FÚTBOL - Segunda B

El CD Guijuelo regresa al triunfo con un tanto fugaz de Cristóbal en el primer minuto ante el Alavés B (1-0)

Los jugadores del CD Guijuelo celebran el tanto de la victoria. /Foto: CD Guijuelo
Los jugadores del CD Guijuelo celebran el tanto de la victoria. / Foto: CD Guijuelo

El equipo chacinero olvida las dos derrotas previas ante un gran filial del club vasco

ADG OPTAGuijuelo

Con todo un mundo por delante, el Alavés mostró que en sus jóvenes hay mucho talento e hilvanó sus mejores minutos de juego durante el primer acto. Pudo empatar José Luís al recibir un balón en la frontal y su disparo lo repele Vallejo y Mahmoud no puede orientar bien la segunda opción de remate y la pelota acaba fuera. Era el minuto 11 y la posesión de balón era claramente para los pupilos de Iñaki Alonso, pero el entramado defensivo locatario hacía muy difícil el encontrar el último pase. Los anfitriones, por su parte, buscaron aprovechar las subidas de Juanjo por la banda derecha, el más activo y a un muy luchador Bolaños, aunque sin crear ninguna ocasión clara de peligro. Así se llegó al final del primer periodo, con la sensación de que el duelo cambiaría de escenario tras el tiempo de asueto.

El filial alavesista inició la segunda parte aumento la presión en la salida de balón y buscando la velocidad de José Luís. Sin embargo, el panameño acusó el cansancio tras su compromiso internacional y a pesar de los intentos era bien cubierto por la defensa local. Mientras, los locales esperaban su momento a la contra. El portero del equipo vitoriano, Álvaro González, evitó que la distancia aumentara tras una doble intervención ante Pepe Carmona en el 61. Primero, con un pie salvador tras achicar con maestría los espacio y, en segunda instancia, atajando un disparo del ariete Guijuelo que había dejado en el suelo con un recorte a Erik y tenía una posición de disparo franca a la altura del punto de penalti.

El «Mini Glorias» mantenía la posesión pero se diluía en la zona de tres cuartos del frente de ataque. Apuró mover el banquillo el míster local, satisfecho con el funcionamiento del grupo, que volvió a mostrar esa solidaridad y el trabajo como bloque que fue clave en la temporada pasada. A la contra pudo sentenciar el Guijuelo. Tras una mala salida de Álvaro González, el balón le llego a Cristóbal Gil, quien con una vaselina superaba al meta, exigiendo la respuesta providencial del capitán Erik, que consiguió disipar el peligro. Quedaban aún nueve minutos y se preveía un final de infarto ante el constante empuje del filial del Alavés.

Expulsión de Jesús Muñoz

Justo cuando se iniciaba el tiempo de descuento, el equipo salamantino se quedó con diez jugadores tras la expulsión de Jesús Muñoz por doble cartulina amarilla en la pugna por un balón aéreo. Demasiado rigurosa tal vez, pero bien es cierto que es el tercer partido consecutivo en el que un jugador del Guijuelo expulsado. A pesar de ello, los tres puntos se quedan en casa y sirven para afrontar con calma la semana y a sentirse capaz de plantar cara a cualquier rival del grupo.