Los juegos de agua para los niños dan paso al recorrido por las peñas festivas en El Cabaco

Numerosas personas se dieron cita ayer en el recorrido de peñas en El Cabaco, que estuvo amenizado por una charanga. /M.J. GUTIÉRREZ
Numerosas personas se dieron cita ayer en el recorrido de peñas en El Cabaco, que estuvo amenizado por una charanga. / M.J. GUTIÉRREZ

Hoy se celebrarán las vísperas de la festividad de San Juan Bautista, en las que no faltará el pregón inaugural

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDEL CABACO

Aunque las fiestas patronales de El Cabaco en honor de San Juan Bautista no se inaugurarán oficialmente hasta esta tarde con el saludo del alcalde, José Antonio Sánchez Iglesias, que se estrenará sobre las tablas del escenario en esta actividad y quien se dirigirá a todos los vecinos para dar paso al pregonero de este año, el periodista Víctor Soria, los vecinos ya han disfrutado durante dos días de una serie de actividades que han conformado el preludio festivo.

Así, unas de ellas estaban dirigidas a los niños y no tan niños, porque al final todos se implicaron, y es que nadie se resiste a salir corriendo delante de los carretones, en el caso de los encierros infantiles; o de probar sensaciones con los hinchables de agua -especialmente con el tobogán acuático- y la fiesta de la espuma. De esta forma se pudo ver a jóvenes tirándose por el tobogán o a padres acompañando a los niños más pequeños, de forma que éstas atracciones se convirtieron en diversión tanto para chicos como para grandes.

Si el primer día fue principalmente un público familiar el que disfrutó de las atracciones, el segundo lo serían las peñas, entre las que había componentes de todas las edades. Y es que todas ellas decidieron organizar, de nuevo, un recorrido por sus sedes, en el que no faltó la bebida ni la comida, acompañado de buena música, la que puso una charanga que no dudó en animar a todos los participantes y hacerlos saltar y bailar durante esta actividad. Una charanga que, al igual que la discoteca móvil con la que ayer se cerró la jornada, fue pagada por los propios peñistas -que habían aportado una cuota para ello- con la colaboración del Ayuntamiento.

Con este recorrido se iniciaba con muchas ganas unas celebraciones que aún tiene que vivir sus días álgidos y en las que no faltará de nada.