La Madre de Dios recorre con fe la ciudad

Imagen de la Virgen, con la fachada de la iglesia de San Esteban detrás. /EVA CAÑAS
Imagen de la Virgen, con la fachada de la iglesia de San Esteban detrás. / EVA CAÑAS

La Archicofradía del Rosario celebra su procesión desde el Convento de San Esteban, acompañada por representantes de otras hermandades

EVA CAÑASSALAMANCA

Cinco minutos antes de la hora de salida, en el interior de la iglesia de San Esteban, entonaban la Salve ante la imagen de la Madre de Dios del Rosario, que se acercaba a la capilla de la Hermandad Dominicana antes de cruzar el dintel del templo salmantino para salir en procesión por las calles de la capital.

Es a esta hermandad a la que dedicaron la salida procesional y la primera levantada, a cargo del capataz de la Esperanza, Delfino Gómez.

El cortejo de la talla lo abrían los servidores de librea, delante de la Cruz Guía, y tras ella, los representantes de otras hermandades.

Las hermanas del Rosario lucían mantilla blanca, y fuera, la Banda Municipal de Villamayor tocaba el Himno del Rosario. A las 18:11 horas, la Virgen salía a la calle a hombros de sus costaleros (71 en total, en varios turnos). El paso de la Virgen estaba adornado con nardos, rosas vendela y limonium.

Una de las paradas más emotivas de la comitiva fue en la entrada del Convento de las RR.MM. Dominicas, donde las religiosas cantaron la Salve, como madrinas de la archicofradía. El cortejo continuó hasta la Catedral de Salamanca acompañado por cientos de salmantinos y de turistas que no quisieron perderse el evento religioso. Una vez en el interior de la seo se realizó una oración al Santísimo Sacramento.