«Mikel se tiró al pantano de Irueña desde 28 metros y desde esa altura el impacto es fatal»

El Cabo Primero David Quinzaños en Irueña. /S. G.
El Cabo Primero David Quinzaños en Irueña. / S. G.

David Quinzaños García el Cabo primero del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas trabaja desde hace una semana en las labores de búsqueda del vecino de Beasain desparecido en el pantano salmantino de Irueña

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJO

Se cumple una semana desde que varios equipos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil comenzaran a buscar el cuerpo de Mikel M. M., vecino de Beasain, desaparecido en las aguas del Águeda la noche anterior, tras precipitarse desde un puente que une las localidades de El Bodón y Robleda, en la carretera CL-526, comarca de Ciudad Rodrigo.

Precisamente, esas labores de búsqueda empezaron «por donde la persona se tiró desde el puente», confirma el Cabo Primero David Quinzaños quien recuerda que los hechos se produjeron en presencia de un menor: «El hijo grabó un vídeo, lo vimos y nos sirvió de orientación pero luego tenemos muchas dudas, no hay un testigo fiable». En un principio parecía que un pescador también vio la caída pero «las declaraciones no son muy seguras», por eso, «no sabemos si estuvo a flotación porque si flotó antes de hundirse, ese arrastre que ha habido igual son 50 o 100 metros de diferencia de donde cayó».

El hecho de que el cuerpo no aparezca en la zona donde «teóricamente» cayó ha motivado que se esté «ampliando el campo de búsqueda desde el puente para abajo porque el viento predominante ese día era en esta dirección y por eso lo estamos trasladando poco a poco hacia aquí».

La pregunta que se hace mucha gente, incluidos los familiares, es cuánto tiempo se alargará el dispositivo si pasan los días y no hay resultados positivos pero a día de hoy, parece que nadie tiene la respuesta. «Depende del jefe del dispositivo y que valore las circunstancias de la comandancia de Salamanca y el jefe que diga hasta aquí hemos llegado». Precisamente el jueves cambiaron las unidades.

«En cada rescate es una circunstancia entonces no sabría decirte si son 10 días, 15 días o hasta que se encuentre» pero él mismo reconoce haber participado en servicios de más de un mes y medio sin resultados aunque en este caso «es una cosa más concreta porque se ha visto donde ha caído y quizás por ese motivo alarguen más el servicio». En cualquier caso, «continuaremos en labor esta porque no podemos hacer otra cosa, estamos un poco frustrados de llevar siete días y no tener resultado pero bueno, esperemos tenerlo pronto y estar cada vez más cerca porque es lo único que podemos hacer».

En relación a la altura desde la que se precipitó Mikel, el cabo toma como referencia los conocidos saltos que promociona una bebida energética. «En ese caso la gente salta con los tobillos híper vendados y rompen las primeras columnas con mangueras o con aire para que no sea tan densa el agua y eso son 27 metros y este hombre se tiró desde 28 metros. El impacto tuvo que ser fatal», reflexiona.

Operativo

Este operativo ha estado formado a lo largo de los últimos días por entre 8 y 12 personas, todo depende de las circunstancias del pantano «pero si se necesita más gente, se llamará más gente».

Las dificultades que deben afrontar estos profesionales de la Guardia Civil son varias y una de ellas es la profundidad de este pantano de Irueña. «Estamos tocando profundidades de hasta 45 metros y a parte de eso estamos barqueando las orillas porque ya es un tiempo más que suficiente para que el cuerpo pueda subir a la superficie». La visión en algunas zonas es nula, «entre 25 y 35 metros hay piedra y no se ve muy mal pero a partir de 35 metros no se ve nada porque hay un limo muy espeso, una arenilla muy fina que en cuanto tocas se levanta». Estas circunstancias provocan que las labores de búsqueda se tengan que ejecutar «palpando en el fondo porque no se ve nada», aclara, «tenemos que ir con unas cuerdas lastradas por el fondo y con una mano agarramos la cuerda y con la otra vamos palpando el fondo y es muy lento».

En el caso de este cabo, pertenece a la unidad central de Madrid que cuenta con medios especiales como cámara hiperbárica, robot o cámaras submarinas para dar apoyo al resto de equipos que actúan en cada comunidad. Por este pantano de Irueña han pasado especialistas de Valladolid, Logroño y Cuenca y llegaron nuevos reemplazos de Valladolid y Madrid.

Este suceso se produjo en el transcurso del viaje que realizaban padre e hijo desde el País Vasco hacia la localidad cacereña de San Martín de Trevejo. La parada se tradujo en este salto y tras la desaparición del adulto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos