Iglesias cree lógico que en Castilla y León «se entiendan las formaciones afines»

Javier Iglesias y Carlos García Carbayo, en la sede del PP./MARÍA SERNA
Javier Iglesias y Carlos García Carbayo, en la sede del PP. / MARÍA SERNA

El presidente del PP saca pecho por los resultados electorales del partido en Salamanca, «en mejor de toda España en las municipales»

C.T.M. / ICALSALAMANCA

El presidente del Partido Popular de Salamanca, Javier Iglesias, consideró ayer que en Castilla y León «se está haciendo lo esperable por parte de los votantes» de su formación y de Ciudadanos, puesto que los resultados electorales del pasado 26 de mayo reflejan que «los castellanos y leoneses no quieren gobiernos con mayorías absolutas y sí que se entiendan las formaciones políticas más afines para buscar lo mejor».

«Es lo que se está haciendo», continuó Iglesias, en relación al posible pacto entre Ciudadanos y el Partido Popular para hacer presidente de la Junta al salmantino Alfonso Fernández Mañueco, puesto que, en su opinión, y aunque «hay que ser prudentes», señaló que «lo que se está haciendo tiene mucho que ver con el sentido común, el interés general, y con que haya un gobierno estable».

Iglesias realizó estas declaraciones minutos antes de la reunión del Comité Ejecutivo Provincial del Partido Popular de Salamanca para valorar los resultados tanto de las elecciones generales del 28 de abril, como de las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, en las que «los candidatos, el equipo de campaña y las personas que componen el Partido Popular han sido claves para trasladar a los ciudadanos el mensaje nítido, diáfano y concluyente de que el PP es el partido de referencia en Salamanca».

Y es que, según Javier Iglesias, en las elecciones generales el Partido Popular de Salamanca «cumplió con el objetivo de conseguir dos de los cuatro diputados» y además señaló que la salmantina fue la «única provincia de toda Castilla y León que obtuvo dos diputados nacionales y los tres senadores al mismo tiempo».

Este hecho hace que desde el PP de Salamanca estén «orgullosos de los resultados obtenidos», así como de los cosechados en las elecciones municipales y autonómicas, a los que calificó como «gratos y sorprendentes» por el «enorme caudal de confianza» que los ciudadanos salmantinos dieron al Partido Popular «con el 42,5 por ciento de los votos en las municipales, el mejor resultado de los popular de toda España».

Destacó en ese sentido el «resultado merecido y claramente ganador» de Carlos García Carbayo, que le acompañó en calidad de secretario provincial durante la rueda de prensa, en Salamanca capital, siendo «la única ciudad de toda Castilla y León donde el Partido Popular ganó claramente las elecciones», demostrando que el PP charro «no solo resiste sino que los ciudadanos nos otorgan un caudal de confianza grande».

También hizo mención Iglesias al «resultado extraordinario en la provincia» que permite al Partido Popular gobernar en solitario en la Diputación de Salamanca, gracias a mayorías absolutas en localidades como Ciudad Rodrigo, Santa Marta, Carbajosa de la Sagrada, Guijuelo y Cabrerizos, o a la «recuperación» de municipios «importantes de la provincia» como Vitigudino, Alba de Tormes o Villamayor». Tan solo lamentó el presidente del PP de Salamanca los «pactos entre otras fuerzas políticas» que les arrebataron los gobiernos de Béjar y Villares de la Reina.

«El Partido Popular de Salamanca sabe ganar y pactar», continuó Javier Iglesias, quien reveló que su formación no tiene «empacho en pactar con fuerzas políticas como Ciudadanos, que tienen intereses coincidentes que pueden facilitar los gobiernos municipales», y también destacó la «enorme implantación territorial» de su formación en Salamanca, lo que ha hecho que su «forma de hacer política» haya sido entendida por los salmantinos como «la adecuada y la mejor».

«Dañina» división del voto

Sobre los factores que marcaron la diferencia porcentual de votos entre las elecciones generales de abril y las municipales y autonómicas de mayo, Javier Iglesias señaló que afectó, principalmente, «la división del voto», puesto que, tras el «mal resultado» de las generales para el Partido Popular, «muchas personas pudieron escuchar más nítidamente el mensaje de lo dañino que es dividir el voto para el centro-derecha que representa el Partido Popular».

Además, añadió a esos factores explicativos de la mejora electoral para el Partido Popular entre los comicios de abril y mayo que «los ciudadanos conocían bien a sus candidatos con respecto a otros que no se ven tanto por la calle», y apuntó por último que para las elecciones regionales y locales su formación tenía «los mejores candidatos, y eso se ha notado», especialmente en las autonómicas donde «el candidato es salmantino, ha sido alcalde y presidente de la Diputación, y eso marca una cierta diferencia».

No obstante, sí reconoció Javier Iglesias que no se conforman y que aunque «los resultados son satisfactorios, e incluso sorprendentes, comparativamente hablando con respecto al resto de España, no significa que, en muchos lugares, no debamos mejorar y dar una vuelta de tuerca para mejorar los resultados».

En cualquier caso, Iglesias reconoció que ya están «trabajando en las instituciones ya constituidas, o en las que se van a constituir próximamente, pensando en las nuevas políticas que podamos hacer para mejorar la vida de los ciudadanos y que puedan salir todos beneficiados». Y, por último, reivindicó al PP como «una fuerza moderada, que tiende la mano para lograr buenos acuerdos que tienen que ver con el interés general».