El futuro de la cooperación transfronteriza estrecha lazos en Ciudad Rodrigo

Alumnos participantes en la iniciativa transfronteriza ayer en Ciudad Rodrigo. /S.G.
Alumnos participantes en la iniciativa transfronteriza ayer en Ciudad Rodrigo. / S.G.

Escolares de Pinhel (Portugal) y Miróbriga mantienen un encuentro a través del programa Cencyl que continuará hoy

S.G.CIUDAD RODRIGO

La estrategia de trabajo Cencyl, de la que forman parte la Junta de Castilla y León y la Región Centro de Portugal, recaló de manera práctica ayer en Ciudad Rodrigo con un encuentro entre escolares de ambos lados de la raya. En concreto, hasta el albergue municipal llegaron estudiantes de Pinhel (Portugal) y del Instituto Fray Diego Tadeo de Ciudad Rodrigo.

Pepi Martín Choya, la directora del instituto mirobrigense, destacó que se trata de «un intercambio cultural con el que los jóvenes pueden conocer otras culturas y potenciar la convivencia».

Ha sido este centro el que se ha encargado de diseñar las actividades con la colaboración de la asociación AFS Intercultura, que ha puesto a disposición del evento monitores tanto de España como de Portugal.

Precisamente, fuentes portuguesas incidieron en el sentido del encuentro que busca «fomentar un conocimiento recíproco», en este caso, entre estudiantes del entorno de los 12 y 13 años. Estas mismas fuentes insistieron en que «estos jóvenes son el futuro de la cooperación transfronteriza, por eso queremos crear lazos, que no estén con las espaldas giradas, y trabajen en un futuro conjunto».

Ya el pasado mes de octubre, otros estudiantes participaron en este mismo programa Cencyl en un encuentro en Almeida, pero en aquella ocasión estuvo centrado en el plano medioambiental.

Los jóvenes de Ciudad Rodrigo devolverán esta visita, que todavía continúa hoy, el próximo curso.

A lo largo de toda esta mañana, el Fray Diego Tadeo acogerá un taller 'effect+Educación' y la visita de diversos representantes de las instituciones implicadas. Tras la comida todos volverán a sus lugares de origen. Ayer, por ejemplo, tuvieron la oportunidad de conocer un poco mejor Ciudad Rodrigo con una gincana cultural y, por la noche, a través de la Organización Salmantina de la Aeronáutica y el Espacio pudieron disfrutar de las estrellas en la Puerta de Santiago.