La futura ordenanza de las terrazas abarcará las calles aledañas a la Plaza

Terrazas de la Plaza Mayor con numerosas personas tomando el aperitivo./MANUEL LAYA
Terrazas de la Plaza Mayor con numerosas personas tomando el aperitivo. / MANUEL LAYA

El Ayuntamiento abre un plazo de consulta pública de 30 días para recabar opiniones con vistas a la elaboración de la nueva normativa municipal

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

La futura ordenanza municipal reguladora de la instalación de terrazas en la Plaza Mayor y la Rúa abarcará también las calles aledañas a estos espacios urbanos. Así se recoge en la resolución que, con el refrendo del secretario municipal, ha publicado esta semana el concejal delegado del área de Policía, José Fernando Carabias.

La resolución estipula la apertura de un plazo de 30 días para realizar una consulta pública a través de la página web del Consistorio, donde se recabe «la opinión de los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente afectadas por la futura ordenanza municipal reguladora del aprovechamiento de la Plaza Mayor, Rúa Mayor y calles aledañas mediante terrazas de hostelerías».

Problemas idénticos

El edil responsable del área de Policía también argumenta en el texto de su resolución que «se ha valorado la posibilidad de extender el régimen jurídico establecido para la Plaza Mayor y la Rúa Mayor» a otros espacios inmediatos a los planteados», dado que se ha detectado que «concurren los mismos problemas similares, como la excesiva acumulación de establecimientos de hostelería en un espacio muy reducido y una gran afluencia turística». Se trata, prosigue el edil del Partido Popular, de «circunstancias que aconsejan desarrollar un tratamiento individual e individualizado por zonas y calles, con el fin de evitar o minimizar las posibles molestias derivadas de la existencia, ubicación y explotación de las terrazas de hostelería para los ciudadanos y los servicios públicos en general».

Las personas y asociaciones que participen finalmente en la consulta pública deberán dar su opinión sobre los objetivos que deberá tener la nueva norma, así como las posibles alternativas regulatorias o no regulatorias.

El paso dado ahora por el Consistorio es las consecuencia directa de la polémica anulación a finales del pasado mes de julio por parte del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) de la ordenanza municipal reguladora de las terrazas de la Plaza Mayor y la Rúa, que data del año 2015. El juez dio la razón en su sentencia a un hostelero, al que el Ayuntamiento salmantino le negó el derecho a colocar una terraza en la plaza Poeta Iglesias, alegando que había presentado la solicitud fuera de plazo.