FÚTBOL - Tercera División

Indigesto regreso a la competición de un Santa Marta que cede ante La Granja en casa (2-4)

Los jugadores de La Granja celebran uno de los goles de su victoria ante el Santa Marta./MARÍA SERNA
Los jugadores de La Granja celebran uno de los goles de su victoria ante el Santa Marta. / MARÍA SERNA

Tercera derrota seguida de los de Arturo Martín, que ceden ante un rival directo en la zona baja

OPTASanta Marta de Tormes

Tercera derrota seguida para una UD Santa Marta a la que se le ha atragantado el regreso a la Liga de la Tercera División tras el parón navideño. El equipo de Arturo Martín cayó derrotado por 2-4 ante La Granja, rival directo de la zona baja de la tabla, y continúa acercándose peligrosamente a la zona caliente de la clasificación en la primera jornada de la segunda vuelta.

El cuadro visitante se adelantó en dos ocasiones en la primera mitad para marcharse al descanso con el 1-2. En la segunda parte volvieron a igualar los locales pero solo cinco minutos más tarde Guti hacía el 2-3 y en el 83 llegab ala sentencia definitiva.

Comenzaba la segunda vuelta, y el fútbol en 2019, para dos equipos cuyo objetivo es mantenerse en la Tercera División, a la que regresaron la pasada temporada tras lograr el ascenso. No tanto de manera directa, sino sobre todo por unos arrastres que quieren evitar ambos, ya que les devolverían a Regional.

Quienes ven más de cerca esa amenaza son los segovianos, que arrancaban la jornada a ocho puntos de distancia de su rival. Pero el debut de Diego Yepes cortaba una racha de cinco derrotas consecutivas con un triunfo muy importante, ya que además recuperaba el golaverage particular para La Granja contra un rival directo.

Desde el inicio se vio al conjunto del Real Sitio muy enchufado, evitando con una presión alta que el Santa Marta pudiera salir jugando con tranquilidad. Los de Arturo abusaban del balón alto, y poco a poco vieron cómo su rival le metía cerca de su área. En una de esas jugadas La Granja forzó una falta peligrosa, que se convirtió en el primer disparo del partido. Lo lanzó Dani Lázaro, y se marchó muy cerca del poste. No tardó mucho el ariete en adelantar a los suyos, al rematar a puerta un pase de la muerte tras una internada por banda izquierda. Pudo aumentar esa ventaja el cuadro visitante con un tiro de Koby, al cual reaccionó bien yendo al suelo el portero Félix.

Tras el gol llegó la reacción del equipo local, que consiguió al fin posesiones largas. Fallaba el último pase, y la primera vez que lo dieron, se estorbaron entre More y Lerma dentro del área, en una jugada que finalizó este último precipitándose con el remate. Minutos después fue su compañero quien tuvo la opción de empatar, y no perdonó con un buen derechazo.

La Granja, muy seria en defensa hasta entonces, tuvo un nuevo despiste atrás poco después, y More a punto estuvo de darle la vuelta al choque, pero remató alto. No se vinieron abajo los segovianos, que intentaron sorprender al portero charro con un disparo de falta de Koby. El guardameta del Santa Marta reaccionó bien, y evitó un gol que no tardó en llegar. Todo ocurrió tras un error en un despeje que penalizó el debutante Alcubilla con un zurdazo espectacular.

La segunda mitad comenzó con una jugada en la que La Granja pudo encarrilar el partido. Dani Lázaro llegó a regatear a Félix en el uno contra uno, pero estrelló su disparo en el lateral de la red. Pronto vio el peligro que tiene perdonar el conjunto segoviano, que recibió el empate gracias a una falta lanzada magistralmente por Lolo cerca de la frontal del área. Poco le duró la alegría al Santa Marta de todos modos, ya que solo cinco minutos después La Granja volvía a adelantarse. Lo hizo además con una combinación perfecta que inició Guti en línea de tres cuartos, y finalizó él mismo dentro del área pequeña.

Los dos entrenadores movieron el banquillo por partida doble tras el 2-3. El técnico local buscando meter en su área a La Granja, y el visitante castigar a su rival a la contra. Y a quien le salió bien fue a los segovianos, que tuvieron varias ocasiones para matar el partido, algo que consiguieron por medio de Dani Lázaro en el tramo final del choque. Antes, su guardameta había aparecido en momentos importantes con buenas paradas. Una de ellas tras una jugada espectacular de Mito, que creó peligro prácticamente de la nada, y otra a un cabezazo de Aarón. El Santa Marta, con el partido totalmente en contra, siguió buscando hasta el pitido final un gol que no llegó.