«El homenaje a los Maldonado es un momento de verdadera emoción»

Manuel Ambrosio Sánchez, alcalde de Morille./LAYA
Manuel Ambrosio Sánchez, alcalde de Morille. / LAYA

El municipio celebra los días 21 y 23 su Fiesta de los Comuneros, que incluye la ofrenda floral en la capilla de Talavera de la Catedral Vieja

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORD MORILLE

El municipio de Morille celebra un año más su Fiesta de los Comuneros coincidiendo con la festividad del 23 de abril, fiesta de la Comunidad de Castilla y León, y lo hará en dos partes, una de ellas tendrá lugar el día 21, domingo, y la otra el propio día 23. Manuel Ambrosio Sánchez, alcalde de Morille, habla de esta celebración y de la gestión municipal de una legislatura que está a punto de finalizar.

- Morille es el único municipio que celebra en la provincia de Salamanca el Día de la Comunidad de Castilla y León, ¿cuántas ediciones van ya y cómo surgió esta iniciativa?

- Comenzamos las celebraciones en 2012, de modo que este año tendrá lugar la VIII edición. La fiesta comenzó por dos motivos, el primero es la vinculación de Morille con la familia comunera de los Maldonado: nuestro municipio perteneció a sus propiedades, de ahí la presencia de las flores de lis (que era el emblema de esa familia) en nuestro escudo. En segundo lugar nos pareció que procedía celebrar la fiesta regional, que era y sigue siendo una lástima que el día de nuestra Comunidad pase prácticamente desapercibido.

- Parece que esta Fiesta de los Comuneros se va consolidando en el tiempo, ¿cuál es el éxito de la misma?

- La perseverancia. Yo creo que la voluntad de continuar con ésta y otras actividades, así como el esfuerzo y la implicación de las vecinas y vecinos de Morille lo explican.

- Son varias las asociaciones y municipios que participan en esta fiesta, ¿es uno de los objetivos de Morille que esta celebración sea como una parte de todos los salmantinos?

- Claro, lo que ocurre es que este objetivo es lento y difícil. Contamos con la colaboración de la Asociación de Mujeres Valbuena de Miranda de Azán, de la Asociación Vía de la Plata de San Pedro de Rozados y de la Asociación Virgen de Sacedón, de Monterrubio de la Sierra, así como con la ayuda del Ayuntamiento de Mozárbez y de la Diputación Provincial de Salamanca.

- Para usted, ¿cuál es la esencia de esta celebración, ya que tiene como tres partes muy definidas: el mercado, la representación del Romance de los Comuneros y la visita a la Salamanca de los Comuneros?

- Las tres son imprescindibles: el Mercado de los Comuneros da una gran vida al municipio y contribuye al mantenimiento del tejido artesanal en la provincia; la representación del Romance es, sin duda, el centro simbólico de la fiesta, y finalmente la visita a Salamanca, con la guía inapreciable de Jesús Málaga, constituye una oportunidad única para conocer nuestro patrimonio. El homenaje a los Maldonado en la Capilla de Talavera de la Catedral Vieja es un momento de verdadera emoción.

- Junto a esas tres patas, Morille ofrece otras actividades el día 21 de abril, que es cuando se celebran el grueso de los actos, ¿cuáles son?

- Además de las degustaciones de productos, tendremos una amplia gama de talleres para todos los públicos: de fabricación de quesos, de elaboración de miel, de cerámica… Habrá animación musical, una comida popular y un animado tapeo en la tenada municipal y en el bar Marcos del municipio…

- ¿Por qué una persona que no conozca el municipio de Morille debería asistir justo a esta celebración y no otro día?

- Siempre es una buena ocasión para visitar Morille. Ahora en primavera, además de la feria en sí, es un placer pasear por el casco urbano de Morille y por los numerosos caminos y cañadas que atraviesan el municipio: acercarse hasta el Cementerio de Arte, por ejemplo, con la construcción de su Centro Documental muy avanzada, es una estupenda opción para este domingo.

- En otro orden de cosas, la legislatura municipal está a punto de acabar, ¿qué balance hace de estos cuatro años?

- Muy positivo: hemos realizado una importante labor en la dotación de infraestructuras, con la pavimentación de numerosas calles, la renovación de un 60 por ciento del alumbrado y la mejora general de los espacios públicos. Está concluyendo un taller de formación y empleo, que ha dado ocupación a desempleados del municipio, y vamos a comenzar en estos días la construcción de un nuevo depósito de aguas, una obra imprescindible para nuestro pueblo.

- ¿Se vuelve a presentar a las elecciones municipales? En caso afirmativo, ¿cuáles son sus proyectos de futuro?

- Sí, volvemos a presentarnos, esperando contar de nuevo con el respaldo de los vecinos. En cuanto a proyectos, ya estamos trabajando para transformar las dos grandes plazas de Morille: la Plaza Mayor y la de los Toros. Completaremos además la pavimentación de las pocas calles que están pendientes y mejoraremos el firme de la calle San Pedro y de la calle Mayor, entre otros numerosos proyectos (construcción de una nueva depuradora, consolidación de empleo, etc.).