La huelga de médicos provoca que en 120 pueblos no se pase consulta desde el día 1

Fachada principal del centro de salud de Vitigudino. /WORD
Fachada principal del centro de salud de Vitigudino. / WORD

Según los datos del Comité de Huelga, las zonas más afectadas son las de Vitigudino, Béjar, Guijuelo o Villoria

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Cuando este jueves se cumple la séptima jornada de huelga de los médicos de Atención Primaria (tiene lugar los días laborables), convocada por el Sindicato Médico de Castilla yLeón (Simecal), en la provincia de Salamanca no se pasa consulta desde el 1 de agosto en más de 120 pueblos, según los datos del Comité de Huelga, y que confirman algunos de los facultativos que estén en huelga desde esa jornada, como Socorro Sánchez, del consultorio de Villar de Peralonso y que pertenece al centro de salud de Vitigudino. «En mi centro estamos en huelga varios compañeros desde el día 1 de agosto y 22 pueblos están sin consulta, que supone una población de unas 2.500 personas», apunta. Esta profesional, que también es miembro del Comité de Bioética del Área de Salud de Salamanca, cree que no se está haciendo ningún mínimo legal en la huelga, y bajo su punto de vista, «están intentado que no tenga repercusión en la población, y para eso doblan gente de las consultas, haciendo más de 24 horas seguidas de trabajo», subraya.

En su caso, y en el de compañeros cercanos, confirman que han hecho la huelga indefinida porque están cansados de acumulaciones, «y todo ha llegado al colmo con el cambio de nuestro contrato laboral, ahora por horas y días, cuando hemos sacado a esta Comunidad de la crisis, con las 37,5 horas de los funcionarios».

Uno de los últimos cambios que han sufrido ha sido que los médicos funcionarios han pasado a ser estatutarios, «a falta de publicar la orden pero ya está nombrado en el Bocyl», aclara esta médica. Con esto, al cambiar la plaza de funcionario (con demarcación fija), en su caso tiene un pueblo y seis anejos, «eso quiere decir que desde donde yo voy no puedo tardar más de media hora en volver a mi demarcación por si alguien me necesita, que son unos 30 kilómetros, en el caso de cubrir a algún compañero a su zona», pero Socorro Sánchez asegura que al cambiar al modelo estatutario, «dejo de tener demarcación fija y me puedo ir a 60 o 100 kilómetros de mi zona habitual».

Para ella, con este nuevo modelo pasan de una atención desde la consulta del médico y en base al centro de salud, «a según necesidades del servicio, que ya pasa en muchos sitios, donde cada día mandan a uno, y es un peregrinaje de médicos diferentes por los consultorios».

En el centro de salud de Vitigudino, aclara que todos los que están en huelga lo están todos los días, «salvo los que están de mínimos o salientes de guardias», y esa realidad afecta a 22 pueblos sin atender desde el 1 de agosto, «unos 2.500 habitantes». Durante estas jornadas son las enfermeras y los farmacéuticos los que intenta solventar lo que pueden, precisa esta facultativa salmantina.

El Comité de Huelga confirma que las zonas con mayor incidencia son las de Vitigudino, Béjar, Guijuelo, Peñaranda o Villoria, entre otras. Además, algunos de los médicos que están en huelga están recogiendo firmas en sus zonas para llevarlas a las Cortes de Castilla yLeón, «para que hagan algo porque detrás de este cambio de contratos está el cambio de modelo de atención sanitaria en el medio rural», concluye Sánchez.

Esta facultativa asegura que lo que tenía que haber hecho la Consejería de Sanidad es haber planificado el modelo junto a las gerencias de cada provincia, los alcaldes y las asociaciones, «los que formamos el Consejo de Salud, así como con los profesionales». Y aunque reconocen que algunos pueblos se quedan sin población, «tienen el mismo derecho a la salud que el resto de los ciudadanos».

En los pueblos que pasa consulta Socorro Sánchez reconoce que son de las pocas personas que van por allí, «y yo creo en lo que hago». Porque también relata que en los municipios más pequeños, «muchas veces no tiene línea fija de teléfono, se les corta», y es a través de ese medio como muchas veces se comunican con los pacientes, como por ejemplo, «si están malos para saber si estoy en mi consultorio o no».

Para Socorro, detrás de toda esta situación está el cambio de estructura en la sanidad rural, «que supondrá el cierre de consultorios y generará más despoblación». Ella es la primera que quiere defender la sanidad y su trabajo, «no es lo mismo tener 100 que un cupo de 400, pero si son en varios pueblos tienes que contar el tiempo de desplazamiento». Los médicos rurales también tienen que enfrentarse a medios técnicos precarios, como los ordenadores, que como confirma esta profesional, «para ponerlos en marcha tardamos un montón, y en muchos de los pueblo no tenemos conexión a Medora 4, y por lo tanto, no tenemos conexión a tiempo real ni con el laboratorio ni con hospital ni con nada de Jimena 4».

Y añade que para las recetas visadas, «cuando vamos a los pueblos pequeños nos tienen que llamar los pacientes, que nos piden los medicamentos visados que no salen en el ordenador, son de Jimena 4, o los pañales». Todo eso a través del teléfono y llevarlo a programado, y se o quieren cargar todo, y en lugar de que viajemos los médicos, en el centro de salud de referencia poner a unos cuantos médicos y que los pacientes se desplacen.

Esta médica deja claro que la huelga no se hace «para maltratar a los pacientes», sino por un cambio que les beneficia, insisten. ,

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos