La Junta analiza los vínculos con Portugal de la arquitectura tradicional de la frontera

Gumersindo Bueno./EL NORTE
Gumersindo Bueno. / EL NORTE

Forma parte de un programa de cooperación transfronteriza que busca los «paisajes culturales» de la zona oeste de la Comunidad

REDACCIÓN / WORD

El director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Gumersindo Bueno, señaló ayer en Salamanca que la Administración trabaja para introducir el término de «paisaje cultural» dentro de la ley autonómica de Patrimonio Histórico.

Sobre los paisajes culturales, que engloban entornos «específicos y distintos» en los que la mano del hombre ha tenido un impacto «positivo», Bueno comentó que la Junta ya ha puesto en marcha proyectos para la catalogación.

Esta tarea pasa por labores como la que se está llevando a cabo dentro del Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza con Portugal, en el que se incluye la búsqueda y el estudio de paisajes culturales en el oeste de Castilla y León, con resultados presentados este viernes en unas jornadas en la Facultad de Geografía e Historia. El Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza comprende la Región Norte de Portugal y las provincias de Zamora y Salamanca, con extensión en las provincias de León y Valladolid. Su meta es resaltar las cualidades y características del patrimonio cultural compartidas por ambos territorios. La dehesa salmantina, por ejemplo, podría ser uno de esos paisajes.

Sobre la incorporación a la ley de estos entornos, explicó que la Junta tratará de «aplicar el concepto» en la norma autonómica y «establecer mecanismos de estudio, de protección», que ayuden a luchar contra la despoblación y que cuenten con medidas de conservación «sin bloquear la vida» de sus vecinos. Según sus palabras, el objetivo es disponer de una «ley consensuada» con los sectores agrarios, las entidades de protección del patrimonio o los distintos partidos políticos, entre otros agentes, y tener los primeros borradores en «no más de un año».

El director destacó que la visión conjunta de este territorio, el intercambio de criterios y experiencias, la realización de análisis comparativos y las acciones conjuntas «son fundamentales en el desarrollo de las actividades y van a permitir alcanzar el objetivo general de proporcionar a las comunidades de ambos territorios un recurso para su desarrollo social, cultural y económico».

El proyecto se estructura en cuatro apartados de actividades: patrimonio arqueológico, pinturas murales, caminos jacobeos y paisajes culturales. Su ejecución se inició en el año 2018, continuando en el 2019, con una posible prórroga en el próximo año. La inversión global por ejercicio económico es de algo más de quinientos mil euros, lo que supondrá finalmente más de un millón de euros.

En el apartado de paisajes culturales el director ha destacado los paisajes mineros ubicados en las diferentes provincias, pero especialmente en la provincia de León, en la que se está desarrollado en la actualidad un estudio específico sobre la minería. En la provincia de Zamora los trabajos se están enfocando en los paisajes agrarios de Aliste y Sayago. Y en Salamanca los trabajos se focalizan en el patrimonio construido de los Arribes y comarcas limítrofes, analizando las características de su arquitectura tradicional y los vínculos que tienen con Portugal. Un «proyecto novedoso» es «un estudio actualmente en ejecución de los hitos, piedras y enclaves sagrados que ofrece una visión antropológica de la interrelación del hombre con el medio natural y su capacidad de elaborar referentes y mitologías», señala la Junta.