Formación universitaria en Salamanca exclusiva para directivos y empresarios

Jesús Galende dirige el Programa de Desarrollo Directivo de IME Business School y es el Decano de la Facultad de Economía y Empresa de la USAL./MANUEL LAYA
Jesús Galende dirige el Programa de Desarrollo Directivo de IME Business School y es el Decano de la Facultad de Economía y Empresa de la USAL. / MANUEL LAYA

El Programa de Desarrollo Directivo es completo, estratégico y práctico, con una especial atención hacia el desarrollo de habilidades directivas

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

La USAL continúa apostando por la formación en todos sus niveles, también para directivos y empresarios, a través de IME Business School, su Escuela de Negocios. Para ellos se oferta el Programa de Desarrollo Directivo (PDD), un programa único en toda Castilla y León, clave para mejorar la competitividad de nuestras empresas actuando desde arriba, desde aquellos que ocupan sus niveles más altos. Después de cuatro ediciones, 70 empresarios y directivos han pasado ya por el programa, siendo un buen momento para hacer balance y anunciar algunas novedades de cara a su próxima quinta edición. Por este motivo, entrevistamos a su Director, Jesús Galende, Catedrático de Organización de Empresas y actualmente Decano de la Facultad de Economía y Empresa de la USAL.

Después de ya cuatro ediciones del Programa de Desarrollo Directivo, ¿Qué balance hace sobre él?

Los resultados alcanzados no pueden ser mejores. La formación a lo largo de toda la vida es necesaria en todos los niveles de la empresa, pero especialmente en sus niveles más elevados. En este sentido, han pasado ya por el programa 70 altos directivos y empresarios pertenecientes a más de 50 empresas, que han podido conocer y aplicar nuevas técnicas y herramientas de gestión empresarial. Ello repercute no sólo en su propio beneficio sino en el de su empresa en su conjunto, porque además es una forma de que perciban en primera persona lo útil que es la formación continua, con lo cual automáticamente se encuentran más abiertos a impulsar esa formación en todos los niveles de su entidad. Este es un hecho que hemos constatado. Las empresas que han participado en el Programa de Desarrollo Directivo son las más constantes en promover posteriormente la formación en otros niveles de la entidad.

¿Qué ventajas aporta el Programa de Desarrollo Directivo a sus participantes?

Las ventajas son múltiples, desde las primeras sesiones del programa. El PDD es una inagotable fuente de actualización sobre nuevas técnicas y formas de gestión. No se trata sólo de conocerlas, sino que también se trata de aplicarlas y entrenarlas, ayudando al desarrollo de nuevas competencias y capacidades. En el PDD participa profesorado en contacto diario con la realidad empresarial, tanto en el caso del profesorado universitario como en los profesionales de empresa que incorpora el programa, siempre también con experiencia en formación de nivel, lo que redobla la aplicación práctica inmediata. Adicionalmente, los propios participantes también enriquecen el programa, ya que al ser todos altos directivos y empresarios, el aprendizaje y la mejora también se produce entre los propios compañeros. Sin duda, una de las fortalezas del PDD es la gran ampliación en la red de contactos que supone, no sólo con el profesorado sino entre los propios compañeros del programa y también con otros participantes en otras titulaciones que se desarrollan de manera simultánea, unos contactos además basados en la confianza y muy duraderos en el tiempo. Me resulta muy grato comprobar cómo son frecuentes las operaciones de negocio que los participantes culminan en el ámbito del propio PDD, lo que hace que sea francamente rentable.

¿Qué tipo de habilidades y conocimientos adquieren los participantes en el programa a su finalización?

Una parte importante del programa está orientado al desarrollo de habilidades directivas, centrándose en aspectos como la mejora de la gestión de nuestro tiempo, de la creatividad, de nuestra capacidad de negociación, sobre cómo motivar a los demás y a uno mismo, cómo mejorar nuestro liderazgo, cómo formar y trabajar en equipo o cómo realizar una comunicación más efectiva, tanto a nivel interpersonal como a la hora de afrontar una presentación en público. Además, el programa toca todos los aspectos relevantes en las diferentes áreas de la empresa, a nivel financiero, comercial, logístico, de recursos humanos, incluido un replanteamiento de las bases de nuestro propio modelo de negocio. Un programa completo, estratégico y práctico.

¿A qué se debe la alta satisfacción del alumnado en este programa?

Como ya he señalado, se trata de un programa útil, de aplicación inmediata a la empresa. Además, todas las sesiones son fáciles de comprender y muy entretenidas. A ello hay que añadir que se trata de un programa ligero, para que pueda ser compatible con las ocupaciones profesionales y personales de los participantes, y también económico, suponiendo un desembolso muy razonable. Antes he señalado el dato de que hemos tenido en el programa a 70 altos directivos y empresarios pertenecientes a 50 empresas. Ello se debe a que muchas empresas, al comprobar los beneficios del programa, nos envían en la edición siguiente a otro participante de la misma entidad, prueba de su satisfacción con el programa.

¿Qué tipo de estudios universitarios son necesarios para ser admitido en el PDD?

Resulta necesario señalar que el poseer estudios universitarios no es un requisito clave para ser admitido. Lo que sí resulta necesaria es la experiencia, siempre superior a 10 años, en puestos de responsabilidad directiva, ya que el programa va dirigido a directivos y empresarios de primer nivel pertenecientes al sector empresarial de Salamanca, de toda Castilla y León o de cualquier punto de España. Hay casos en que los empresarios no terminaron ningún grado ni licenciatura universitaria y han ido adquiriendo sus habilidades día a día, en su trabajo diario, algo muy habitual en la empresa familiar. Para ellos también va dirigido el programa, muy asequible para cualquier nivel de partida. En este sentido, también se encuentra enfocado a directivos y empresarios con otros perfiles de formación diferentes a titulaciones de empresa, a los que igualmente les es muy asequible y útil. En las cuatro ediciones que llevamos, ya hemos tenido participantes titulados no sólo en economía o administración de empresas, sino también en psicología, ingeniería, veterinaria, farmacia, químicas, comunicación o, como comentaba, sin ninguna titulación previa. Tampoco es impedimento la edad de los participantes. En estos primeros cuatro años han pasado directivos y empresarios de edad avanzada, que nunca creyeron volver a la universidad o incluso en algún caso acudir por primera vez, y la experiencia no pudo ser más útil y gratificante.

En relación a esta nueva quinta edición ¿Será suficiente la nueva duración para que los alumnos salgan bien preparados?

Hay que tener en cuenta que en las sesiones no se trata tanto de profundizar en los temas, sino de abrir los ojos ante nuevas formas de gestión y nuevas oportunidades de negocio. Son de auténtico entrenamiento, muy ligeras y flexibles y también muy prácticas, directamente orientadas a la acción, centradas únicamente en lo necesario para gestionar una empresa desde arriba. Además, en esta nueva edición hemos seleccionado los contenidos más impactantes, algunos obligatorios, los que tienen un carácter más estratégico y transversal, entre ellos los que prestan especial atención a las habilidades directivas ya que la gestión de la empresa desde arriba es básicamente una gestión de personas, y otros optativos, para las tres áreas funcionales mencionadas.

¿Se mantiene el coste del programa?

Una de las filosofías de IME Business School siempre ha sido ofrecer formación de calidad a precio de coste. Y esto también es aplicable al PDD. En esta línea, la reducción horaria de esta nueva edición nos va a permitir una sustancial reducción en el coste de matrícula, que vamos a aplicar además de manera flexible en función de las horas en que cada participante decida inscribirse, que como señalaba puede ser entre 70 y 100 horas. Somos Universidad de Salamanca, no tenemos ánimo de lucro y sólo tratamos de cubrir costes. Nuestro único objetivo es apoyar a nuestra sociedad a través de nuestro sector empresarial, básico en cualquier economía. Y el PDD es una manera ideal para hacerlo.

Hablando de IME Business School en general, sabemos que también es el Decano de la Facultad de Economía y Empresa de la USAL. ¿Qué valoración puede hacer sobre la necesidad de especialización con algún tipo de programa o máster para los recién graduados?

Tengo claro que lo más recomendable es realizar un grado generalista, que no encasille al estudiante de partida y que no le cierre sino que le abra posibilidades. Para ello, cualquiera de los tres grados de la Facultad de Economía y Empresa, ya sea Economía, Administración y Dirección de Empresas o Gestión de Pequeñas y Medianas Empresas, resulta muy adecuado. Una vez terminado el grado, las opciones son variadas. Para mí hay tres pilares fundamentales a profundizar en ese momento, si no se ha hecho antes. Uno de ellos son los idiomas, básicos en la sociedad actual. El segundo son las habilidades transversales, toda la gama de las llamadas 'soft skills' o habilidades directivas. El tercero es una posible especialización a nivel de postgrado. En los tres sentidos, la oferta de IME Business School es esencial, ya que permite seguir mejorando en idiomas, permite mejorar las habilidades y permite esa especialización, ya sea a nivel funcional o sectorial. Además, seguimos siendo Universidad de Salamanca, lo que ofrece una garantía de calidad a precio de coste. Por desgracia, hoy en día existen en el mercado numerosas ofertas de postgrados que son un engaño para el estudiante, dada su nula calidad. Precisamente por eso nació IME Business School, para satisfacer esa necesidad de especialización de postgrado a un precio muy económico y con total garantía de calidad