Marcos Iglesias traza las líneas de su acción de gobierno para Ciudad Rodrigo en el discurso de investidura

Los representantes de la nueva corporación municipal de Ciudad Rodrigo/S. G.
Los representantes de la nueva corporación municipal de Ciudad Rodrigo / S. G.

El salón de sesiones se quedó pequeño para la celebración de este acto en el que las palabras de la oposición fueron bastante críticas

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

El pleno de constitución del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo transcurrió según lo previsto y Marcos Iglesias fue designado como alcalde de la localidad. El salón de sesiones se quedó pequeño para acoger a tanto público que decidió presenciar en directo la investidura.

Iglesias utilizó su discurso para trazar los ejes que regirán su mandato durante los próximos cuatro años y sonaron, con diferencia, la necesidad de promover suelo industrial y de lograr un formato turístico que consiga mayores rendimientos para la localidad.

«El turismo, la cultura, el apoyo a nuestro comercio, la atención a los más débiles a través de la política social, el debido mantenimiento de nuestras calles, parques y jardines, el apoyo al deporte mirobrigense y la reivindicación a otras administraciones de los intereses de Ciudad Rodrigo, serán las guías de nuestra acción de Gobierno. Sabiendo, desde luego, que los recursos económicos son limitados, y que ello, como es natural, nos limita en nuestras ambiciones», manifestó.

Por otra parte, incidió Marcos Iglesias en que «trabajaremos por un turismo sostenible, desde luego, pero que parta de un turismo que propicie la creación de oportunidades. De un turismo que pernocte y disfrute más de nuestra gastronomía. El patrimonio histórico, nuestra oferta cultural y la gastronomía deben ser los vectores que nos permitan atraer un turismo de calidad. Un turismo que consuma, en definitiva, bienes y servicios, y no sea de mero paso, como muchos agentes del sector nos cuentan».

Por parte de la oposición, los discursos fueron bastante duros y desde la bancada socialista, Juan Tomás Muñoz, pidió que «no se vuelva a la soberbia conocida».

Trajo a la política municipal las negociaciones del ámbito regional y criticó que el tripartido que ha gobernado durante la pasada legislatura fuera tildado de «demoniaco» por la oposición «y ahora es beneficioso». «Respeto esas fórmulas, es pura democracia».

Muñoz pidió al nuevo primer edil que sea «reivindicativo» y concluyó que «lo más imperante son ciudad Rodrigo y sus habitantes».

Joaquín Pellicer, portavoz de Ciudadanos, aseguró que la suya va a ser una «oposición constructiva» y tendió la mano al regidor siempre que se deje de lado la «soberbia».

Por último, Domingo Benito, manifestó que a pesar de ser un grupo más pequeño, Ciudad Rodrigo en Común-Izquierda Unida ha pasado de tres a un concejal, «las ideas son las mismas». Dijo que su oposición «va a ser la que sabemos hacer: responsable y constructiva» y concluyó apuntando que las expectativas «no son muy altas en lo social».

El acto de toma de posesión se desarrolló sin mayores novedades, con muchos familiares y amigos apoyando a los nuevos ediles. Al final, fotos de familia de unos y otros y los mejores deseos para que la legislatura que ahora comienza sea productiva.