Mateos: «Carbayo fue elegido a dedo, sin primarias y es un candidato sin ganas»

Mateos, durante el desayuno informativo con los periodistas. /LAYA
Mateos, durante el desayuno informativo con los periodistas. / LAYA

El aspirante socialista a la Alcaldía, José Luis Mateos, se muestra dispuesto a pactar «sobre programas pero no sobre sillones» tras los comicios municipales de mayo

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El candidato socialista a la Alcaldía de la ciudad, José Luis Mateos, consideró que las elecciones municipales del próximo 26 de mayo suponen «una oportunidad única e histórica» para sacar al Partido Popular de la dirección del Ayuntamiento de la capital tras más de dos décadas gobernando la ciudad. Mateos efectuó estas declaraciones durante el desayuno informativo que ofreció a los periodistas, donde desgranó el plan estratégico que impulsará si finalmente resulta elegido alcalde, encarnando un cambio de rumbo frente al «inmovilismo y la dejadez del PP».

Dicho plan estratégico se centrará en la atracción de inversiones, la reindustrialización, la generación de empleo digno y de calidad, la creación de oportunidades y el fomento de las políticas sociales que hagan de la ciudad un lugar más sostenible, más habitable y mucho más moderna y atractiva. Mateos lamentó también que desde el Ayuntamiento «no se estén dando facilidades a los inversiones» y, en vez de ello, «se les estén poniendo obstáculos». Por si fuera poco, las políticas que despliega el PP en los últimos años «están matando a la ciudad de Salamanca».

Mateos se mostró especialmente crítico con el actual regidor y candidato del PP en los comicios municipales, Carlos García Carbayo, a quien definió de forma sarcástica como «un candidato sin ganas y al que parece que le han obligado a ser alcalde». Mateos también reto a Carbayo a enfrentarse dialécticamente con él en un debate público, después de que Alfonso Fernández Mañueco no aceptara este desafío. «Si tiene valentía, el señor García Carbayo debería aceptar mi oferta y no huir despavorido como hizo Mañueco». También criticó el talante del actual alcalde, del que sigue esperando que le llame y se ponga en contacto con él como líder del principal partido de la oposición. En vez de ello, Carbayo se ha limitado únicamente a responderle la felicitación de Navidad que «le envié yo».

«Las políticas del PP están matando a Salamanca y tenemos una oportunidad única e histórica para acabar con el inmovilismo»

El edil socialista intensificó su artillería dialéctica contra Carbayo cuando afirmó que «no es un buen candidato y tiene un profundo desconocimiento de la ciudad, ya que ha vivido más fuera de Salamanca que en Salamanca». Tal es así, puntualizó Mateos, que «lo han tenido que elegir con un dedazo, sin primarias, deprisa y corriendo», replicando de esta forma a las acusaciones que su oponente le lanzó el pasado mes durante un pleno municipal cuando dijo de Mateos que «no le parece un buen candidato a nadie». «Esa acusación se cae por su propio peso, es una coz dialéctica de una persona a la que le gustan las 'fake news'... Yo he pasado un proceso de primarias, así que a alguien le he parecido bueno. Poco confiará él en sus posibilidades si no ha pasado por un proceso de democracia interna», rebatió con contundencia el portavoz socialista.

Mateos restó credibilidad también a las constantes acusaciones que ha vertido contra su persona el portavoz municipal del PP, Fernando Rodríguez, quien ha asegurado que está promoviendo la formación de un bloque social-comunista en el Ayuntamiento, buscando posibles pactos con Ganemos tras el 26 de mayo. «Mi pacto es ahora con la ciudadanía», enfatizó Mateos, quien no tuvo inconveniente en augurar que ni el PSOE ni ningún otro partido obtendrá la mayoría absoluta en los comicios. Por ello, expresó su disposición a sentarse a negociar y entablar posibles acuerdos después de las elecciones, pero serán pactos que «se basarán siempre en los programas y las ideas, pero no para intercambiar sillones». En este sentido, apuntó que «una vez que la ciudadanía se pronuncie, habrá que interpretar hacia dónde tienen que ir esos pactos».

Finalmente, se mostró convencido de que «los vientos del cambio también soplan en Salamanca, ya que la gente está cansada de los mismos políticos y de las mismas políticas de siempre».