Una mirada extranjera sobre la Guerra Civil

Antonio R. Celada y Javier Sánchez Zapatero, los profesores que han editado el libro. /USAL
Antonio R. Celada y Javier Sánchez Zapatero, los profesores que han editado el libro. / USAL

Los profesores de la USAL Javier Sánchez y Antonio R. Celada recuperan un libro escrito por brigadistas internacionales

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Testimonios de la guerra civil española de diversos integrantes de la XV Brigada, británicos, estadounidenses, canadienses e irlandeses, entre otras nacionalidades, se recogen en 'El libro de la XV Brigada. Relatos y testimonios de la Guerra Civil española' (Amarú, 2019); una obra publicada en 1938 originalmente en inglés y que se traducido por primera vez al español.

Los profesores de la Universidad de Salamanca Javier Sánchez Zapatero, profesor titular del Departamento de Lengua Española, y Antonio R. Celada, catedrático jubilado del Departamento de Filología Inglesa, han recuperado este libro, que se incluye en la colección 'Armas y Letras', una de las actividades realizadas por el grupo de investigación 'Los Internacionales y la Guerra Civil española: Literatura, compromiso y memoria'.

Este grupo, que lleva funcionando 10 años, tal y como explica Javier Sánchez, tiene entre sus objetivos recuperar testimonios y textos literarios sobre el conflicto bélico escritos por autores anglosajones que, hasta la fecha, han permanecido inéditos en España, y ponerlos al alcance del lector. Hasta ahora han podido publicar diez obras.

El último libro «es un compendio de historias testimoniales de miembros de la XV Brigada», explica Sánchez Zapatero, extranjeros que presenciaron la guerra civil española. Los textos son muy diversos y heterogéneos, ya que los voluntarios lo eran, por lo que se recogen «perspectivas muy diversas» de la guerra y hacen que la obra sea «una especie de mosaico en el que hay cabida para artículos periodísticos, textos de diarios, crónicas, poemas, comentarios editoriales, semblanzas y hasta alguna estrategia militar».

El proceso de recuperación y edición es «largo y complicado, pero muy satisfactorio»

El volumen ha sido traducido al español por primera vez por la profesora del Departamento de Traducción e Interpretación Elena Rodríguez Murphy.

El proceso desde que se recuperan este tipo de libros hasta que se publican es «largo y complicado, pero también satisfactorio», indica Sánchez. En primer lugar, explica, está la parte administrativa, es decir, «hay que tener claro los derechos de edición del texto, los permisos para poder publicarlos, que en algunos casos es más complicado porque son antiguos». La segunda parte es la traducción y la tercera, el trabajo de los editores, que se divide en dos partes; en la primera, se hace un estudio introductorio, en este caso de 80 páginas, para contextualizarlo, y en la segunda, se va trabajando con el texto, se ponen notas en las que se aporta la identificación de los autores, información histórica e imágenes, también se corrigen imperfecciones, etc.

Este es el primer texto colectivo de la colección 'Armas y Letras', explica, pero el proceso en todas las obras es similar: buscar textos en inglés sobre la guerra civil e intentar recuperarlos para, posteriormente, trabajar sobre ellos y ponerlos al alcance del lector.

El resto de las obras recuperadas son ocho textos individuales y otros dos textos más de ensayos. Para la traducción de los mismos se mantiene un convenio con la Facultad.

Según Javier Sánchez, en la guerra civil hay grandes nombres muy recordados, pero existen una gran masa de gente anónima y ese es uno de los objetivos, «el conocimiento de los textos que sobre la guerra escribieron desconocidos». A veces, añade, «parece que está todo dicho y hay cierta reiteración a contar siempre lo mismo; sin embargo, las brigadas internacionales se conocen poco, cómo funcionaban y porqué vinieron», por eso interesan «esas personas de habla inglesa que en algún momento estuvieron» en el conflicto. Es una «mirada extranjera sobre la guerra», concluye.

Hasta el momento los libros recuperados están escritos en lengua anglosajona, pero no descartan buscar textos en otras lenguas.