«Cada año son más los jóvenes que se quieren sumar al equipo de Divierteatro»

Miriam Hernández se dirige a los asistentes. /WORD
Miriam Hernández se dirige a los asistentes. / WORD

Desde la primera edición, hace 22 años, han sido más de 1.300 las personas que han participado en las actividades formativas

SILVIA G. ROJOCIUDAD RODRIGO

«Sin implicación, no hay participación». Esa es una máxima que llevan a rajatabla en Civitas desde su fundación hace más de veinte años, y es la clave de la participación de más de un centenar de jóvenes en los programas de animación juvenil e infantil de la Feria de Teatro de Castilla y León que a partir del próximo ares 20 de agosto celebrará su edición número 22.

«Se trata de ofrecerles motivos y recursos para sentirse parte de la Feria, y convertirlos en protagonistas activos del proyecto, que puedan elegir y construir de forma colectiva», comenta Miriam Hernández, coordinadora del equipo de animación de Cívitas.

Explica que «cada año son más los jóvenes que se quieren sumar a los equipos de trabajo organizados por Cívitas para el desarrollo del Divierteatro, y tanto es así que para la selección de monitores en los últimos años tenemos que hacer unas pequeñas entrevistas antes con las personas interesadas».

En concreto, en los últimos años son prácticamente un centenar de jóvenes los que forman los dos grupos de trabajo: el de monitores, integrado por los mayores de 18 años y que «este año lo hemos limitado a 70 personas, con una edad media de 20-21 años, y el grupo de apoyo, que son 38 chicos y chicas de 16 a 18 años, que se incorporan más tarde a las dinámicas de trabajo».

Los ritmos de funcionamiento cada verano suelen ser similares: «Tenemos la primera reunión informativa abierta a todo el que quiera en la tercera semana de julio, una vez que termina la Semana de la Juventud, a finales de julio, y hasta principios de agosto hacemos la formación con los que van a ser monitores y monitoras del Divierteatro, que luego dedican todo el mes de agosto a preparar distintas actividades del Divierteatro organizados en equipos de trabajo, así como también participan en aspectos de la ambientación de la Plaza», explica la coordinadora. Por lo tanto «es siempre una formación teórico-práctica y muy participativa».

Con los menores de edad la dinámica es diferente, «adquieren menor responsabilidad y compromiso, y de hecho les explicamos que para nosotros son destinatarios del Divierteatro, pero que lo viven desde antes y de otra manera durante la Feria». También tienen una semana de formación, en la primera semana de agosto, y luego participan de diferentes tareas de apoyo durante las mañanas del Divierteatro.

Compensaciones

Los monitores participantes no son exactamente voluntarios, aunque «sabemos que da esa impresión por dos razones fundamentales: porque son muchos y no es habitual ver a tantos jóvenes en un proyecto cultural como este, y porque son muy generosos con su esfuerzo y dedicación. Pero realmente tienen una serie de compensaciones por lo que no es un voluntariado al uso, aunque sabemos que la mayoría de ellos participaría igualmente aún sin esas compensaciones».

Tal y como manifiesta Miriam «siempre les explicamos que lo primero que ganan participando es una experiencia inolvidable, vivir momentos irrepetibles y formar parte de un proyecto único. Además todos reciben una formación de alta calidad y gratuita, en animación teatral y técnicas de tiempo libre, tienen una retribución de 117 euros y tienen la posibilidad de asistir a representaciones de la Feria, si el aforo lo permite, con la camiseta del equipo de animación». Además, una quincena de estos jóvenes están contratados como auxiliares de sala y para otras funciones de la Feria de Teatro. Pero ante todo, «tienen la posibilidad de vivir una experiencia única participando en uno de los principales eventos de su pueblo, y, de forma saludable, creativa y enriquecedora en todos los sentidos», insiste Hernández.

Desde la primera edición han sido más de 1300 los jóvenes que han participado en las actividades formativas promovidas por la Feria de Teatro, integrándose en los equipos de animación, configurándose ya toda una generación que no ha conocido Ciudad Rodrigo sin «su» Feria de Teatro, equipos de trabajo integrados ya por jóvenes que son hijos de aquellas primeras personas que colaboraron en las ediciones primeras de la Feria de Teatro.

«Para nosotros son nuestro mayor motivo de orgullo, y todos los procesos de los 'veranos Divierteatro' son la niña mimada de la Feria».