Provincia

El Grupo Socialista de La Salina denuncia el «desmantelamiento de los pueblos» por parte de la Junta

Fernando Rubio, antes de la rueda de prensa./MARJÉS
Fernando Rubio, antes de la rueda de prensa. / MARJÉS

El portavoz, Fernando Rubio, afirma que no van a permitir la eliminación de servicios esenciales como la sanidad y la educación

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El portavoz del Grupo Socialista en la Diputación de Salamanca, Fernando Rubio, denunció ayer las políticas de desmantelamiento del mundo rural que tiene previsto llevar a cabo el Gobierno regional bipartito del PP y Ciudadanos mediante la «fusión forzosa de municipios» y la supresión, o eliminación, de servicio públicos esenciales como la sanidad o la educación a los habitantes de los pequeños municipios.

Fernando Rubio hizo público el «firme compromiso de los socialistas con el mundo rural» y los castellanos y leoneses que allí habitan anunciando que el PSOE se va a oponer, y va a llegar hasta donde haya que llegar, para impedir la fusión obligatoria de municipios, la eliminación de más de 3.000 consultorios rurales, y la sustitución de médicos por enfermeras o atención sanitaria telefónica o a la demanda prevista, tal y como han anunciado desde la Consejería de Sanidad de la Junta y el vicepresidente y portavoz del Gobierno regional, Francisco Igea, con «el beneplácito del PP y el presidente, Alfonso Fernández Mañueco».

El portavoz socialista, tras recriminar tanto al Partido Popular como a Ciudadanos que considere a los habitantes de los pueblos como ciudadanos subsidiarios o que salen muy caros a la Administración regional, recordó que los moradores del mundo rural contribuyen mediante sus tributos y el pago de impuestos a la financiación tanto del Estado como de las comunidades autónomas de igual manera que cualquier otro habitante, viva en el lugar donde viva.

También quiso recordar tanto a PP como a Ciudadanos que ya existen muchos servicios en los municipios del mundo rural que están mancomunados, como los de limpieza, recogida de basuras y residuos, o el abastecimiento de agua.

Fernando Rubio, por último, lamentó «la desfachatez del presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, quien, mientras sus compañeros de partido en el gobierno de la Junta intentan poner en marcha políticas de desmantelamiento y liquidación del mundo rural y sus municipios, que muy poco o nada van a servir para combatir la despoblación, él hace convocatorias de prensa de forma unilateral, aprovechándose de forma partidista y electoralista de la institución provincial que preside, para anunciar su adhesión a los paros y a las concentraciones convocadas en protesta por y para la España vaciada en lo que constituye el colmo de la incoherencia y las desfachatez». A la vez que calificó esta convocatoria como una «maniobra electoralista» y «una falta de respeto al PSOE».