Los médicos de atención primaria alertan del «grave deterioro» que padece el servicio

Emilio Ramos, Auxiliaadora Velasco y José María Casado, en la presentación del encuentro. /WORD
Emilio Ramos, Auxiliaadora Velasco y José María Casado, en la presentación del encuentro. / WORD

Los facultativos señalan que la inversión pública ha caído, que las consultas están «masificadas» y que los gestores viven «en sus torres de marfil»

D. BAJO / WORDSALAMANCA

La atención primaria padece «un momento crítico», con «falta de acondicionamiento» en los centros de salud, cargas asistenciales «no equitativas» entre los profesionales (uno puede tener 200 pacientes y otro 2.000), una caída en la inversión pública del 6% y la sensación creciente entre los facultativos y el personal de enfermería de que se está «desmontando un sistema de salud equitativo y solidario» para dar paso a un «mercado millonario».

Son algunas de las ideas que bullen entre asociaciones médicas, colegios profesionales, organizaciones de defensa de la salud y sindicatos y que saldrán a debate en la mesa redonda que celebrarán este jueves. Dicha mesa está organizada por la Asociación para la defensa de la Sanidad pública de Salamanca ay la Vocalía de Atención Primaria Urbana del Colegio de Médicos.

Declive

Sus portavoces explicaron ayer que la atención primaria entro en declive hace años y que todo se aceleró con la crisis. 2010 marcó el punto de inflexión. Actualmente la atención primaria sufre «un grave deterioro debido al maltrato constante de la administración a sus profesionales». Ese «maltrato» al que aluden se traduce en «masificación de las consultas en el medio urbano», «mala organización» en el entorno rural, falta de recursos humanos, acumulaciones de consultas, nula organización de las libranzas...

La lista continúa. Los facultativos añaden que no todo es cuestión de dinero. No sólo es que los fondos hayan menguado, comentan, sino que también el mapa sanitario está «obsoleto» desde hace 30 años, que no se han previsto las jubilaciones «cuando todos sabemos que en los próximos años se jubila un alto porcentaje de los sanitarios de atención primaria» y que «nunca» se integra a los médicos de familia con contratos estables. Para rematar, el sistema informático es «calamitoso», la receta electrónica está infrautilizada y la administración peca de una «absoluta falta de liderazgo» y «abandono de sus responsabilidades como gestores».

La sanidad regional, explicaron, tiene «herramientas muy bien capacitadas», en referencia a sus profesionales, a las que se «machaca» con trabas administrativas (son «burócratas de recetas», en palabras de los portavoces) y se priva de oportunidades. Los gestores viven «en sus torres de marfil» y la de Valladolid «es un búnker, de donde sólo salen órdenes muchas veces descabelladas».

El vicepresidente de la ADSP de Salamanca, José María Casado, opina que la atención primaria supone «una tajada importante» para el mercado. «Los pacientes y los profesionales vamos a ponérselo difícil y a defender algo que es de todos».