Hispania Nostra incluye al colegio de Pan y Carbón en su Lista Roja del Patrimonio

Fachada principal del colegio de Pan y Carbón, en la calle del mismo nombre. /WORD
Fachada principal del colegio de Pan y Carbón, en la calle del mismo nombre. / WORD

La asociación afirma que «posee un gran valor histórico», ya que data del siglo XIV, y que pese a todo «es posible recuperarlo»

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

El colegio de Pan y Carbón ya tiene un nuevo 'honor' que añadir a su dilatada historia. La Asociación Hispania Nostra lo ha incluido en su célebre Lista Roja del Patrimonio, en la que recoge «aquellos elementos del Patrimonio Cultural Español que se encuentren sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, al objeto de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración», según recoge la propia web de la institución.

La incorporación se produjo a mediados del mes de julio y la verdad es que viene el estado en que se encuentra el citado colegio no es de extrañar que lo hicieran. La asociación afirma que el edificio se encuentra «en estado de ruina progresiva» y que hay un «alto riesgo» de que se arruine por completo.

En su descripción del actual estado del colegio de Pan y Carbón, Hispania Nostra explica que se trata de un «edificio de una altura (planta baja abuhardillada), actualmente en ruinas». Apuntan que «se conserva su fachada de piedra franca de Villamayor de paramento regular mezclada con sillarejo» y que luce «una portada principal con un 'óculo' circular sobre ella y otras dos puertas accesorias, con un pequeño vano en su parte superior, surgidas de otra grande anterior de medio punto dovelada».

El inmueble está inscrito en el Catálogo de Edificios de Interés del Ayuntamiento

En la esquina derecha, continúan, «sobrevive un gran vano rectangular enrejado sencillo». En cambio, en la izquierda, «una parte de esta fachada se halla ya derrumbada y con una estructura de ferralla tras ella, para evitar la entrada de persona ajenas a su interior, el cual se haya en ruinas e invadido por la maleza. Se distinguen varias estancias y al parecer existe un patio columnado. El tejado está prácticamente derrumbado. Pese a ser de arquitectura muy sencilla, posee un gran valor histórico pues se trata del colegio más antiguo de la Universidad de Salamanca, pues se funda en 1386. A pesar de su estado» -y aquí llegan los motivos para la esperanza- «es posible recuperarlo y poner en valor y potenciar la calidad de este rincón de la antigua Salamanca».

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio organizó el pasado 10 de mayo, Día Regional del Patrimonio, una jornada divulgativa precisamente sobre este colegio y su triste estado.

Los responsables de la asociación explicaron que querían «llamar la atención sobre algunos bienes culturales en franco deterioro». El colegio de Pan y Carbón,comentaban, padece un estado «lamentable» y está «dejado de la mano de dios y de las autoridades». La Asociación salmantina invitó a las autoridades a contactar con los propietarios para trata de recuperarlo. También apelaron al Ayuntamiento y a la Universidad, ya que el Consistorio «como responsable» de la ciudad «debería tomar cartas en el asunto» y la Universidad, aprovechando el VIII Centenario, podría recuperar «los bienes que puedan identificarla».

El colegio está en manos privadas y cesó su actividad a finales del siglo XVIII

El edificio está inscrito en el Catálogo de Edificios de Interés del Ayuntamiento de 2004, donde se afirma que tiene interés histórico porque data de 1386; interés arquitectónico porque «a pesar de su estado, hay posibilidad de recuperación de elementos»; e interés urbano porque tiene «potencialidad para mejorar la calidad ambiental de un espacio histórico»

Abandono

El colegio de Pan y Carbón está en la calle homónima, en la trasera de la Rúa Mayor y a apenas 100 metros de la Casa de las Conchas.

Su fundación data del siglo XIV, lo que lo convierte en «el más antiguo de los colegios seculares de España», según Hispania Nostra, fue fundado definitivamente en 1386. Su nombre se debe a que obtenía su manutención de un impuesto sobre el pan y el carbón que entraban en la ciudad. Pese al poder y la influencia universitaria de sus primeros años, «la mala administración, los abusos y las constantes vulneraciones de los Estatutos hicieron que en varias ocasiones el colegio tuviera que ser cerrado, como en el periodo 1628-1650».

Durante el siglo XVIII «la situación se agrava, se producen varias inspecciones y se determinan serias medidas para su reforma, pero nada de ello da resultado». La descripción histórica de Hispania Nostra concluye que «aunque en 1779 los seis colegios menores de Salamanca proponen unirse en uno solo, y a pesar de que el rey así lo decreta, no se lleva acabo. Finalmente, el Colegio de Pan y Carbón se integra en el seminario el 19 de septiembre de 1780 junto a los colegios de Santo Tomás y Santa Catalina».

Y 238 años más tarde sigue esperando a que alguien se acuerde de él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos