Un informe de la OCU sitúa a Salamanca entre las 15 ciudades más limpias del país

Un operario municipal limpia una pintada en un edificio./LAYA
Un operario municipal limpia una pintada en un edificio. / LAYA

Obtiene una nota de 65 sobre 100, aunque los vecinos son muy críticos con las pintadas y los excrementos de animales

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado un informe sobre la limpieza viaria de las ciudades españolas y Salamanca figura en una destacada posición número 13. El estudio incluye a todas las capitales de provincia y una decena más especialmente significativas por su población, caso de Vigo o Gijón.

Salamanca tiene una puntuación de 65 sobre 100 y ocupa el puesto 13 de la lista. En el último informe, elaborado en 2015, tenía 60 puntos y estaba en la posición 16. La satisfacción global ha aumentado 10 puntos respecto al primer estudio, elaborado hace 24 años.

La nota nacional media es de 53 puntos. Este guarismo lleva ocho años bajando. En 2011 era de 58 y en 2015, de 55. El próximo estudio será en 2023. Veremos qué sucede entonces.

La OCU ha hablado con 5.260 vecinos de toda España, que han valorado los aspectos más importantes de la limpieza de sus respectivas ciudades. También han solicitado información a los Ayuntamientos sobre cuestiones como las partidas presupuestarias para este servicio. En el caso de Salamanca, asciende a 97 euros por vecino. Es una de las cuantías más altas del país, de acuerdo al estudio.

Los vecinos han expresado sus opiniones sobre siete apartados: la limpieza de las calles y aceras, el estado de los parques y jardines, los excrementos de animales, el entorno de los contenedores de basuras, la contaminación, la presencia de pintadas en los edificios y la limpieza en los barrios y la periferia de las ciudades. Concedieron una puntuación a cada uno de ellos y la OCU extrajo una nota media para cada ciudad del informe.

Notables y suspensos

Salamanca obtuvo un 65 sobre 100. Más allá de la nota en sí, hay que destacar los altibajos en las respuestas de las vecinos.

La mejor nota se la lleva la situación de calles y aceras en general, con una nota de 70 sobre 100. Los parques y jardines y la contaminación también sacan una buena puntuación (65 ambas). El entorno de los contenedores logra un 57 y los barrios alejados del centro, un 52. Es decir, aprobados, pero lejos del notable y poco mejores que un aprobado raspado.

El suspenso llega a las dos categorías restantes. La puntuación por la presencia de pintadas y carteles es de 44 y la de excrementos, de 41. Son los dos apartados que más ensucian la ciudad y en los que las autoridades deberían insistir, de acuerdo a las opiniones de los entrevistados. Es cierto que durante los últimos años el Ayuntamiento ha habilitado varios parques caninos y ha lanzado campañas de concienciación para que los dueños de mascotas recojan los excrementos de éstas, pero al parecer aún no es suficiente.

En cuanto a las pintadas, se haan convertido en un mal endémico de Salamanca. Aunque el centro suele salvarse (y no siempre, porque de vez en cuando aparecen pintadas incluso en la Rúa o en las estatuas del casco histórico), en los barrios periféricos es una auténtica plaga. Es difícil encontrar una calle o un portal que no haya sufrido la actividad de un 'artista'. El Ayuntamiento puso en marcha en 2013 un plan específico para intensificar la lucha contra las pintadas vandálicas y los gratifis no autorizados. Desde entonces, los servicios especializados han limpiado más de 16.000 pintadas, de las que 2.885 se eliminaron en 2018. De estas últimas, 802 se encontraban situadas en el casco histórico. También sancionó a 30 grafiteros por realizar dichos actos en la vía pública.

La OCU explica en su estudio que los excrementos, las pintadas, la presencia de contenedores y la existencia de zonas especialmente sucias son determinantes. Y destaca sobre todo las deposiciones de perros. Según el estudio «son el factor más influyente en la percepción de la ciudad como un lugar sucio y su limpieza obtiene por lo general notas muy bajas». De hecho, tan sólo seis ciudades de toda España sacan más de 50 puntos en este apartados. Es, con diferencia, el más penalizado por los vecinos. La OCU explica que algunas ciudades prevén multas muy serias pero que «carecen de fuerza disuasoria».