«El IME también forma al profesional que no ha pasado antes por la universidad»

Álvaro Garrdio, en las instalaciones del edifio FES de las Universidad de Salamanca. /MANUEL LAYA
Álvaro Garrdio, en las instalaciones del edifio FES de las Universidad de Salamanca. / MANUEL LAYA

Álvaro Garrido, Director Académico del Programa Integral para la Gestión de Empresas (PIGE), y el Programa Integral de Gestión de Empresas Agroalimentarias (PIGEA)

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Entrevista mos a Álvaro Garrido, Director Académico de dos de los programas para no universitarios que se imparten en la Escuela de Negocios de la Universidad de Salamanca, el Programa Integral para la Gestión de Empresas (PIGE), y el Programa Integral de Gestión de Empresas Agroalimentarias (PIGEA).

–¿Cómo es el perfil del alumno del PIGE y del PIGEA? ¿Son muy diferentes del resto de alumnos?

–Los programas PIGE y PIGEA están destinados a profesionales con experiencia y con ganas de crecer y aprender para afrontar los retos profesionales del futuro con una mayor garantía de éxito sin necesidad de haber estudiado una carrera universitaria.

Dentro de esta descripción pueden entrar perfiles muy diversos y prueba de ello lo encontramos en algunos de los alumnos y alumnas que hemos tenido en nuestras ediciones anteriores. Podemos encontrar a profesionales que llevaban muchos años orientados a un área de la empresa cómo pueden ser las ventas y que quieren dedicarse a la calidad o a la producción y para ello sienten que necesitan una formación. Otros profesionales de empresas de servicios que se han dedicado a la administración o la contabilidad y quieren dar un giro a su carrera profesional creando desde cero departamentos de ventas. También profesionales con gran experiencia que están a cargo de personas y sienten que les falta algo para ser un buen líder de equipo, quizá una formación para gestionar personas, unida a unos conocimientos más sólidos. Otro perfil bastante común es el de dueños o hijos de dueños de empresas familiares que quieren hacer crecer a su empresa y sienten que la formación práctica y aplicada por la que se caracteriza el IME puede serles de gran ayuda en sus objetivos de mantener la empresa que abrió su padre o abuelo.

En definitiva, son alumnos con experiencia profesional, inquietos, implicados con grandes objetivos y con ganas de llevarlos a cabo, lo que les hace alumnos ideales para los profesores. Y, por supuesto, para sus compañeros, ya que esta implicación y proactividad contagiosa hace que se respire en las clases un ambiente estupendo, que se forjen grandes amistades entre profesionales con mismas inquietudes y preocupaciones, e incluso ¡que se cierren negocios!

«Los programas PIGE y PIGEA están destinados a profesionales con experiencia y con ganas de crecer y aprender »

–Ha mencionado muchas materias, desde calidad, comercialización, gestión de personas, quizá algo de sucesión familiar… ¿Todo esto da tiempo a tratarlo en un mismo programa? ¿Cuántas asignaturas tiene? Y, ¿cuánto dura?

–Estos programas cuentan con un gran número de asignaturas, por ello se llaman Programas Integrales de Gestión Empresarial y Programa Integral de Gestión de Empresas Agroalimentarias. De hecho, cuentan con casi 40 asignaturas que tocan diferentes áreas de especialización como pueden ser Gestión de Personas, Gestión Comercial, Gestión de Operaciones, Comercio Exterior, Gestión Financiera, etc. No obstante, no todos los alumnos deben hacer todas las asignaturas, sino que tras una entrevista en la que el futuro alumno nos explica su motivación y sus objetivos para realizar el programa, el equipo del IME le asesoramos en su elección de asignaturas siguiendo a raja tabla la idea de proporcionar una formación personalizada con el objetivo de cumplir funciones. Así, algunas de las asignaturas son habilidades directivas, recursos humanos, coaching, negociación, estrategia empresarial, comercialización, neuroventas, prospección comercial, marketing digital, finanzas, control de gestión, logística, comercio exterior, sucesión en empresa familiar, etc. Adicionalmente, el alumno también tendrá formación en el proceso de toma decisiones y sobre la gestión del capital humano, que son dos de las cuestiones en las que las empresas encuentran mayores dificultades.

Todas estas asignaturas, que el alumno puede elegir según sus prioridades e inquietudes, se desarrollan durante un curso académico, es decir, algo menos de un año natural. En concreto, ambos programas comienzan a final de septiembre y finalizan a final de junio.

–Si le he entendido bien, la mayoría de los alumnos son profesionales y, por tanto, están trabajando ¿pueden compaginar su trabajo con el programa?

–Efectivamente, los alumnos de estos programas son profesionales y somos conscientes de ello. Por ello, estos programas, desde su origen, han sido diseñados según sus necesidades y, por supuesto, sus horarios. Así, estos programas se imparten los viernes por la tarde y sábados por la mañana. Además, son muy llevaderos ya que los alumnos no reciben clases todos los fines de semana, sino que se les garantizan los periodos vacacionales, puentes y festivos. Somos conscientes de que nuestros alumnos también deben descansar y conciliar su formación con su vida profesional y personal. Tanto es así, que si volvemos a echar ojo a los alumnos de anteriores ediciones, podemos encontrar alumnos que venían a Salamanca a recibir clases desde Guijuelo, Alba de Tormes, Béjar, Ledrada, Ciudad Rodrigo, o incluso Segovia y León.

Además, al espaciarlo en el tiempo conlleva unos beneficios académicos enormes, pues conseguimos que los alumnos cuenten con al menos dos semanas para poner en práctica lo aprendido en las clases e implementarlo en su empresa.

«Los programas, desde su origen, han sido diseñados según sus necesidades y, por supuesto, sus horarios profesionales»

–Ha hablado de formación personalizada y de puesta en práctica, algo que muchas veces se pone en duda cuando se piensa en la universidad. ¿Cómo conseguís que esto sea una realidad en el IME?

–El IME destaca precisamente por ello gracias a diversas cuestiones, entre las que destaca nuestros profesores, nuestra metodología y nuestras relaciones con las empresas.

Nuestros profesores son un 'mix' extraordinario entre profesores de la universidad que suelen coordinar las asignaturas y profesionales de reconocido prestigio que imparten la inmensa mayoría de las clases y que transmiten a nuestros alumnos sus experiencias. De hecho, en estos programas tenemos una figura adicional a la de los profesores que es la de maestro (reconocidos profesionales también) qué se encargan de hacer un seguimiento al alumno durante el curso intentando asesorarle y ayudarle en la implantación de las ideas que hayan ido surgiendo durante las asignaturas en sus propias empresas.

Además, la inmensa mayoría de las clases se llevan a cabo a través de la metodología del caso en la que los alumnos se enfrentan a situaciones reales difíciles que deben resolver tomando decisiones. Esta metodología es especialmente atractiva y útil para alumnos del PIGE y PIGEA, los cuales están acostumbrados a afrontar problemas en su día a día. Y, por último, gracias a nuestras relaciones con empresas que hace que estemos al tanto de las necesidades del mercado, las inquietudes y preocupaciones que quieren resolver las empresas. Algo que nos marca el camino sobre el que trabajar.

«Nuestros profesores son un 'mix' extraordinario entre profesores de la universidad que suelen coordinar las asignaturas y profesionales de reconocido prestigio»

–Nos ha comentado cómo es el alumno tipo, qué asignaturas, horarios, e incluso cómo conseguís ese enfoque tan práctico, pero ¿Cómo surgen estos programas? No es habitual escuchar que una escuela de negocios universidad ofrece programas para no universitarios

–Nunca estuvo en nuestros planes, pues no éramos conscientes de esta necesidad en la sociedad. En realidad, en muchas ocasiones tampoco los propios interesados son conscientes de la necesidad de formación. Sin embargo, desde el IME llevamos años realizando un importante trabajo de campo visitando empresas, que nos permite conocer de primera mano las necesidades de las mismas, sobre todo en materia de formación de las personas que trabajan en ellas. Como resultado de toda la información recogida en las visitas a las empresas, hemos desarrollado unos programas para atender las necesidades de formación detectadas en las empresas. Así, este programa como no podía ser de otra manera, es dinámico y van entrando y saliendo asignaturas, sesiones, profesores, etc. en función de las necesidades o preocupaciones que nos van transmitiendo las empresas y nuestros alumnos.

– Supongo que muchas de estas visitas serán a empresas agroalimentarias y que de ahí que a la vez que el PIGE diseñarais el PIGEA, ¿desde la Universidad también se puede formar a empresas agroalimentarias?

–Efectivamente, el IME tiene un gran compromiso con el sector agroalimentario, no en vano es uno de los más importantes de nuestra comunidad. Por ello, aunque se visitan empresas de todos los sectores indistintamente, el IME tiene especialmente en cuenta que estas empresas requieren una formación más específica en algunas cuestiones como la gestión de la calidad, la producción, la logística alimenticia, etc. Así, diseñamos el PIGEA en el que a la gestión empresarial más o menos común a las empresas (como la gestión de las personas, el área comercial o el área contable o financiero), había que añadir las cuestiones específicas que acabamos de mencionar. Sin perder de vista que el IME da formación en todo lo relacionado con los negocios, nuestro carácter público hace que no escatimemos recursos para apoyar las necesidades de formación de cualquier empresa y de cualquier sector y, de esta manera, hayamos formado a alumnos para ser los responsables de calidad o de producción en grandes empresas agroalimentarias. Además, cabe destacar que al tratarse de un sector de especial importancia para la comunidad, tenemos ciertas ayudas de la Junta de Castilla y León que subvencionan parte de los costes de la formación.

«Es de vital importancia una formación continua para seguir creciendo y no estancarnos, tanto para las empresas como para el IME»

–Si tuviera que destacar alguna clave para explicar la satisfacción de los alumnos con estos programas y con el IME, ¿cuál sería? ¿Qué ventajas perciben realmente los alumnos?

–Teniendo en cuenta sus comentarios, creo que sería muy complicado resumirlo en una única clave. Ellos destacan muchas cuestiones. Una de ellas, a la que le damos mucha importancia es nuestro capital humano. Creemos que es muy importante la implicación de todo el equipo del IME. Desde el primero hasta el último de nosotros creemos en este proyecto y hace que trabajemos por y para los alumnos y empresas de nuestra comunidad. Esto provoca que podamos visitar empresas continuamente, que organicemos networkings, que podamos esforzarnos en diseñar nuevas sesiones de actualidad, que podamos contar con un gran abanico de grandes profesionales para colaborar como profesores, que prestemos una atención especial a nuestros alumnos para que se sientan arropados en el proceso de formación y apoyados en la tarea de implementar la mencionada formación en su empresa.

Todo esto los alumnos lo perciben y nos ayuda a que se sientan parte de la comunidad IME casi desde el primer día y que obtengan una formación práctica y actual, amplíen sus conocimientos, descubran herramientas de gestión, aprendan una manera sistemática de afrontar problemas y tomar de decisiones, etc. En definitiva, creo que perciben que satisfacemos sus ganas de crecer personal y profesionalmente a la vez que les proporcionamos ser parte de una comunidad llena de contactos profesionales con similares inquietudes.

–Para acabar, veo que también menciona descubrir nuevas herramientas y estar en continuo avance, ¿qué importancia le merece el uso de las nuevas tecnologías y el mundo digital en la formación y en las empresas?

–Quizá es una de las cuestiones que no he comentado hasta ahora, pero que tenemos muy muy presentes en el IME. Entendemos que es de vital importancia una formación continua para seguir creciendo y no estancarnos, tanto para las empresas como para el IME. Y, por ello tratamos de predicar con el ejemplo en varios sentidos. Por ejemplo, tenemos asignaturas de gestión de la información en el PIGE o Industria Agro 4.0 en el PIGEA en el que se tratan cuestiones relacionadas con la digitalización y se utilizan herramientas de gestión de proyectos digitales. Además, se realizan seminarios para la comunidad IME sobre transformación digital en la que grandes expertos nos explican los nuevos avances en la temática. También tenemos asignaturas como marketing digital para explorar las posibilidades comerciales que internet nos brinda. Por otro lado, en las clases estamos incorporando cada vez más las nuevas tecnologías, las cuales nos abren las posibilidades docentes enormemente, a la hora de realizar dinámicas en clase, estar en contacto a diario debatiendo sobre temas impartidos, gestionar los contenidos de las asignaturas, etc. Por último, como muestra de nuestro compromiso con el mundo digital, recientemente hemos cambiado nuestra página web y potenciado nuestras redes sociales, las cuales recomiendo que visiten todos los lectores que sientan que el IME pueda ayudarles o que simplemente quieran conocer más sobre este gran proyecto.