Salamanca capital, respecto a los que viven en el medio rural.

Por lo que respecta al tipo de hogar, los que viven con los dos progenitores se identifican ligeramente más con la derecha que con la izquierda, un 20,4% frente a un 17% en menores y un equilibro en los mayores en torno al 23 por ciento. Destacar que un 2,4% de jóvenes menores con dos progenitores se identifican con la extrema derecha.

Carencia material y crisis

Los menores incluidos en los parámetros de carencia material se declaran mayoritariamente de izquierdas, en concreto, con carencia material severa, un 16%, frente al 8% de derechas; con carencia material moderada, un 21%, frente al 5% de derechas; y con carencia material leve, un 17%, frente al 13% de derechas. Esta tendencia también se refleja más claramente en el caso de los mayores de edad encuestados.

Algo similar ocurre en los menores que se han visto influidos parcialmente por la crisis, que se declaran mayoritariamente de izquierdas, un 23 por ciento frente al 10 por ciento que dice ser de derechas. Al contrario, tanto en los que no se han visto perjudicados, como los que se han visto muy dañados por la crisis predomina la derecha ( 26,9 y 33,3%) frente a la izquierda (14 y 22,3%).