FÚTBOL - Segunda B

El Mérida se lleva ante Unionistas un VI Memorial UDS marcado por los penaltis (1-2)

Cristo, ex jugador de Unionistas, es feclicitado por sus compañeros tras marcar el 1-2 de penalti. /María Serna
Cristo, ex jugador de Unionistas, es feclicitado por sus compañeros tras marcar el 1-2 de penalti. / María Serna

El equipo salmantino, que solo tuvo la primera media hora de buen ritmo, cierra la pretemporada con derrota a una semana del inicio liguero

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

El VI Memorial UDS se va para Extremadura. El Mérida AD, nuevo equipo de Segunda B, conquistó uan nueva edición del torneo que recuerda la desaparición de la UD Salamanca en 2013, tras derrotar por 1-2 al equipo charro en un partido en el que todos los goles llegaron desde el punto de penalti. El conjunto de Roberto Aguirre pone así el final a una irregular pretemporada en cuanto a resultados con otra derrota a una semana del inicio liguero ante el Barakaldo. El VI Memorial es el segundo que se le escapa a Unionistas de sus vitrinas, que ya perdió el segundo ante el CD Guijuelo. El partido supuso además el regreso a Las Pistas de dos jugadores que dejaron su sello en Unionistas -cada uno dos temporadas- y que ahora militan en el Mérida AD, Cristo -todavía máximo goleador del club- y Diego del Castillo, que salieron en la segunda parte.

El equipo de Aguirre tuvo una primera media hora buena dejuego y ocasiones en la que mereció adelantarse gracias a la verticalidad de Álvaro Romero, el que dejó mejor sensaciones de los nuevos, pero luego fue incapaz de vencer a un rival que se quedó en los primeros minutos de la segunda parte con uno menos tras la expulsión de Chino en el 53 al cometer un claro penalti sobre De la Nava que él mismo transformó. Se adelantó el Mérida en la primera parte también de penalti por manos de Ayoze y de nuevo con otra pena máxima, por claro derribo de Álvaro Santos, los extremeños lograron en el 66 el que a la postre sería el definitivo 1-2 en el marcador. Precisamente con superioridad es cuando peor se vio a Unionistas, en el que solo Carlos de la Nava tuvo algo de verticalidad en un equipo en el que el previsible juego horizontal facilitó las tareas defensivas a un replegado Mérida.

Roberto Aguirre pudo poner en litigio de inicio el que puede ser once titular la próxima semana en el arranque liguero ante el Barakaldo con la duda de David Grande -renqueante por un golpe en el tobillo en el último entrenamiento- por lo que Iván Garrido partió como 9 de referencia. El resto del once del asturiano, con su clásico 4-4-2, fue en la defensa para Piojo, Zubiri, Ayoze y Gallego, la medular para Ribelles y Portilla y por delante lo esperado, con Javi Navas y Álvaro Romero en las bandas y Carlos de la Nava de enlace. De ser éste el once de Barakaldo, solo tres de los fichajes del verano tendrían hueco en el once: Brais, Zubiri y Álvaro Romero.

El equipo salmantino, tras una irregular pretemporada en cuanto a resultados, salió a agradar a la afición que en un número cercano al millar de espectadores se dio cita en Las Pistas. Así llevó desde el inicio la iniciativa ante un Mérida que dejó hacer a los charros, que especialmente llegaron al área rival por la banda de un activo Álvaro Romero. Tuvo una buena primera media hora de juego sometiendo al rival y con ocasiones claras como para haberse adelantado pero fue un expectante Mérida el que se adelantó de penalti.

Las ocasiones locales ya arrancaron a los cinco minutos con un disparo desde fuera del área de Álvaro Romero, que ya empezó avisando, desde fuera del área que obligó al meta a desviar a córner por alto. Le sucedieron en el 10 una internada de David Gallego por la izquierda pero su centro al área pequeña fue desviado con los pies por el meta o solo un minuto después cuando una cabalgada del extremo sevillano sin parar de superar a rivales, pero Romero lanzó alto desde su posición escorada en la izquierda.

El partido transcurría sin sobresaltos para Unionistas hasta que en el 19 y en una aislada falta en campo propio, Poley lanzó directo y el balón se estrelló en la mano de Ayoze y el colegiado señaló penalti que convirtió Santi Villa aunque Brais le adivinó el palo.

El tanto no hizo perder la perspectiva a los de Aguirre, que casi empatan en el 24 también a balón parado: falta justo en la frontal que Portilla intenta colar con un potente chut que el meta del Mérida se saca como puede de encima con los puños. Al equipo charro todavía le quedó otra más antes de llegar a la media hora, otro chut desde fuera del área de Álvaro Romero alto, antes de que el calor y el bajón físico de pretemporada por cansancio acumulado hiciera mella en los de Aguirre, obligados de recular para coger unas fuerzas que no regresaron hasta el descanso. De ahí al final de la primera parte el Mérida realizó su segunda llegada del partido: flojo cabezazo de Espinar a las manos de Brais en el 41.

Aguirre introdujo cuatro cambios ya en el arranque de la segunda parte (Álvaro Santos, Pedro López, Góngora y Matthieu por Javi Navas, Portilla, Ayoze y Zubiri), también el técnico del Mérida hizo cambios entre ellos el exunionista Cristo Medina y no tardó Unionistas en retomar el control y además empatar el partido. En el 53, tras un remate al palo de Garrido que le quedó presto a Carlos de la Nava pero cuando iba a marcar fue derribado por Javi Chino, que fue expulsado con roja directa. El penalti señalado lo convirtió el propio delantero charro. Carlos tuvo el 2-1 en su cabeza cuando remató en el 61 un córner forzado con la cabeza que salió a la izquierda de la portería emeritense.

Con uno menos, las opciones del Mérida pasaban por intentar sorprender en alguna contra como la que tuvo Mario Gómez en el 64 que lanzó alto y, sobre todo, la del 66 que terminó en claro penalti de Alvaro Santos a Espinar. El encargado de marcarlo fue Cristo Medina, inapelable, que incluso recibió aplausos de un sector de la grada local tras hacer el 1-2.

Lejos de mejorar, el juego de Unionistas empeoró en los minutos finales: lento, previsible y demasiado horizontal en el que solo Carlos de la Nava era capaz de ser vertical. En los visitantes, Cristo tuvo una buena falta para asustar de nuevo a Brais en la portería. La más clara final para los locales fue una falta directa de Góngora que buscó al escuadra izquierda emeritense pero que se marchó alta por poco.