Ganemos pide impulsar la rehabilitación integral de barrios y no sólo de edificios

Obras en la fachada de un edificio de Salamanca. /SERNA
Obras en la fachada de un edificio de Salamanca. / SERNA

Pide al Consitorio que «impulse» la recuperación de zonas degradadas y avejentadas y que no se limite a dar ayudas a las comunidades de vecinos

D.B.P. / WORDSALAMANCA

Ganemos Salamanca cree que el Ayuntamiento de la capital debería «impulsar y liderar» la iniciativa para remodelar barrios ajeventados y degradados de la ciudad y no limitarse a aportar fondos para retocar algunos edificios. Es el mensaje que ayer transmitieron las concejalas Virginia Carrera y Pilar Moreno en una comparecencia pública.

Ambas se referían al proyecto municipal dotado con un millón de euros para que las comunidades de vecinos conserven los edificios en buen estado, adopten medidas que contribuyan a reducir el consumo energético o mejoren su accesibilidad (o las tres cosas). Carrera, que recordó que la apuesta por la rehabilitación de edificios ya figuraba en el programa electoral de Ganemos, se mostró partidaria de que el Consistorio «canalice y asesore» los proyectos. «No vale sólo» con habilitar una oficina y «dar dinero» a las comunidades de vecinos, sino que hay que «sentarse a la mesa con todos» los agentes implicados y liderar la rehabilitación integral de zonas degradadas.

Zonas necesitadas

La portavoz citó el ejemplo del plan especial de reforma interior de La Chinchibarra (pendiente de aprobación definitiva por parte de la Junta) como ejemplo de lo que se debería intentar en otros barrios de la capital como Pizarrales, Garrido Norte, San Bernardo o El Carmen. «Hay zonas que necesitan una rehabilitación» porque están «degradadas» y sus vecinos, en muchas ocasiones jubilados, tienen problemas para salir de sus propias viviendas porque sus edificios no son accesibles. Si las comunidades de vecinos no han pedido fondos del plan municipal o si no se los conceden, seguirán en las mismas.

El plan de reforma de la Chinchibarra, que aún debe aprobar la Junta, sería el modelo a seguir

Pilar Moreno calculó que unas 3.500 viviendas de 188 comunidades de vecinos se han adscrito al proyecto consistorial. Según los plazos establecidos, la primera fase, que se basa en clasificar las peticiones en función de los criterios (renta y prioridad de las obras), deberá finalizar esta semana. El siguiente paso será la publicación de una lista definitiva de ayudas concedidas, que deberá estar disponible en los dos meses siguientes para que a continuación den comienzo las obras y el Ayuntamiento realice los pagos. Moreno añadió que esta fase llegará a finales de marzo o ya en abril, «muy cerca de las elecciones» del 26 de mayo.

En cuanto al tipo de subvenciones recibidas, la mayor parte (46%) son para conservación de cara a la Inspección Técnica de Edificios (ITE); en segundo lugar se sitúan las de accesibilidad (40%) y, a continuación, las de eficiencia energética (16%). La cuantía variará en función de la renta, con un máximo de 4.500 euros por viviendas.

Finalmente, Pilar Moreno criticó la cuantía destinada a las ayudas. Un millón de euros para 3.500 viviendas «no da para mucho. Se queda corto», lamentó. Las viviendas deben ser lo primero», apuntilló Moreno, quien recordó que el Consistorio «no ejecuta todos sus presupuestos» mientras hay vecinos «no pueden salir de sus casas porque no tienen ascensor».

 

Fotos

Vídeos