PROVINCIA

Guijuelo elige a su reina y damas y ya disfruta de un animado ambiente festivo

Las cinco damas de honor de las fiestas de este año, con los presentadores del acto (izda.) y la reina del pasado año (dcha.) y acompañantes./LAYA
Las cinco damas de honor de las fiestas de este año, con los presentadores del acto (izda.) y la reina del pasado año (dcha.) y acompañantes. / LAYA

El alcalde dio el pistoletazo de salida a unos actos que se prolongan hasta el próximo lunes y que fueron pregonados por la artista local Elisa Merina

REDACCIÓN / WORDGUIJUELO

Los guijuelenses comenzaron ayer a vivir unos días festivos intensos. Ante, una vez más, una Plaza Mayor llena de público, el programa de festejos se puso en marcha de forma oficial con el lanzamiento del chupinazo. En esta ocasión, por primera vez, fue Roberto Martín, como alcalde, el encargado de lanzar el cohete anunciador del inicio de las fiestas.

Durante el chupinazo, además del buen ambiente habitual, de la música y de las ganas de pasarlo bien, los participantes tuvieron la oportunidad de disfrutar de un tobogán acuático gigante, que fue una de las principales atracciones del acto que da la bienvenida a las fiestas de la localidad, que se desarrollarán hasta el próximo lunes 19 de agosto. Además, los DJ's Mikey Rodríguez y Rubén Madueño animaron el acto y se sirvió una merienda y una limonada para todos los asistentes.

Bien entrada la noche tuvo lugar la presentación de las damas, entre las que se eligió a la reina y sus damas de honor, que fue coronada tras el pregón festivo en la Plaza Mayor.

La artista local Elisa Merino fue la encargada de pregonar los festejos de 2019. «Es para mí un privilegio y me llena de orgullo y emoción dar este pregón de fiestas de nuestra patrona, la Virgen de la Asunción, nada menos que en la Plaza Mayor de mi pueblo. Lo agradezco de todo corazón al Ayuntamiento de Guijuelo, muchas gracias, gracias», comenzó el pregón.

Recordó que en el mundo del arte «he dejado constancia de mi amor profundo a mis gentes y a mi pueblo y, aunque no estoy físicamente en Guijuelo, Guijuelo vive en mí». Y no se olvidó de mencionar lo que le ocurriera de pequeña: «Nací en la cuna del jamón ibérico, Guijuelo, al ladito del matadero y el pilar, y allí casi que me ahogo, con 5 años. Pero me salva un guijuelense Francisco Maldonado (Paco el Ciego) que en P.D.».

Sobre la villa destacó las «grandes fiestas y ferias, la ofrenda de flores a la Virgen de la Asunción, grandes corridas de toros, grandes verbenas, salones de baile, cabezudos, fuegos artificiales, grande en todo».

Guijuelo es «un gran referente en el mundo de la industria chacinera y de la alta gastronomía, con su ruta del jamón. Siempre aprovecho la ocasión de mostrar nuestro oro, el jamón de Guijuelo, en mi paella, de naranja con jamón, mis inauguraciones en diferentes lugares del mundo, incluso en pleno Manhattan», prosiguió.

«Mujeres y hombres guijuelenses, con su trabajo, su enorme esfuerzo y gran profesionalidad, han hecho posible que Guijuelo esté en todo el mundo».

Su amor por el pueblo «no solo está reflejado en mi obra plástica o escultórica, sino que también he tenidos sueños e ideas». Así se refirió a una de ellas: «Mía fue la idea de crear la Fiesta del Trabajador de la Matanza, Típica de Guijuelo y en la primera programación pretendía homenajear a personas trabajadoras chacineras de Guijuelo, como no, con el famoso invitado Manolo Escobar junto al cantante local Santi Moreno, una fiesta que le sugiero que haga mi hermano Jesús con nuestro amigo Bernardino Rodilla. A los dos les encantó la idea y empezaron a trabajarla: unir industria y gastronomía. Un dibujo mío de la matanza se utiliza como base para el logo». Entre todos los guijuelenses «subieron a lo más alto la Fiesta de la Matanza Típica de Guijuelo convirtiéndola en Fiesta de Interés Turístico Regional».

Mostró que por esa fiesta se siente «especialmente orgullosa, un referente para el pueblo, la provincia y el país». Y expresó su deseo de que «se hiciera un Museo Chacinero de Guijuelo: pensé en una casa antigua con chimenea de campana y pocilga». Hoy, prosiguió, está allí en el Museo de la Industria Chacinera de Guijuelo, impulsado por el Ayuntamiento y la Cofradía Gastronómica de Guijuelo. Un museo que mantiene viva nuestra tradición e identidad, conservador de nuestra historia».

Recordó que en su obra «destacan los homenajes a trabajadoras y trabajadores, como las 'Choriceras' y la exposición interactiva 'Mujeres de mi Pueblo'», también las exposiciones 'Hombres de mi pueblo' y 'El Carbonero'. «Asimismo quiero señalar al 'Hojero de Guijuelo', guerrero de la matanza como le digo yo, rescatado de mi memoria para ser plasmado en fotografía y en vídeo».

Tras el agradecimiento a los matarifes, Tito Jalapa, Pedro Carrasco y Jacinto; y los tradicionales '¡vivas!' concluyó el pregón.