El hospital detecta un incremento de casos de cáncer de próstata, unos 300 al año

El responsable del servicio de Urología, Francisco Gómez Veiga, junto a un ecógrafo utilizado en esta especialidad. /MANUEL LAYA
El responsable del servicio de Urología, Francisco Gómez Veiga, junto a un ecógrafo utilizado en esta especialidad. / MANUEL LAYA

En 2014, el servicio de Urología puso en marcha la vigilancia activa de aquellos pacientes que tienen buen pronóstico, para evitar morbilidades

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

En el servicio de Urología del Complejo Asistencial de Salamanca diagnostican más de 300 casos al año de cáncer de próstata. Desde esta especialidad también se ha coordinado el registro de este tipo de tumores de Castilla y León, que cuenta con más de 4.200 pacientes.

El responsable de Urología es el doctor Francisco Gómez Veiga, quien reconoce que el número de casos «va en aumento cada ejercicio», y cree que en parte se debe a la política de cribado, «más específica», y eso ha dado lugar a más diagnósticos. Al respecto, destaca que un 80% de los tumores están localizados, «mientras que los que están avanzados o metastásicos, «supone un porcentaje menor».

Una vez que se diagnostican, este especialista aclara que unos tienen que ser tratados quirúrgicamente por diferentes técnicas, incluida la robótica con el 'Da Vinci', dando radioterapia, pero destaca una corriente importante que es la denominada de vigilancia activa.

«¿Qué quiere decir? Que inicialmente no operas al paciente, porque tiene un tumor no muy agresivo, y lo puedes seguir», aclara el responsable del servicio, y de esta manera han demostrado que se evita la morbilidad que se pueda generar a un paciente que se opera o se radia, «y al mismo tiempo lo tienes controlado, y te obliga a una serie de seguimientos, tenemos que verlos, hacer unas biopsias de control al año, determinaciones de PSA o una resonancia en el camino de ese primer año».

Esta modalidad supone que del orden de los tumores localizados, tenemos un 30% en vigilancia activa, «aunque en países nórdicos esa cifra es mayor». Si el tumor remota su actividad, se inicia los tratamientos oportunos, «periódicamente vemos al enfermo, no se les deja en conservación». Lo importante en la vigilancia activa es definir bien a los pacientes, como argumenta Gómez Veiga, «mirar hacia las políticas de vigilancia activa». En el Complejo Asistencial de Salamanca, el programa de vigilancia activa se inició en el año 2014, «y contamos con un grupo seleccionado que puede ir ahí». Al respecto, el doctor Gómez Veiga confirma que hay estudios que defienden esta medida, «siempre informando correctamente a los pacientes».

El servicio salmantino ha participado en varios ensayos clínicos punteros a nivel mundial

Otra labor fundamental en el servicio de Urología en el campo del cáncer de próstata está vinculado a diversas líneas de investigación. Entre ellas destacan dos, una a nivel nacional y otra regional, con el objetivo de poder definir mejor el papel de los nuevos biomarcadores y las técnicas de imagen como la resonancia, «para poder detectar mejor los tumores de próstata». Uno de los proyectos, del Instituto de Salud Carlos III, lo desarrollan junto a los hospitales de Valladolid, el 12 de Octubre y La Paz de Madrid, y el Virgen del Rocío de Sevilla, «aunque está liderado por nosotros, en mi caso como el investigador principal, y este estudio se iniciará ahora», remarcó.

La segunda de las líneas de investigación es regional, vinculado al IBSAL, sobre la implementación de la resonancia y biomarcadores para el diagnóstico precoz de la imagen y biomarcadores en la selección de pacientes para el diagnóstico de cáncer de próstata, junto a los hospitales de Valladolid.

Ensayos

Otra labor destacada son los ensayos clínicos, en los que el servicio de Urología es puntero, ya que ha participado en estudios a nivel mundial. «De moléculas que van a salir al mercado, algunos probados en pacientes del entorno, y hemos colaborado», argumenta Gómez Veiga. Una de las últimas moléculas que se van a probar, 'apalutamide', ya tiene la eficacia aprobada por la FDA de Estados Unidos y la Agencia Europa del Medicamento, «para el cáncer de próstata avanzado, y hemos sido uno de los centros del mundo donde se ha probado».

En la actualidad, el Ministerio de Sanidad está estudiando para que sea aprobado este producto en España. En Salamanca han participado un total de ocho pacientes en este ensayo clínico. Como es habitual en estos casos, el tratamiento estándar se aplicaba junto a una pastilla, «ni nosotros ni el paciente sabemos cuál es», una que era placebo y otra que no, que es la efectiva.

El doctor Gómez Veiga explicó que se han cumplido los objetivos «y con creces, se han beneficiado de estos tratamientos, y ya tenemos resultados». El responsable del servicio de Urología se muestra orgullo de que hasta Salamanca lleguen ensayos clínicos punteros para sus pacientes, el único de Castilla y León y a la misma altura que otros grandes hospitales de Madrid y Barcelona. Y asegura que es un beneficio para los pacientes, «que no tendrían alternativas».